Compartir
Publicidad
Probamos el Hyundai Kona Eléctrico que, con sus 482 km de autonomía, se adueña del territorio del Tesla Model 3
Pruebas de coches

Probamos el Hyundai Kona Eléctrico que, con sus 482 km de autonomía, se adueña del territorio del Tesla Model 3

Publicidad
Publicidad

Nota de Motorpasion

Hoy ha sido un día importante para Hyundai, ya que la marca coreana ha presentado el Hyundai Kona Eléctrico, un SUV compacto de poco más de cuatro metros de largo. Su mayor novedad es que es un coche 100% eléctrico y que además cuenta con una autonomía de 482 kilómetros, acercándose por tanto a los Tesla Model X y Jaguar I-PACE con un precio que es la mitad. ¿Estamos ante el SUV eléctrico 'del pueblo'? Te contamos nuestras primeras impresiones.

El Grupo Hyundai-Kia tiene muy claro que la apuesta por la electrificación y por las energías alternativas a la gasolina y el díesel de cara a futuro, es el camino a seguir. Tanto es así que de aquí al año 2025 tienen pensado lanzar hasta 38 modelos que se enmarcan bajo el paraguas de lo que ellos consideran coches ECO.

Hyundai Kona Eléctrico insignia trasera

De hecho, Hyundai habla de sí misma como la marca con más tecnologías ECO: PHEV con el Ioniq Plug-in Hybrid, EV con el Ioniq y ahora con este Kona y FCEV con el NEXO, que ya se ha convertido en el primer coche de hidrógeno matriculado en España.

Pero el que hoy nos ocupa, sin duda es un coche que marcará un antes y un después en el devenir de la marca, no solo en España, sino en Europa y en todo el mundo. ¿Por qué? Pues porque estamos ante el primer Hyundai 100% eléctrico con una autonomía extendida, que le acerca a los niveles de autonomía necesarios para considerar un eléctrico como una alternativa real a un coche de combustión tradicional.

Este SUV compacto declara una autonomía máxima de 482 kilómetros en ciclo de homologación WLTP (equivale a 546 km en el antiguo NEDC que se dejó de aplicar en el mes de septiembre) en su versión con mayor capacidad de batería de 64 kWh, aunque existe otra versión de 39,2 kWh que solo representará un 5% de ventas. Eso, unido a que cuenta con una arquitectura SUV compacta, el segmento que más triunfa hoy en día en el mercado, son sus bazas para triunfar comercialmente.

Un SUV compacto con ciertos guiños al eléctrico

A nivel de diseño, el Hyundai Kona Eléctrico tiene ciertos detalles que permiten a los más agudos con la vista, adivinar que estamos ante un coche eléctrico. Lo más destacado en este sentido lo encontramos en la parte delantera, ya que la parrilla frontal es cerrada, no tiene tomas de aireación ya que no es necesario refrigerar ningún motor escondido bajo el capó.

Hyundai Kona Eléctrico frontal

Las ópticas delanteras LED afiladas son el otro elemento característico y que marca su fisionomía cuando lo vemos venir de frente. También las llantas de aleación, de 17 pulgadas de serie, son bastante características, ya que cuentan con un diseño casi cerrado que mejora los flujos de aire para mejorar la aerodinámica y reducir la resistencia a la rodadura, elemento clave en un vehículo de tipo eléctrico.

Por lo demás, a simple vista el Kona Eléctrico podría pasar por uno más del ejército SUV compacto que pobla las concesiones y las calles en los últimos tiempos: carrocería bicolor a elegir entre siete tonos de carrocería y tres de techo creando veintiuna combinaciones posibles, un pilar C con un diseño un tanto transgresor que sirve de pliegue entre techo y carrocería y como cierre una trasera con la luneta muy inclinada, pilotos compactos y un aspecto bastante robusto.

Hyundai Kona Eléctrico lateral trasera

Diseñado desde cero como un vehículo 100% eléctrico (aunque llegará también un Kona Híbrido más adelante), mide 4,18 metros de largo, 1,8 metros de ancho y 1,57 metros de alto, por lo que es más largo, ancho y alto que el Kona de combustión que conocíamos hasta ahora.

Hasta cierto punto el Hyundai Kona eléctrico se puede considerar el primer eléctrico de alta autonomía asequible. Aunque con un precio de partida de 38.500€ (sin ayudas ni descuentos), no podemos hablar del eléctrico del pueblo

Con capacidad para 5 pasajeros, lleva las baterías dispuestas en el suelo por lo que dispone de un maletero de 322 litros que se amplían lógicamente hasta 1.114 litros si abatimos ambos asientos posteriores.

Un interior de calidad con buenos acabados

Hyundai Kona Eléctrico interior

En el interior, admito que el Kona Eléctrico me sorprendió en positivo, ya que la calidad percibida es muy alta para tratarse de un coche de una marca generalista como Hyundai. Cuenta con un cuadro completamente digital, de 7 pulgadas (17,8 centímetros) completamente personalizable y con unas grafías que hacen la lectura muy sencilla.

Por su parte los asientos, disponibles 100% en piel o con mezcla de piel y tela, tienen una posición de conducción muy buena, ya que no vas excesivamente elevado. Cuentan hasta con regulaciones eléctricas en las versiones más altas de gama.

Hyundai Kona eléctrico asientos

En el habitáculo hay muchos huecos para dejar objetos cotidianos, y destaca entre todos ellos el situado en la parte inferior de la consola, que cuenta con tapa y una toma de carga por USB para el teléfono móvil.

Por posicionamiento y por precio, el Hyundai Kona Eléctrico ocupa ese espacio que debería haber ocupado el Tesla Model 3 si se hubiese puesto a la venta en Europa

Presidiendo el salpicadero flota una pantalla táctil LCD a color de 8 pulgadas (20,3 cm) desde la que se pueden manejar sistema de navegación, teléfono móvil con Apple CarPlay, Android Auto y conexión Bluetooth. Es una pantalla muy grande, acorde con lo que manda la tendencia en estos nuevos eléctricos.

Hyudai Kona eléctrico habitáculo

Las plazas posteriores no parecen muy amplias a la vista, aunque he de admitir que no tuve tiempo para sentarme en ellas, medir distancias libres de las rodillas, etc. Habrá que hacerlo más adelante con una prueba en profundidad.

Muy buenas sensaciones: ágil y rápido

Tenía especiales ganas de probar el Hyundai Kona Eléctrico ya que admito que los eléctricos tienen algo en la forma que se conducen que engancha, principalmente por la forma inmediata en que entregan el par desde el primer momento.

Hyundai Kona Eléctrico lateral

También quería compararlo con los dos coches 100% eléctricos que he probado anteriormente con rangos de autonomía similar, el Tesla Model X que probé el año pasado y el Jaguar I-PACE que probé hace unos meses.

La versión de 64 kWh promete 482 km de autonomía en ciclo WLTP, aunque dicen que puede pasar facilmente de 600 km si solo lo utilizamos en ciudad y ámbito urbano

Con la batería casi cargada al 100%, y el ordenador de abordo marcando 412 km de autonomía, salí a hacer un breve recorrido por el centro de Madrid y algo de alrededores. Para seleccionar la posición del cambio, dispones de un cuatro botones selectores “shift-by-wire” que permiten elegir entre P, D, R o N.

Hyundai Kona eléctrico interior central

Primero circulé en el modo Confort, que es el que podríamos considerar más normal de los cuatro disponibles: ECO+, ECO, Confort o Sport.

En modo Confort lo primero que destaca del Hyundai Kona Eléctrico es la suavidad con la que se mueve. El motor magnético permanente sincronizado de 150 kW (204 CV) que es la versión que probamos, permite mover el coche con soltura más que suficiente como para defenderte con creces en el ámbito urbano.

Hyundai Kona eléctrico trasera

Frente a lo que ocurre en otros eléctricos donde no hay ningún tipo de sonido para los ocupantes, el Kona Eléctrico sí que emite un pequeño ruido que simula el sonido de un motor de combustión. Es un sonido lo suficientemente suave como para acompañar sin llegar a molestar.

A ambos lados del volante encontramos levas, pero no son levas de cambio ya que solo tiene una marcha. Lo que permiten esas levas es ir jugando con los cuatro niveles de retención disponibles, el más bajo que elimina cualquier retención del motor eléctrico, y los otros tres con un salto muy considerable entre uno y otro.

Hyundai Kona eléctrico panel digital

En ámbito urbano, jugar con los tres niveles de retención permite optimizar el uso de energía, premiando la frenada regenerativa y evitando que malgastemos la energía disponible. A decir verdad, comparado con el sistema similar que tiene el Mitsubishi Outlander, este me gustó más porque los saltos entre los tres niveles disponibles son más acusados.

En el modo que más retiene, podríamos llegar a manejar el coche usando un único pedal, como ocurre en otros coches como el BMW i3 o el Nissan Leaf. Y en ese último modo, si al llegar a un punto de detención mantienes presionada la leva de la izquierda, el coche llega a detenerse por completo.

Hyundai Kona eléctrico en marcha

En ese modo Confort, si le exiges al coche tendrás una respuesta más que contundente. Aunque los 7,65 segundos que tarda en acelerar de 0 a 100 km/h no impresionan sobre el papel, lo cierto es que las sensaciones al conducirlo son muy contundentes. Basta con pisar el pedal del acelerador por encima del 50% para quedarse pegado al asiento.

Lo que más me gusta además de esa respuesta contundente e instantánea tan típica en los eléctricos, es que después de haber hecho más de 10 kilómetros la autonomía que indica el ordenador de abordo no ha bajado ni 5 kilómetros, lo cual nos indica que la autonomía declarada parece realista.

Hyundai Kona eléctrico en carretera

Saliendo a carretera, pasé al modo Sport y empecé a hacer curvas. Además del cambio en el color del cuadro digtal, que se tiñe de rojo, la respuesta del coche es absolutamente espectacular. Basta con pisar un poco el acelerador para que el coche entregue esos 395 Nm de par desde el primer instante y te deje literalmente pegado al asfalto.

Apenas pude hacer 30 kilómetros de los cuales unos 15 fueron de curvas, pero me sirvieron para comprobar cómo el comportamiento del coche es muy bueno, no se aprecia apenas sobrepeso respecto a un coche de combustión habitual y permite llevar ritmos más altos de los que llevarán en condiciones normales la mayor parte de los usuarios.

Hyundai Kona eléctrico en ciudad

Uno de los responsables de ese buen comportamiento dinámico es la suspensión trasera, una Multi-Link tradicional que, gracias a la distribución de las baterías, tiene espacio de sobra para hacer su trabajo.

Es más, admito que me pareció divertido conducir el Kona Eléctrico en estas condiciones, tanto que en este sentido el coreano no tiene nada que envidiar a los que hasta ahora eran mis referentes en cuanto a diversión de conducción eléctrica, el BMW i3 y el Jaguar I-PACE.

Hyundai Kona eléctrico trasera en marcha

En el camino de regreso, llegué a seleccionar el modo ECO durante un pequeño tramo por la M-30, pero no fue suficiente como para percibir cambios muy destacados. El último modo disponible, el ECO+, es un optimizador para situaciones de muy baja autonomía en las que el objetivo final es llegar a un punto de carga.

Ha sido una breve toma de contacto que ampliaremos más adelante, pero también ha sido suficiente para afirmar que Hyundai ha dado en el clavo con su propuesta de coche eléctrico de alta autonomía. Sin duda, será un coche importante en los próximos tiempos, un modelo que además no tiene por el momento rival en el mercado. La pena es que los precios todavía sean algo elevados si lo comparamos con un modelo equivalente de gasolina. ¿Para cuando un plan de ayudas?

Precios del Hyundai Kona Eléctrico

Hyundai Kona Eléctrico enchufe

VERSIÓN

PRECIO (SIN DESCUENTOS)

Hyundai Kona Eléctrico 100kW (136CV) TECNO 39,2kWh

38.500€

Hyundai Kona Eléctrico 150kW (204CV) TECNO 64kWh

41.500€

Hyundai Kona Eléctrico 150kW (204CV) STYLE 64kWh

44.300€

Hyundai Kona Eléctrico 150kW (204CV) STYLE Carroceria bicolor 64kWh

44.950€

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio