Publicidad

Esta es la imagen que demuestra por qué nunca se debe viajar en coche con los pies en el salpicadero

Esta es la imagen que demuestra por qué nunca se debe viajar en coche con los pies en el salpicadero
4 comentarios

Publicidad

Publicidad

Hace unos días un agente de policía de Dyfed-Powys, en Gales, compartió en su Twitter una imagen que se ha hecho viral: una radiografía que muestra una pelvis totalmente destrozada. Según explicó el agente, Ian Price, la imagen pertenece al pasajero de un vehículo que viajaba en el asiento delantero con los pies apoyados en el salpicadero en el momento de la colisión.

La multa es lo de menos

La imagen pertenece a un servicio de ambulancias, y ha sido difundida, según explica el agente, con el objetivo de educar y prevenir daños a los demás: "Aquí hay una radiografía de horribles lesiones sufridas en un pasajero del asiento delantero que tenía los pies en el salpicadero en el momento de una colisión", reza el tweet.

Como se puede apreciar, el impacto debió ser tan fuerte que la articulación de la cadera derecha acaba rota y el fémur termina desgarrando la piel, posiblemente por efecto del airbag. La víctima no parece tener más de 9 o 10 años.

Price ha alentado a los usuarios de la red social a compartir la imagen: "Si ve que su pasajero lo hace, deje de conducir y muéstrele esto".

Por desgracia, viajar con los pies en el salpicadero es un práctica tan peligrosa como extendida. Hace unos meses el RACE y Goodyear realizaron unas pruebas de choque en base a los resultados de una encuesta que puso de manifiesto el elevado número de personas que lleva a cabo malos hábitos al volante.

Entre ellos destaca viajar con los pies sobre el salpicadero, transportar objetos sueltos en habitáculo o llevar el cinturón de seguridad mal puesto (o incluso sin él). En el primer caso y en un impacto frontal a 56 km/h, en el dummie la compresión del tórax superó el doble del límite tolerable por una persona, con altas probabilidades de morir.

Su cabeza golpea contra las piernas, y también supera los niveles máximos, mientras las piernas impactan con la luna delantera y la rompen, con daños graves.

Y es que esta postura resta eficacia al cinturón y es posible, debido al llamado 'efecto submarino', que el pasajero se deslice por debajo del mismo y se golpee con el salpicadero.

En España viajar en un vehículo con los pies sobre el salpicadero implica una multa de hasta 100 euros sin pérdida de puntos, pero puede que con pérdida de pierna. Y ojo, porque los drones de la DGT identifican con precisión este tipo de hábitos al volante.

En Motorpasión | Coches, conectividad y hackers. ¿Por qué la seguridad ya no está sólo en los airbags?

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios