Compartir
Publicidad

Ford España confirma 165 unidades del Focus RS afectadas por un posible consumo excesivo de refrigerante

Ford España confirma 165 unidades del Focus RS afectadas por un posible consumo excesivo de refrigerante
Guardar
18 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A finales de año se detectó que al arrancar el motor de algunas unidades del Ford Focus RS se expulsaba humo blanco por el tubo de escape, denotando la presencia de líquido refrigerante en la cámara de combustión. Se trata de un defecto de fabricación de la junta de la culata que, en este caso, no plantea un problema de seguridad para los usuarios.

Desde Ford España nos han confirmado la presencia de 165 unidades afectadas de los años 2016 y 2017, que serán inspeccionadas y reparadas en caso de ser necesario. La comunicación a los clientes ya se ha puesto en marcha. El problema es mayor a nivel global, puesto que estiman que son alrededor 27.000 unidades afectadas en todo el mundo.

Comunicaciones en marcha

Ford Focus RS 2016, prueba

En Estados Unidos se crearon verdaderas comunidades de afectados. Muchos propietarios del compacto deportivo de Ford identificaron en diciembre que sus vehículos expulsaban un humo blanco muy sospechoso. El deterioro repentino de la junta de culata, situada entre la culata y el bloque motor, es una de las averías más indeseables, pues su reparación puede resultar muy costosa.

La junta de la culata es un elemento que asegura la estanqueidad de la compresión del motor y que si se rompe puede derivar en el mencionado humo blanco, la pérdida de refrigerante, un alto consumo de agua o aceite o un aumento disparado de la presión en el sistema de refrigeración.

Aunque puede provocar incluso de un sobrecalentamiento del motor, el fallo de los Focus RS no reviste de problemas de seguridad para el conductor; no obstante, han comenzado a comunicar a esos 165 potenciales clientes afectados el problema para proceder a la inspección y, si es necesario, la actualización del motor.

Ford Focus RS 2016, prueba

En cualquier caso se trata según la marca de "un consumo de refrigerante mínimo que se produce durante unos instantes hasta que el motor alcanza la temperatura de funcionamiento", pero para mayor tranquilidad de los usuarios deberán revisar el líquido del refrigerante si creen que su coche puede estar afectado.

Podemos ver en una de las comunicaciones enviadas por Ford Estados Unidos a un cliente afectado que la reparación lleva "menos de dos días" aunque es probable que se alargue, por lo que se ofrecerá un coche de sustitución sin coste adicional, al menos en el caso de Estados Unidos.

Como ya adelantamos, pese a que el Ford Mustang emplea el mismo motor, el pony car no se ha visto afectado por este defecto de fabricación puesto que utiliza una aleación distinta para la construcción del bloque y, además, el Focus RS emplea una culata completamente distinta para conseguir sacar ese extra de potencia que le lleva hasta los 350 CV.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos