El Volkswagen Phaeton D2 es la berlina de lujo alemana que estuvo a punto de ser y finalmente no fue

El Volkswagen Phaeton D2 es la berlina de lujo alemana que estuvo a punto de ser y finalmente no fue
24 comentarios

En la industria automotriz, al igual que sucede en la televisión, lo que no se muestra no existe. O mejor dicho sí existe, pero por alguna razón más o menos peregrina las marcas de coches terminan escondiendo en sus 'cuartos oscuros' muchos proyectos cancelados que jamás llegan a producción.

Pero hete aquí que, de cuando en cuando, como quien revuelve en las cajas de su trastero, algún fabricante comparte con nostalgia o melancolía lo que pensó hacer una vez y al final no se atrevió a comercializar. En esta ocasión, es Volkswagen quien aprovecha el 20 aniversario del Phaeton para enseñar el prototipo de una segunda generación que nunca existió.

Antes de continuar, rogamos a los amantes de las berlinas que preparen sus pañuelos de gala a fin de recoger como es debido las lágrimas.

Un prototipo que se convirtió en un 'one-off'

Vw Phaeton D2

Como muchos también recordarán, el lanzamiento del primigenio Phaeton en 2002 marcó un antes y un después para Volkswagen. Construido en la ultratecnológica factoría de Dresde (con sus paredes de cristal) sobre una base compartida con Bentley y grandes motores procedentes de sus homólogos de Audi, sirvió como ejemplo de hasta dónde podía llegar la marca en lujo y calidad.

Lamentablemente el mercado no respondió todo lo bien que se esperaba a un Volkswagen con una etiqueta más cerca de las seis cifras que de las cinco, lo cual trajo consigo unas ventas discretas que, conforme pasaron los años, fueron viéndose eclipsadas por las del otro 'buque insignia' de Wolfsburgo, el SUV Touareg.

Vw Phaeton D2

Este último sí se vendía con gran éxito, lo que cimentó su triunfo sobre el señorial Phaeton. Desde entonces la berlina se mantuvo con actualizaciones de poco calado hasta 2016, fecha en que la marca puso fin a su vida comercial.

Ahora sabemos que en ese momento su reemplazo, denominado en clave interna Phaeton D2, estaba listo al 100%. No en vano, sus responsables (los diseñadores Tomasz Bachorski, Jozef Kaban y Marco Pavone) habían puesto sobre la mesa cuatro conceptos distintos, apresurándose a convertir al elegido en un coche de 'preserie'. Pero la luz verde final jamás llegaría.

Precisamente lo que más llama la atención en las imágenes publicadas por Volkswagen es el estado de este prototipo, que es prácticamente un coche terminado con todos sus detalles. Con unas dimensiones de 5,06 metros de largo por 1,90 de ancho y 1,45 de alto, el Phaeton D2 hubiese adelantado en dos años el canon estético que ahora luce todo el catálogo de la marca alemana.

Vw Phaeton D2

Y no sólo estética, sino también tecnología. En el diáfano y luminoso interior nos sorprende encontrar el sistema 'Innovision', en la misma configuración que heredaría en 2018 el actual Touareg con el panel de instrumentos virtual emparejado a la enorme pantalla central de 15 pulgadas, que casi se antoja un televisor en miniatura.

Desde este sistema multimedia es posible controlar casi todas las funciones del modelo, desde la climatización individual de los asientos hasta las funciones de masaje, pasando por el disfrute musical a cuenta del equipo firmado por Dynaudio.

Lo cierto es que, a la vista de las imágenes, cuesta ver en este Phaeton D2 algún defecto grave que motivara a no comercializarlo. Tal vez ese defecto haya que buscarlo en la gran influencia que el márketing ejerce sobre la jefatura de los fabricantes, la cual tiene la costumbre de cobrarse la 'vida' de muchos coches prometedores antes siquiera de nacer.

Temas
Inicio