Coches eléctricos para niños: todo lo que debes saber antes de comprar uno y cinco opciones muy interesantes

Coches eléctricos para niños: todo lo que debes saber antes de comprar uno y cinco opciones muy interesantes
Sin comentarios

Los coches eléctricos para niños son cada vez más populares, pues además de ser un juguete original y divertido para ellos con el que imitar a los adultos, pueden aportarles multitud de beneficios para su aprendizaje y desarrollo como la mejora de la coordinación y el equilibrio. Pero ¿cómo elegir el adecuado?, ¿para qué edades están disponibles?, ¿cuánto cuestan?

Estos coches eléctricos en miniatura cada vez son más completos, prácticos y seguros, llevan gran cantidad de extras y en la mayoría de los casos pueden ser teledirigidos por un adulto. Resolvemos todas tus dudas y te traemos una selección de opciones muy interesantes para el conductor más peque de la casa: desde los más clásicos a los más brutos: ¡Hay opciones para todos!

Diferentes tipos de coches eléctricos para niños: el peso y las baterías son clave

Juguete

No todos estos juguetes son iguales. Antes de comprar un coche eléctrico para un niño se han de tener en cuenta aspectos fundamentales como su tamaño, la velocidad máxima que alcanzan o los sistemas de sujeción que implementan.

Además, se pueden clasificar teniendo en cuenta aspectos como su potencia, o la edad y el peso máximo para los que están especialmente indicados.

Por normal general, en el mercado encontraremos coches eléctricos para niños de tres rangos de potencia diferentes: 6V, 12V y 24V.

  • Los coches eléctricos infantiles de 6V están especialmente indicados para los niños más pequeños. Desde apenas un año de edad hasta los tres o cuatro años (dependiendo del peso).
  • Los cochecitos de 12V ofrecen un rango de edad más amplio que va desde el primer año hasta los cinco o seis (30 kg máximo) y suelen tener velocidades que oscilan entre los 3 y los 7 km/h.
  • Los coches eléctricos para niños de 24V son más grandes y robustos que los anteriores, pues suelen disponer de dos plazas y son aptos para dos niños pequeños de entre tres o cuatro años hasta 8 años, dependiendo del modelo de coche infantil y del peso de los niños.

La autonomía de los coches más pequeños (6V y 12V) suele rondar los 45-60 minutos, dependiendo del modelo. Los tiempos de carga también varían pero normalmente son elevados y se sitúan en torno a las 6-8 horas.

No son la opción más común, pero en el mercado también encontraremos coches eléctricos de 36V e incluso con potencias superiores que están diseñados para niños más mayores, admiten un peso máximo mayor y, por su potencia y características, en ocasiones pueden llegar a superar los 20-25 km/h.

En cuanto a seguridad, antes de comprar cualquier coche eléctrico infantil siempre debemos fijarnos que estos juguetes cuenten con los certificados correspondientes como el certificado europeo EN62115 y que cumplan con la normativa vigente respecto a medidas de seguridad de cualquier tipo de juguete para niños.

En estas normativas se hace especial hincapié en que las piezas más pequeñas como retrovisores, cinturones, distintivos de marca o palancas y botones estén bien acoplados para que no se suelten con facilidad. La carrocería también es otro punto sensible en las inspecciones que deben pasar las marcas, deben estar fabricadas con un material fuerte, estable y resistente para evitar que se pueda agrietar o resquebrajar.

Qué coche eléctrico para niños comprar: cinco opciones interesantes

Electricojuguete

La oferta de este tipo de juguetes cada vez es mayor, por lo que podemos encontrar coches eléctricos para niños de todos los tipos y rangos de precio. Desde los 100 euros (e incluso menos) hasta los 500… pero no hay límite para las marcas de coches y motos que en ocasiones lanzan sus propias versiones limitadas.

En Amazon hemos encontrado cinco opciones muy interesantes que tener en cuenta si estás pensando en comprar un coche para niños.

Coche eléctrico “Twinkle” de Feber, por 83,58 euros

Feber

Se trata de un coche ideal para los más pequeños, es uno de los más asequibles del mercado y cuenta con todas las garantías de seguridad. Tiene una plaza, batería de 12 V con 45 minutos de autonomía y alcanza una velocidad de 3,2 km/h. Además cuenta con radiocontrol, luces en los faros delanteros, marcha atrás, acelerador y freno eléctrico. Está disponible aquí, por menos de 85 euros.

Mini Mercedes GTR, por 180 euros

Amg

Este modelo de ATAA cuenta con Licencia oficial Mercedes, por lo que contiene los emblemas y logotipos de la marca. Tiene una batería de 12V, es apto para niños de hasta cuatro años (el límite de peso máximo es de 30 kg) y cuenta con detalles como luces LED, reproductor de música, pantalla donde se ve reflejada la batería restante o asa de arrastre para cuando se le acaba la autonomía. Todo un cochazo disponible por 179,54 euros.

Un Lamborghini Aventador talla mini por 240 euros

Lambo

Este modelo de FEBER está pensado para los más peques (tres años de edad) y soporta una carga máxima de hasta 30 kilogramos. Tiene una batería de 6V, alcanza hasta los 3,5 km/h y está disponible tanto en amarillo como en color fucsia. Cuenta con radiocontrol, faros LED, sonidos que imitan a los de un coche real y su batería dura unos 45 minutos.

Su primer todoterreno por menos de 300 euros

Todoterreno

El diseño de este HOMCOM (una de las marcas de coches eléctricos para niños más populares) es de lo más llamativo y aparente. Cuenta con dos motores, batería de 12V, soporta una carga máxima de 28 kg y alcanza una velocidad máxima de 5 km/h.

Además, los neumáticos con extra anchos y llevan amortiguación para una conducción más suave. Entre los detalles a destacar de este modelo encontramos: cinturón de seguridad, posibilidad de conectar un USB y radio. En este caso, su precio es de 270 euros.

Un biplaza para niños más mayores, por 700 euros

Rangerover

Este es un ejemplo de coches eléctricos para niños con dos plazas y batería más potente. Cuenta con dos motores, batería de 24 V, suspensión a las cuatro ruedas, y soporta un peso máximo de 50 kg.

Fabricado por ATAA pero con licencia oficial Land Rover, este mini Range Rover Sport incluye numerosos extras como asiento de cuero, ruedas de alta calidad, bluetooth, llave de arranque, cinturón de seguridad, escapes cromados, freno de emergencia por control remoto y mucho más. En este caso, el precio es de 700 euros.

Nota: algunos de los enlaces aquí publicados son de afiliados. A pesar de ello, ninguno de los artículos mencionados han sido propuestos ni por las marcas ni por las tiendas, siendo su introducción una decisión única del equipo de editores.

En Motorpasión | Este Porsche 911 GT3 es el juguete a escala que todo niño grande querría tener en su garaje

Temas
Inicio