Cambiar la batería del coche eléctrico en ruta en vez de esperar a que se cargue: el sistema chino que se extiende por Europa

Cambiar la batería del coche eléctrico en ruta en vez de esperar a que se cargue: el sistema chino que se extiende por Europa
23 comentarios

El fabricante chino de coches eléctricos NIO ya dio su salto oficial a Europa el año pasado, con Noruega como puerta de entrada para sus coches eléctricos. Además, ya está ampliando su red de estaciones de carga e intercambio de baterías en el Viejo Continente: la primera de estas estaciones de intercambio en Suecia ya está activa.

Esta nueva estación de intercambio (donde se puede reemplazar una batería por otra en apenas minutos) se suma a las que ya tenía NIO tanto en Alemania como en Noruega y que se quieren postular como alternativa rápida a los cargadores tradicionales. 

Y aunque es su sello diferenciador, lo cierto es que la marca china no es la única que apuesta por el intercambio de baterías en Europa, pese a los inconvenientes que esta práctica presenta.

Una de las pioneras en Europa, pero no la única

A diferencia de las estrategias de penetración en el mercado de los eléctricos que están siguiendo algunos de los principales fabricantes de coches en Europa, el gigante chino NIO está acelerando en la implementación de estaciones de intercambio de baterías como una de sus principales bazas.

Este método, que en la actualidad es más común en el mercado asiático de scooters eléctricos, genera cada vez más expectación en el Viejo Continente.

Primero fueron las estaciones de intercambio de baterías de NIO en Alemania y Noruega, y ahora ha llegado el turno de la estación de Suecia, coincidiendo con el desembarco de la berlina eléctrica ET7 en el país.

La estación, que ya ha empezado a funcionar en Varberg, está situada junto a la autopista E6 (una carretera que conecta Suecia con Noruega a medio camino entre Gotemburgo y Helsingborg).

Su ubicación no es casual, sino que NIO ha querido ganar una posición estratégica tanto para los usuarios que realizan desplazamientos urbanos a diario, como para aquellos que viajan entre las concurridas ciudades de Gotemburgo y Malmö.

Según el fabricante, sus estaciones de baterías permitirán que los propietarios de un NIO puedan recorrer largas distancias por Europa sin tener que esperar a que sus coches se carguen, pues “un intercambio de baterías ahorra hasta el 80 % del tiempo de carga en los viajes”.

Y es que NIO asegura que en intercambiar una batería en sus estaciones “apenas se tarda unos cinco minutos”. De media, en recuperar el 80 % de la batería en un cargador rápido se tardan unos 35 minutos siempre que el cargador esté libre y funcione correctamente (y depende del coche concreto y de la estación de recarga). En ese tiempo, en una estación de intercambio de baterías de NIO se podrán sustituir unos seis paquetes de baterías.

La marca ha comunicado que todos los propietarios de NIO en Suecia “podrán intercambiar sus paquetes de baterías sin costo alguno el 31 de marzo de 2023” y que para entonces, el país contará con varias.

Y aunque el servicio generalmente lo utilizan los clientes del programa “Battery-as-a-Service (BaaS)”, NIO asegura que todas las baterías que se utilizan en sus estaciones de intercambio están en un estado óptimo. Y “si alguna presenta algún problema, se elimina de la rotación y se sustituye por otra".

Una opción con sus luces y sombras

Nio

Contar con la posibilidad de tener baterías extraíbles y poder intercambiarlas podría modificar drásticamente la experiencia global de uso del coche eléctrico. Entre otras cosas, porque se reducirían considerablemente los tiempos de espera a la hora de recargar.

Esto podría ser especialmente práctico en el caso de las scooters eléctricas (las taiwanesas Gogoro y Kymco ya preparan su llegada a Europa) o a la hora a la hora de realizar desplazamientos más largos en coche, pero con alguna puntualización.

Y es que si tenemos en cuenta aspectos como la actual falta de estandarización en la fabricación de baterías, o los problemas que podrían derivarse de intercambiar baterías con diferentes fechas de fabricación (y por tanto, de garantías), lo cierto es que por el momento el intercambio parece una opción más bien enfocada a empresas que tengan flotas de vehículos eléctricos, o en todo caso, a particulares que alquilan o tienen un coche eléctrico en renting, por ejemplo.

También existe la posibilidad de dar servicio a vehículos que saldrían al mercado directamente sin batería propia, como sucede en el caso propuesto por Evogo (un servicio del gigante de baterías para eléctricos, CATL). Sin embargo, pese a los inconvenientes que puede presentar el intercambio de baterías en algunos casos, cada vez son más los fabricantes que trabajan en esta opción.

En este punto, hemos de señalar que además de los coches eléctricos que NIO tiene a la venta en sus diferentes mercados (principalmente China), el fabricante ya ofrece un servicio denominado “Suscripción NIO” en Alemania, Dinamarca, Países Bajos y Suecia que solo permite alquilar los vehículos, no comprarlos.

En Europa, precisamente es el fabricante chino NIO uno de los que más está avanzando en este sentido, pues además de las que tiene en activo, el fabricante ya ha anunciado que tiene previsto desplegar 20 nuevas estaciones de intercambio de baterías en Europa en 2022 y 120 en 2023.

Para 2025, la empresa china quiere tener hasta mil estaciones fuera de China (donde ya cuenta con más de 1,200), la mayoría en el Viejo Continente.

Pero también hay marcas españolas embarcadas en este tipo de proyectos como Silence. Otro ejemplo particular es el de Ample, que en asociación con Uber nos traerá su batería sustituible por módulos para vehículos VTC de la plataforma.

Temas