Publicidad

Probamos el Honda e, un coche eléctrico de diseño que marca la referencia por tecnología y comportamiento
Pruebas de coches

Probamos el Honda e, un coche eléctrico de diseño que marca la referencia por tecnología y comportamiento

Publicidad

Publicidad

Que Honda, el mayor fabricante de motores del mundo ponga en el mercado su primer coche eléctrico, es un claro síntoma de que el paso hacia estas energías alternativas está produciéndose en vivo y en directo. Ya hemos probado el Honda e, un coche eléctrico urbanita, con diseño retro y tecnología de futuro.

Desde que se mostró por primera vez en 2017 el prototipo "Urban EV" (Vehículo Eléctrico Urbano) que ha dado lugar al Honda e que hoy hemos podido probar, la expectación generada ha sido enorme. Los coches eléctricos generan por naturaleza mucha expectación ya que apenas se venden, pero todo el mundo habla de ellos.

En este caso concreto que hoy nos ocupa, ese halo ha ido a más por varios motivos. El primero es su diseño con unos rasgos muy marcados, adaptando el estilo del Civic de primera generación a los tiempos actuales con una fidelidad impresionante. Perfectamente podría estar en un comic manga y eso mola mucho.

Honda e 2020 frontal Es sin duda el coche eléctrico urbano con un diseño más personal y rompedor
Honda tiene como objetivo que en 2030 dos tercios de sus ventas mundiales sean de vehículos electrificados, un gran cambio para el mayor fabricante de motores de gasolina del mundo

Diseño simple pero trabajado

A veces, conseguir un diseño simple que guste, es más complicado que uno recargado que convenza. En el Honda e se nota que se ha trabajado mucho en el apartado de diseño para hacerlo simple pero atractivo al mismo tiempo, sin decir no a la funcionalidad.

Honda e 2020 lateral Las manillas de las puertas enrasadas hacen que parezca un tres puertas

Su pequeña carrocería de 3,8 metros de largo y 1,75 de ancho (algo menos que el Honda Jazz) destaca por los voladizos cortos y las ruedas situadas en los cuatro extremos del vehículo. Es un cinco puertas, pero las camufla bien gracias a dos soluciones. Por un lado, las manillas de apertura de las puertas quedan escondidas a ras de la carrocería.

Las de las puertas posteriores se esconden en el área negra de la ventanilla y el pilar C, mientras que las de las puertas delanteras se alinean con la carrocería y solo salen hacia afuera cuando te acercas con la llave de apertura del coche o con el teléfono móvil llevando instalada la aplicación My Honda+.

Honda e 2020 trasera La simetría entre la parte delantera y la trasera es absoluta
Ni las ventanillas delanteras ni las traseras tienen marco, aunque solo te das cuenta al abrir las puertas

El otro elemento que ayuda a darle sensación de ser un tres puertas es el hecho de que tanto el pilar A, muy estrecho por cierto, y el techo hasta la parte posterior del vehículo vayan pintados en negro, independientemente del color de carrocería elegido entre los cinco disponibles.

Honda e Prueba diseño delantero Despierta muchas miradas a su paso, la mayoría de aprobación

Pero sin duda, el rasgo más característico del Honda e lo encontramos en la “parrilla” frontal, que realmente no es parrilla sino una moldura negra con forma cóncava que termina con dos ópticas redondas en los extremos. Éstas cuentan con 12 luces LED individuales que, por ejemplo al abrirlo, se van iluminando con una animación que da la bienvenida al vehículo.

Otras dos circunferencias de LED hacen las funciones de intermitencia y luz diurna, dándole al Honda e un aspecto simpático y me atrevo a decir que hasta humanoide dependiendo de la perspectiva con que lo veas.

Si nos vamos a la parte posterior, se repite lo mismo que en la delantera. Jugando con maestría a la simetría, otra moldura cóncava en color negro brillante aloja a su vez las luces LED posteriores, en este caso con iluminación en rojo y naranja, pero también con la misma forma circular que encontrábamos en la parte delantera.

Puerto de carga en el centro del capó

Honda e 2020 cargando

Se acabaron los tiempos en que algunos coches japoneses llevaban una toma de aire en el centro del capó que marcaba su aspecto y darle aire al motor. Ahora en su lugar, en modelos como este encontramos una tapa de fibra de vidrio de color negro que esconde el puerto de carga.

Va ahí situado porque según Honda así se facilitan las labores de carga al posicionarlo en la zona central del coche, accesible desde ambos lados por igual. Yo me atrevo a decir que también es parte del equilibrio simétrico que han buscado con este coche en todos los aspectos.

Honda e 2020 puerto carga

Dentro, la luz LED que indica si el conector está funcionando y marca el comienzo de los procesos de carga, también da la bienvenida al conductor cuando se acerca. Cosas del futuro presente.

Las llantas lucen un diseño que al igual que el resto del conjunto, juega con las reminiscencias del pasado. Las de serie son de 16 pulgadas y van equipadas con neumáticos deportivos. En opción en la versión más alta se pueden elegir llantas de 17 pulgadas que realzan su aspecto, pero le restan 12 kilómetros de autonomía en ciclo WLTP.

Espejos que no son espejos

Honda e 2020 espejos exteriores

Por primera vez en un coche del segmento B se ha optado por eliminar los tradicionales espejos retrovisores exteriores y en su lugar se han instalado dos cámaras muy compactas, que apenas sobresalen de los laterales del vehículo.

Tienen lentes con gran angular, van cubiertas con una película de repelente para el agua y así evitan que si llueve sean inservibles. En el interior, la imagen que captan esas cámaras se proyecta en dos pantallas situadas en los extremos laterales del salpicadero.

Honda e 2020 interior Las pantallas de los extremos son las que muestran la imagen de los retrovisores

Tienen dos ángulos de visión, uno más cerrado y otro más abierto que según Honda permite eliminar la mayor parte de los puntos muertos. Aun así, en la parte inferior de las pantallas se integran los típicos indicadores de ángulo muerto que, en caso de que preparar un giro y que haya un vehículo que no hayas visto, se iluminan y emiten una advertencia acústica.

Solo los hemos probado durante el día, y aseguran que de noche y en condiciones de baja luminosidad aportan una visión mucho más clara que un retrovisor tradicional. Lo cierto es que la primera vez que los utilizas, es necesario adaptarse a ellos. Se hace extraño mirar hacia adentro en lugar de hacia afuera para ver lo que ocurre detrás y por otro lado, no es sencillo interpretar la distancia a la que se encuentran el resto de vehículos. Tal vez sea cuestión de adaptarse, pero en tres horas no fuimos capaces de hacerlo.

Un habitáculo retro vanguardista

Honda e 2020 interior

Si el exterior del Honda e es llamativo y con personalidad, el interior también podría calificarse con los mismos adjetivos y añadir uno más: tecnológico. No me viene a la cabeza ningún coche del segmento B que tenga soluciones tan innovadoras como las de este.

Me parece excelente la forma y el diseño que se aplica al habitáculo. Se materializa el estilo retro y sencillo en una larga moldura en símil a madera que da forma al salpicadero. El punto de vanguardia lo aporta el conjunto de pantallas que preside el interior.

Honda e 2020 interior En el interior se mezclan las líneas clásicas y la tecnología más avanzada
El coche está conectado a Internet y puede hacer de punto de acceso Wifi

Cinco pantallas con diverso tamaño y función, debidamente alineadas bajo una moldura, se despliegan ante los ocupantes de las plazas delanteras. Las dos situadas a los extremos son las que proyectan las imágenes que captan las cámaras exteriores que hacen función de retrovisores.

Luego detrás del volante hay otra pantalla TFT de 8,8 pulgadas donde se muestra información sobre la conducción, indicaciones de navegación reducidas como las que encontrarías en un head up display (no tiene), marcha, velocidad, actuación de los sistemas de seguridad o incluso el funcionamiento del sistema de velocidad de crucero adaptativo, con unos gráficos que recuerdan mucho a los que muestra Tesla.

Honda e habitáculo Las dos pantallas de 12,3" permiten, por ejemplo, conectar una videoconsola mediante HDMI y jugar

A su lado, y ya delante de la zona central y destinada al copiloto, encontramos dos gigantescas pantallas LCD de 12,3 pulgadas. La información disponible en cada una de ellas, que puede ir desde las indicaciones de navegación, flujos de energía y autonomía del vehículo, radio y sistema multimedia y un sinfín de aplicaciones, pueden intercambiarse de una pantalla a otra de forma muy sencilla. Basta con arrastrarlas con la mano, ya que son pantallas táctiles y pasarán de un sitio a otro.

Durante la prueba, tuvimos ocasión de ir tocando las pantallas y la verdad es que aunque tienen muchísimas opciones de personalización, su funcionamiento es muy sencillo e intuitivo. El sistema memoriza las seis aplicaciones más utilizadas en cada lado y las pre-configura para tener un acceso directo. Si quieres acceder a alguna otra, has de entrar en un sub menú que las despliega.

Apple CarPlay y Android Auto tienen conectividad e incluso, al contar el coche con una toma HDMI puedes conectar cualquier dispositivo que reproduzca vídeo externo y verlo en cualquiera de las dos pantallas. Para demostrárnoslo, conectamos una SuperNintendo y estuvimos echando una partida al Mario Kart. Así las esperas hasta que los niños salen del colegio son más amenas.

Equipo de sonido envolvente para el cine o la videoconsola

Pensando tal vez en los que se animen a ver una película en el coche, conectarse a YouTube y ver su canal de vídeos favoritos o cualquier otra aplicación televisiva, el Honda e cuenta con un sistema de sonido muy atractivo para su tamaño.

Honda e

El Honda e “a secas”, que no es más que la versión básica, dispone de un sistema de sonido de 180 W y seis altavoces, mientras que, si nos vamos al acabado superior Honda e Advance su sistema de audio es de 376 W, cuenta con un amplificador externo, un subwoofer de 75 W situado debajo del asiento trasero y un altavoz central de 45 W añadido como uno de los ocho altavoces para proporcionar una mayor profundidad de sonido.

Cuenta con un asistente por voz que se activa diciendo "OK Honda" y al que le puedes pedir cosas de todo tipo. Interpreta bien las órdenes aunque no siempre tiene la información para respondernos

Os aseguro que, si subes el volumen desde los botones del volante multifunción o desde la rosca que acompaña en el salpicadero a los cinco botones con funciones de encendido/apagado del audio, los botones de inicio de DA y los de iluminación de la pantalla, la experiencia de sonido es francamente buena.

Dos versiones y una sola batería

Honda e 2020 Contacto 27

Ahora el Honda e ya está listo para llegar a las calles. Lo hará a partir del próximo mes de junio en España con dos versiones, ambas con batería de 35,5 kWh que proporciona una autonomía de hasta 222 km.

Cargar sus baterías hasta el 80% en un punto de carga CCS2 de 50 kW lleva 31 minutos. Un 100% en un enchufe doméstico de 2,3 kW se va a 18,8 horas

Las baterías van situadas en el suelo del vehículo y permiten bajar considerablemente el centro de gravedad respecto a un modelo del mismo tamaño sin baterías. Tienen 60 celdas, las fabrica Panasonic y ofrecen una garantía de 8 años ó 160.000 kilómetros con una capacidad del 70% garantizada.

Honda e 2020 lateral trasera

La versión Honda e Advance es la más potente, ofrece 113kW (154 CV) y un par de 315 Nm que le permite acelerar hasta 100 km/h en 8,3 segundos. La versión básica del Honda e se queda en 100 kW (136 CV) el par motor se mantiene y acelera de 0 a 100 km/h en 9,0 segundos.

El motor va situado en la parte posterior del coche, por detrás del eje trasero como si se tratase de un Porsche 911. Además, es tracción trasera. El reparto de pesos es perfecto, con un 50% en la parte delantera y otro 50% en la trasera.

¿El coche más emocional desde el Honda S2000?

Honda e 2020 dinámica

Antes de ponernos en marcha para la primera toma de contacto con el Honda e, el señor japonés que nos había contado todos los detalles del coche terminó la charla diciendo que "el que vais a probar es el coche más emocional que hemos fabricado desde el Honda S2000".

Eso es mucho decir si tenemos en cuenta que aquel era un biplaza descapotable de corte deportivo, con un motor atmosférico de 250 CV que subía de vueltas hasta entregar la potencia máxima a 9.000 RPM. Cuando lo probé lo definí como "una CBR 600 con cuatro ruedas".

Honda e 2020 Contacto 20

Llegamos al aparcamiento donde nos esperaban los coches y elegimos una unidad en color blanco de los cinco colores disponibles (amarillo energético metalizado, azul cristal metalizado, negro cristal perlado, blanco platino perlado y modern steel metalizado) con el equipamiento más alto Advance y las llantas opcionales de 17 pulgadas.

Cuenta con un sistema llamado Honda Parking Pilot que permite aparcar el coche automáticamente, moviendo él solo el volante, acelerando y frenando, en hasta cinco tipos de posiciones distintas

A primera vista, el Honda e me entra por los ojos. Me encanta que parezca un concept car puesto en la calle y el hecho de que se vea tan retro y tan vanguardista al mismo tiempo. Sin duda, puesto al lado de cualquier otro eléctrico de su tamaño, este tiene la personalidad más marcada y eso le da muchos puntos para convertirse en una opción a valorar por quien busque un coche de este tipo, de capricho.

Honda e Prueba Contacto 14

Después de ver en la pantalla un vídeo de cinco minutos que nos habían preparado en el que se explicaban las principales funcionalidades del coche, lo ponemos en marcha y arrancamos.

Lo primero que tenemos que hacer durante los primeros kilómetros antes de prestar la debida atención al aspecto dinámico del coche, es adaptarnos a sus especiales espejos retrovisores. Cuesta mucho hacerse a las referencias de distancia respecto a otros coches, pero la imagen que se ve en las pantallas laterales es muy nítida.

Honda e 2020 Contacto 17

Si los comparo con los espejos por cámara del Audi e-tron, los del Honda se ven igual de bien en cuanto a nitidez de la imagen, pero superan a los del alemán porque las pantallas son más grandes y van situadas en una posición más alta y adecuada en la que no taparás el campo de visión con las manos como ocurre en el alemán. Aun así, lo dicho, hay que adaptarse.

Lo mismo ocurre con el retrovisor interior, que permite elegir entre el modo de espejo tradicional y otro en el que el espejo se convierte en pantalla y muestra la imagen que capta una cámara situada en la parte posterior del vehículo.

Honda e 2020 Contacto 16

Igual que con los exteriores, se hace extraño interpretar la distancia respecto a los coches que nos siguen cuando vas en modo cámara. Al eliminar el espacio interior del coche que sueles ver en un espejo tradicional, te hace pensar que los coches que te siguen van más pegados de lo que deberían. Una vez más, todo es cuestión de adaptarse o simplemente de usar el modo espejo.

Por ciudad el tacto del Honda e es muy bueno. Se mueve con mucha agilidad entre el tráfico urbano, con una capacidad para hacer giros y movimientos entre carriles sorprendente que hace que camufle bien sus 1.500 kilos de peso.

Honda e Prueba Contacto 7

Respecto a otros eléctricos que he probado de tamaño y potencia similar, como por ejemplo del DS3 Crossback E-Tense o el Renault ZOE, el Honda e parece tener algo menos de tirón en los compases iniciales. Me da la sensación de que los 315 Nmde par se modulan para que no se entreguen de forma tan instantánea como en esos otros dos.

La app My Honda+ permite abrir y cerrar el coche desde el móvil, programar la carga, pasarle la llave virtual a otro usuario y un sin fin de cosas más

Pruebo a acelerar con fuerza cuando los semáforos se ponen en verde y si bien permite situarte rápidamente como el primero de los que te acompañaban gracias a un 0 - 50 km/h envidiable, lo hace de una forma más progresiva y sin perder motricidad. Hay que tener en cuenta que es tracción trasera. Sí, al transferir la fuerza de aceleración hacia la parte posterior, parece que tracciona mejor que otros eléctricos en los que empujan las ruedas delanteras al cargar el peso del conjunto atrás.

Un único pedal siempre que quieras

Honda e 2020 Contacto 18

El Honda e tiene dos modos de funcionamiento, el normal y el Sport. Pruebo a cambiar varias veces de uno a otro y lo que se nota en el Sport es que la respuesta, lógicamente, es más rápida e instantánea. A misma intensidad de acelerador, cambias de uno a otro y notas un cierto tirón.

Otra de las cosas que me llaman la atención del Honda e respecto a otros eléctricos, es que apenas retiene cuando levantas el pie del acelerador. Solo jugando con las levas, pulsando repetidamente la situada en el lado izquierdo del volante, conseguirás reducir la velocidad de marcha y regenerar energía con ello.

Honda e 2020 Contacto 14

No basta como en el Hyundai Kona Eléctrico con mantener pulsada la leva, en este caso has de pulsarla por cada vez que quieras saltar a un modo mayor de retención. Dispone de cuatro niveles que van desde los 0.04G hasta 0.1G de deceleración que es el máximo permitido antes de que se tengan que encender las luces de freno.

En la consola central forrada en símil de madera que se sitúa entre los asientos delanteros, a lado de los botones que permiten elegir entre P, D, R y N, hay un botón que activa otro modo de conducción que en este caso permite conducir utilizando un único pedal.

Honda e 2020 Contacto 9

Podrás usar únicamente el pedal del acelerador para acelerar, decelerar e incluso detener por completo el vehículo, siendo su respuesta muy agradable y fácil adaptarse a conducir así. Además de ser mucho más práctico, también recuperamos más energía y optimizamos por tanto la autonomía.

En este modo de único pedal, las levas del volante permiten elegir entre tres niveles de regeneración que aplican una deceleración de 0.1G, 0.14G y en el tercer nivel un máximo de 0.18G. Lógicamente en todos ellos, al levantar el pie del acelerador, se encienden las luces de freno.

Estable y más que aceptable en carretera

Tras un interesante recorrido por ciudad, Honda nos había preparado una serie de tramos por carreteras nacionales y algo de autovía para que pudiésemos poner a prueba el Honda e fuera de su hábitat habitual.

En esos entornos destaca el correcto equilibrio entre confort de marcha y deportividad que se percibe. No es un coche blando ni que balancee en las curvas, para nada, pero al mismo tiempo no se percibe duro en extensión.

Honda e Prueba Contacto 1

En las cuatro ruedas se utiliza un esquema de suspensión mediante brazos independientes MacPherson con componentes de aluminio forjado. La dirección se percibe bastante firme y transmite con fidelidad los movimientos de volante a las ruedas delanteras haciendo que el coche genere confianza para ir más rápido de lo habitual para un urbano de su tamaño.

Al estar el motor en las ruedas traseras, las delanteras giran tanto que el radio de giro es de 4,3 metros, perfecto para maniobrar en ciudad

Poco a poco esas buenas formas nos fueron llevando a incrementar más y más la velocidad, tanto que me atrevo a decir que llegamos a ir a ritmo de compacto deportivo y el Honda e mostró muy buenas formas. Bien llevado y sabiendo gestionar los pesos y la forma en que entrega la potencia, me atrevo a decir que puedes mantenerle el pulso a coches de potencia superior en una carretera de curvas.

Honda e Prueba Contacto 3

Los frenos también ofrecen un buen tacto, son progresivos y permiten apurar bien las frenadas. Mi única duda es si tras un uso demasiado intenso aguantarán bien esos discos ventilados que lleva en el eje delantero.

El problema a medida que aumentas el ritmo lo encontramos en los consumos y la autonomía. Es sencillo llevarlo por encima de 25 kWh de consumo medio, lo cual hará que la autonomía también se resienta.

Honda e Prueba Contacto 16

En ciclo WLTP anuncian autonomía de 222 km (210 km para esta versión con llantas de 17 pulgadas) y creo que en uso real como el que estábamos haciendo, podríamos rondar los 180 kilómetros de alcance, lo cual no es una mala cifra si tenemos en cuenta que íbamos con la climatización activada, probando el coche en su aspecto dinámico y por tanto sin cortarnos demasiado a la hora de acelerar y sacarle partido.

Con el coche vienen dos cables, el Modo 2 para carga doméstica monofásico de 10A (2,3 kW) y el Modo 3 para carga pública o para usar con alguno de los dos cargadores que ofrece la marca

Precios del Honda e

Las primeras unidades del coche eléctrico Honda e llegarán a nuestro mercado en el mes de junio. Inicialmente solo se venderá en 20 concesionarios Honda, los que se sitúan en las zonas con mayor demanda de eléctricos, pero con el tiempo esa red se irá ampliando hasta completar la totalidad de la red de la marca japonesa en España.

Los precios del Honda e para España son:

  • Honda e 100 kW (136 CV): 34.800 euros.
  • Honda e 113 kW (154 CV): 37.800 euros.

También hay una una opción de financiación con una entrada de 10.000 euros, 36 cuotas de 399 euros y un valor final garantizado de 16.254 euros con mantenimiento a 5 años incluidos.

Sus rivales por planteamiento como coche eléctrico urbano y por precio, son el MINI Electric que va de los 33.900 a los 41.900 euros, el BMW i3 y el Volkswagen ID.3.

En Motorpasión | A tope con el Hyundai Kona EV: la marca triplicará la capacidad de producción del SUV eléctrico para acelerar sus entregas; Mecanofilia: cuando el amor por los coches se nos va de las manos

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios