Publicidad

El Grupo PSA y Saft se unen para fabricar baterías de coches eléctricos en Europa y acabar con la dependencia china

El Grupo PSA y Saft se unen para fabricar baterías de coches eléctricos en Europa y acabar con la dependencia china
5 comentarios

Europa ha dado un nuevo paso al frente en materia de fabricación de baterías para coches eléctricos. La ya anunciada alianza entre PSA a través de Opel y el fabricante de baterías Saft, perteneciente a la petrolera Saft, ya es una realidad. Ambas compañías acaban de firmar un acuerdo para la creación de la joint venture Automotive Cells Company (ACC), que además cuenta con inyección pública por parte de Francia y Alemania.

Este proyecto, que comenzó hace casi dos años, por fin ha recibido luz verde desde Bruselas y se materializa en esta empresa conjunta con el objetivo de asegurar la independencia industrial europea en el desarrollo y fabricación de baterías respecto a China. Su intención es posicionarse como principal proveedor para los fabricantes automovilísticos europeos.

Al frente de ACC estará Yann Vincent, vicepresidente ejecutivo de PSA, que ha sido nombrado director general de la misma, así como Ghislain Lescuyer, por parte de Saft, que será el presidente del consejo de administración de esta joint venture.

Así, esperan llegar a 2023 operando al máximo nivel con dos gigafactorías dedicadas a dar salida a baterías, situadas en dos plantas pertenecientes a PSA: la de Douvrin (Francia), que fabrica motores de Peugeot, y la de Kaiserslautern (Alemania), perteneciente a Opel.

Hasta 5.000 millones de euros para llegar a los 400 GWh anuales

Fabricas Baterais Europa

Según han informado ambas empresas, Saft aportará su experiencia en I+D e industrialización en lo que toca al desarrollo y fabricación de baterías, mientras que PSA contribuirá con su conocimiento del mercado automovilístico y la producción de grandes series.

Su camino ya ha comenzado, con el centro de I+D de Burdeos, así como con una planta piloto en Nersac (Francia), que ya están en fase de despegue y se focalizarán en la "puesta a punto de nuevas tecnologías de células de iones de litio de alto rendimiento". Tras esta primera fase, se pasará a la producción en serie en las gigafactorías de Douvrin y Kaiserslautern.

La recién creada ACC espera tener en estas dos plantas la capacidad de producción suficiente para suministrar baterías para copar la cada vez más creciente demanda de vehículos electrificados llegando a los 400 GWh de baterías en 2030, lo que supondría según estas compañías superar 15 veces el mercado actual.

Saft

La misma fecha que baraja la alianza entre Britishvolt y Pininfarina, que también están embarcadas en la creación de una gigafactoría en Gales, aunque su capacidad será algo menor: 30 GWh.

En total, esta empresa conjunta contará con una inversión de hasta 5.000 millones de euros, de los cuales 1.300 millones son de inyección pública por parte de Francia y Alemania. El mismo ha sido validado por las instituciones europeas a través del proyecto IPCEI.

"ACC es el resultado de una visión y de una voluntad compartidas entre las empresas y las autoridades europeas y nacionales para construir el líder europeo de baterías. En Europa, tenemos las competencias necesarias para desarrollar las mejores tecnologías y diferenciarnos de la competencia asiática. ACC facilitará la transición hacia una movilidad eléctrica, eficiente, segura y sostenible", ha señalado Ghislain Lescuyer.

Se escribe así un nuevo capítulo hacia la denominada transición ecológica que permitirá a los fabricantes europeos eliminar la dependencia de proveedores más allá de las fronteras del Viejo Continente y con la mirada puesta en China.

Asimismo, también supondrá la llegada de nuevos puestos de trabajo, con 200 para la planta piloto de Nersec y hasta 3.000, 1.500 cada una, en las gigafactorías de Douvrin y Kaiserslautern.

En Motorpasión | Fabricar baterías de coche eléctrico conlleva un gran problema: la guerra por el cobalto

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios