Estas son las seis reglas de oro de la DGT para que el cinturón de seguridad sea realmente efectivo

Estas son las seis reglas de oro de la DGT para que el cinturón de seguridad sea realmente efectivo
8 comentarios

A pesar de que el cinturón de seguridad de tres puntos de anclaje lleva más de seis décadas entre nosotros, aún miles de conductores y pasajeros no lo usan durante los trayectos o desconocen de qué forma hay que abrocharlo y qué evitar para que su uso resulte realmente efectivo.

Así, la DGT nos trae seis reglas imprescindibles.

Ni retorcido, ni por encima del abdomen

A pesar de que en los vehículos actuales estamos rodeados por un habitáculo de acero de alta resistencia, numerosos airbags, zonas deformables meticulosamente diseñadas y sofisticados sistemas de seguridad activa, el cinturón de seguridad de tres puntos de anclaje sigue siendo la primera línea de defensa frente a las fuerzas extremas de una colisión.

Abrocharlo correctamente es la forma más eficaz de evitar morir en un siniestro vial. Aquí las seis reglas de oro:

  1. Banda diagonal. La banda diagonal debe pasar por el centro de clavícula (entre el hombro y el cuello) y la horizontal por debajo del abdomen.
  2. No debe estar retorcido. Una vez abrochado debemos comprobar que no esté enganchado o enrollado en alguna parte de su recorrido. Si está retorcido, sujetará peor el peso del cuerpo, y si está pegado al cuello, puede originar cortes o quemaduras en caso de accidente. Bajo el brazo origina un desplazamiento descontrolado de la parte superior del cuerpo.
  3. Sin holguras. Una vez colocadas las bandas, se recomienda que se tire un poco hacia arriba de la diagonal para evitar holguras.
  4. Ojo con los abrigos. No deben utilizarse pinzas o prendas demasiado voluminosas, como abrigos. Tampoco poner nada debajo del cinturón, como cojines o almohadones, con el fin de ir más cómodo.
  5. Posición del asiento. Se debe tener en cuenta la posición el asiento. Casi en ángulo recto, nunca demasiado inclinado, ya que esta posición favorece la aparición del efecto submarino facilita que el cinturón produzca un estrangulamiento en caso de accidente. Y por supuesto nunca situar los pies en el salpicadero si no quieres acabar así.
  6. Qué ocurre tras un accidente. Cambie el cinturón cuando sufras un golpe, porque el trenzado del mismo habrá perdido su eficacia e incluso puede haber roturas en los sistemas de anclaje.

Según datos de Volvo, desde 1959, el cinturón de seguridad de tres puntos de anclaje ha salvado la vida de más de un millón de personas. De hecho, se estima que el uso del cinturón de seguridad en los asientos delanteros de un vehículo reduce la probabilidad de sufrir lesiones mortales aproximadamente en un 50 %

Uso del cinturón en mujeres embarazadas

Race
Fuente: RACE.

En los primeros meses de embarazo la cantidad de líquido amniótico es escaso, por lo que el feto está menos protegido. Si se sufre un golpe frontal es más fácil que se produzcan hemorragias en el útero por desprendimiento de la placenta, lo que ocasiona que al feto no le llegue suficiente oxígeno.

El uso correcto del cinturón de seguridad reduce el riesgo de fallecimiento y de lesiones en la futura madre y en el feto. De esta forma, según recoge el RACE, la norma establece que debe situarse entre los senos y lo más abajo posible sobre las caderas:

  • La banda horizontal del cinturón debe situarse por debajo del abdomen asegurando que queda ajustada a los huesos de la cadera y no se suba hacia el vientre.
  • La banda diagonal debe ir ajustada sobre el hombro y el esternón, sin que roce el cuello ni se sitúe sobre los senos.
  • Es importante que ambas bandas estén bien ajustadas al cuerpo sin holguras. Está totalmente desaconsejado el uso de pinzas, cojines o cualquier otro tipo de rellenos.

También se puede recurrir a los productos homologados que hay disponibles en el mercado para embarazadas, como adaptadores de recorrido del cinturón o chalecos especiales que ayudan a mantener las bandas en su posición correcta.

Temas
Inicio