Publicidad

Land Rover sigue luchando contra las copias de coches en China: el Evoque de pega ya no podrá fabricarse

Land Rover sigue luchando contra las copias de coches en China: el Evoque de pega ya no podrá fabricarse
5 comentarios
HOY SE HABLA DE

Publicidad

Publicidad

El Landwind X7, desarrollado por el fabricante chino Jiangling desde 2014, se ha hecho famoso ser una copia 'low cost' del Range Rover Evoque. Pero lo que parecía un plagio descarado sin consecuencias se ha convertido en una victoria para el fabricante británico: un tribunal de China ha dictaminado que el Landwind X7 ha copiado cinco elementos de diseño único del Evoque.

Así, tras tres años en los tribunales, Jiangling tendrá que indemnizar a Jaguar Land Rover, aunque la cantidad no ha sido desvelada.

Un Evoque de 17.000 euros

Landwind X7. Landwind X7. Foto: Jengtingchen.

Según ha informado la compañía con sede en Whitley, el Tribunal de Distrito de Chaoyang (Beijing), ha considerado que el SUV chino es demasiado similar al Evoque, "lo que llevó a una confusión generalizada de los clientes", ha dicho Jaguar Land Rover. La compañía ya demandó a Landwind en el verano de 2016.

Range Rover Evoque Range Rover Evoque 2019.

De esta forma, el Tribunal ha determinado que todas las ventas, fabricación y comercialización del vehículo Landwind X7 deben cesar de inmediato, aunque puede que Jiangling encuentre la forma de seguir vendiendo el lavado de cara de 2017, que atenuó algunas de las similitudes más flagrantes.

Según el jefe de asuntos legales de Jaguar Land Rover, Keith Benjamin, "esta decisión es una clara señal de que la ley se está implementando de manera apropiada para proteger a los consumidores y defender sus derechos para que no sean confundidos, mientras que se protege la inversión empresarial en diseño e innovación".

Se trata de un fallo raro, ya que los fabricantes occidentales suelen tener las de perder cuando llevan a los tribunales a las compañías chinas acusadas de copiar sus modelos: mientras se enfrascan en juicios interminables, las copias chinas de coches se siguen vendiendo. Honda, por ejemplo, tardó 12 años en ganar el juicio contra un fabricante local.

Landwind X7 Landwind X7. Foto: Jengtingchen.

Aunque China tiene leyes de protección intelectual, no quiere ni puede aplicarlas para no perder su competitividad frente a las empresas de países más desarrollados. Justifican así sus copias a precio de derribo con unos precios que consideran demasiado altos por parte de los fabricantes occidentales.

Por poner un ejemplo, El Landwind X7 cuesta desde el equivalente a 17.100 euros en China, en comparación con los casi 50.000 euros del Range Rover Evoque.

Jiangling también tiene una copia del Volkswagen Amarok (es el T7), mientras que el Zotye SR9 -o T700- recuerda inevitablemente al Porsche Macan.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir