Compartir
Publicidad

40 años del Dodge Challenger, un repaso a su historia

40 años del Dodge Challenger, un repaso a su historia
83 Comentarios
Publicidad
Publicidad

De los pony cars de nueva hornada que están reviviendo actualmente las Pony Wars el único que conserva, o más bien habría que decir iguala el diseño clásico de los tres antepasados es el Dodge Challenger (sus rivales también lo conservan, pero más modernizados), que este 2010 cumple 40 años.

Aunque esos cuarenta años habría que contarlos como si hubiese nacido un 29 de febrero y realmente cumpliese años sólo en años bisiestos, puesto que de esos 40 años, el Dodge Challenger ha estado más años descontinuado que en producción. La cosa se repartiría en 15 años en producción y 25 años en el limbo de los coches.

Esto es así porque de los tres más famosos, es el que peor ha llevado las coyunturas económicas de su marca y por que no, de su país con las crisis petrolíferas. Nació en 1970 y aguantó hasta 1974, año que todos sabemos fue nefasto para los muscle cars. Volvió entre 1978 y 1984 en una etapa que podríamos definir como prescindible y de nuevo, renació de sus cenizas en 2008, hasta el día de hoy que aún se mantiene.

Pasemos a ver como ha sido estos 15 años de vida repartidos en cuatro décadas de historia.

Etapa de 1970 a 1974: el verdadero Dodge Challenger

1970 Dodge Challenger R/T

Como decía antes, el Dodge Challenger llegó al mercado como un modelo de 1970, aunque su comercialización empezó a finales de 1969. Con esto, creo que no me equivoco al decir que fue uno de los últimos en llegar al segmento de los pony cars, pero quizá fue uno de los que más marcó a los seguidores de este tipo de coches.

Y es curioso que llegase tan tarde, puesto que es un derivado del primer pony car de la historia, el Plymouth Barracuda. Casi seis años separan el inicio de la comercialización del ‘Cuda con el Dodge Challenger. Y digo derivado porque no eran exactamente iguales, la plataforma E-Body se estiró 2 pulgadas en el Chally.

La principal baza del Dodge Challenger era su amplia gama de motorizaciones, presentes desde el inicio de su comercialización. Para comparar con un rival directo, el Ford Mustang sólo disponía de tres motorizaciones en el momento de su salida en 1964. El Dodge Challenger tenía nueve opciones diferentes, las mismas que el Ford Mustang en 1970.

Esta lista de motores iba desde los 145 CV del motor más sencillo hasta los 425 CV (declarados oficialmente, realmente eran algo más) del brutal HEMI V8 426. De esta forma, se puso a la altura de sus contendientes e incluso los superó en los modelos más prestacionales. La lista de motores es la siguiente:

  • I6 225ci con 145 CV
  • V8 318ci con 230 CV
  • V8 340ci con 275 CV (290 CV en el Challenger T/A)
  • V8 383ci con 290 CV
  • V8 383ci con 330 CV
  • V8 383ci con 335 CV
  • V8 426ci con 425 CV
  • V8 440ci con 375 CV
  • V8 440ci con 390 CV

Anuncio del Dodge Challenger en 1970

Dodge Challenger… el deportivo que sabe cómo tratar a una dama


Durante su primera etapa, el Dodge Challenger se pudo comprar hasta en cinco modelos diferentes: el modelo Hardtop, el Convertible, el R/T, el Rallye y como opción especial, se presentó el Dodge Challenger T/A. Las siglas T/A venían de Trans Am, donde compitió en 1970 en las series de la SCCA. Además, para el Rallye y el R/T estaba la opción del acabado SE, algo más lujoso que el acabado standard.

Estos modelos se mantuvieron en el mercado hasta 1974, excepto el Dodge Challenger T/A, que dejó de fabricarse en 1970, ya que no compitió más en ninguna categoría de la SCCA. En esos cinco años, los cambios exteriores se sucedieron año a año. Otros cambios se debieron más a normativas y regulaciones en seguridad que por motivos estéticos.

Por ejemplo, en 1973 el frontal del Dodge Challenger tuvo que ser rediseñado para mejorar la seguridad en caso de atropello a peatones. En 1974, por ejemplo, uno de los cambios más llamativos estaba en los cinturones. Si no se abrochaban, el coche no arrancaba.

En cuanto a motorizaciones, se mantuvieron los V8 hasta el final de su existencia, con cambios que no vaticinaban nada bueno para un coche de estas características. A partir de 1971, el rango de motorizaciones fue decreciendo año a año, hasta llegar a 1974 en el que sólo había dos motores disponibles: el V8 318 de 150 CV como motor de serie más un nuevo V8 360 de 245 CV como opción. Es curioso que en su último año, se eliminó del catálogo el motor de seis cilindros en línea Como bien apuntan en los comentarios, el motor de seis cilindros se eliminó en 1973, no en 1974.

Esta disminución en las opciones de las motorizaciones se debió a las normativas y regulaciones en torno a las emisiones que empezaron a aflorar en Estados Unidos a principios de los años ’70. El petróleo se acababa y había que hacer coches más eficientes. Los muscle cars fueron los más perjudicados en este aspecto.

Desde su presentación a finales de 1969 hasta el cese de su producción en abril de 1974, se vendieron más de 188.000 unidades del Dodge Challenger, de las cuales, más de 83.000 ejemplares fueron sólo del modelo de 1970. ¿Adivináis cual es el que hay que buscar?

El Dodge Challenger en el mundo de la competición

1970 Dodge Challenger T/A

Como decía antes, en 1970 Dodge presentó como edición limitada el Dodge Challenger T/A, un requisito necesario para competir en la categoría Trans Am de la Sports Car Club of America. Al igual que sucede ahora en algunas categorías de la competición, debía haber un coche homologado para calle con esas especificaciones.

El Dodge Challenger T/A equipaba el motor V8 340, pero modificado para entregar los 290 CV que declaraba oficialmente en la ficha. Declaraba oficialmente, porque realmente este motor entregaba 320 CV. Es conocido como el 340 Six-Pack por los tres carburadores de doble cuerpo que montaba sobre una toma de aire Edelbrock.

Durante su estancia en la categoría Trans Am, no consiguió ninguna victoria, pero acabó cuarto en la general. El Dodge Challenger número #77 de Sam Posey fue el único Challenger que corrió esta competición y su posición es más que meritoria, teniendo en cuenta que el coche fue comprado en un concesionario normal y corriente y adaptado para la competición por Ray Caldwell’s Autodynamics Race Shop.

Otro gallo cantaba en la categoría Pro Stock de la NHRA. Durante los años 1970 y 1971 el Dodge Challenger y su primo hermano, el Plymouth Barracuda dominaron a placer esta categoría; ambos, por supuesto, equipados con los motores HEMI V8 426.

Etapa de 1978 a 1984: un irreconocible Dodge Challenger con genes Mitsubishi

1979 Dodge Challenger

A partir de 1974 llegaron las vacas flacas para la industria del automóvil americano y con ello, llegó también el fin de muchos muscle cars, con grandes carrocerías y enormes motores bajo el capó. Algunos aguantaron el tirón pero otros se quedaron criando malvas, como el Dodge Challenger.

No fue hasta 1978 cuando Dodge, gracias a una alianza con Mitsubishi, pudo traer de vuelta un modelo tan emblemático como lo fue el Dodge Challenger. Lástima que de su pasado solo mantuviese el nombre, puesto que ni diseño, ni motores ni prestaciones acompañaban a la nueva generación.

Las formas de este nuevo Dodge Challenger eran las típicas de aquellos años. Es inevitable acordarse de, por ejemplo, un competidor directo viendo ese diseño. Hablo del Ford Mustang y la generación de los Fox Body, que llegó un año después.

1982 Dodge Challenger

Como decía, las prestaciones no acompañaban. Sabiendo que los dos únicos motores que tenía en opción erán los dos de cuatro cilindros, podemos entender a que me refiero. Uno era de 1,6 litros y entregaba la nada desdeñable potencia de 77 CV, suficientes para el día a día.

El más prestacional era un raro 2,6 litros con 105 CV que introdujo en el mercado americano por primera vez el eje de equilibrado, gracias a la tecnología desarrollada por Mitsubishi. Los motores de cuatro cilindros con un alto cubicaje tenían un grave problema de vibraciones. Con ese eje, se solucionaban.

A pesar de lo que pueda parecer, este Dodge Challenger con el motor 2.6 fue considerado durante aquellos años un buen coche para meterle mano en el garaje de casa y una opción de compra barata y fiable para adquirir un coche con prestaciones.

Las ventas de esta generación del Dodge Challenger no llegan ni por asomo a las que obtuvo en su primera generación, pero tampoco le fue tan mal. En esos seis años vendió un media de 13.000 unidades al año, muy lejos de las cifras del Ford Mustang, pero hay que tener en cuenta que era prácticamente igual al Plymouth Sapporo y el Mitsubishi Sapporo, por lo que entre ellos mismos se canibalizaron las ventas.

Etapa de 2008 a 2010: diseño retro, motores HEMI y reminiscencias del pasado

2010 Dodge Challenger SRT8 Furious Fucsia

Y llegamos a la época actual, la que todos conocemos. En 2006 se presenta el primer prototipo en el Salón de Detroit con éxito arrollador. La esencia de los muscle cars de los años ’70 estaba plasmada a la perfección en su carrocería, con los toques justos de modernidad.

En 2008 fue cuando por fin Dodge presentó oficialmente el Dodge Challenger y su modelo más prestacional hasta la fecha, el Dodge Challenger SRT8. En esta generación, los modelos disponibles se cuentan por tres: SE, R/T y SRT8.

A partir de entonces, Dodge no ha hecho más que tirar de nostalgia ofreciendo modelos en ediciones limitadas con las siglas de los modelos de su primera generación. Así, tenemos colores como el espectacular HEMI Orange, el clásico B5 Blue y el Plum Crazy ofrecidos en 2009 o el nuevo Furious Fucsia presentado este año también en el Salón de Detroit.

Modelos como el Dodge Challenger SE Rallye o el Dodge Challenger R/T Classic no hacen más que evocar la estética de los años ’70 en este nuevo pony car. Y por supuesto, Mopar vuelve a estar involucrada en las prestaciones de este coche, como lo hizo en su primera generación.

A partir de aquí, poco más os puedo contar que no haya dicho ya del Dodge Challenger. Sólo hay que ver la página de producto del Dodge Challenger y del Dodge Challenger SRT8 para haceros una idea de todo lo que se cuece en torno a él.

Y esto es todo amigos. Un gran coche que ha vuelto esperemos que para quedarse.

Foto | resedabear
En Motorpasión | Dodge Challenger, toda su gama presentada en el salón de Nueva York, Dodge Challenger R/T Classic,Dodge Challenger SE Rally

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio