Compartir
Publicidad

Especial 30 aniversario del BMW M5: E60 y F10, cuarta y quinta generación

Especial 30 aniversario del BMW M5: E60 y F10, cuarta y quinta generación
23 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Seguimos repasando los 30 años de vida del BMW M5 después de conocer el E28 y los E34 y E39. Ahora le toca el turno a los más modernos E60 y F10. En el año 2004 llegó el BMW M5 de la revolución tecnológica, conocido con el código interno E60. Personalmente considero que esa generación supuso un avance, tecnológicamente hablando frente a sus antecesores, que podría equivaler al avance de varias de ellas.

El motor pasó de ser un simple V8 atmosférico a un impresionante V10 también atmosférico derivado directamente del que utilizaban en aquella época los BMW que competían en Fórmula 1. La escalada de potencia fue muy notable, ya que por primera vez se superó el medio millar de caballos. Concretamente aquel rabioso V10 provisto de mariposas individuales y doble-VANOS, entregaba esos 507 caballos a 7.750 RPM mientras los 520 Nm de par máximo intentaban que las ruedas traseras patinasen.

Por suerte la electrónica avanzada comenzaba a incorporarse a los coches de gran serie por aquella época, y así encontrábamos con un control de tracción y estabilidad con dos fases de actuación, la que te salvaba de cualquier error inoportuno y la que te permitía derrapar un poco más de lo habitual sin llegar a cruzar el coche del todo. Hablamos del M Dynamic Mode que tantas alegrías ha dado a un servidor.

bmw_m5_cuarta_2.jpg

Tuve la suerte de probar varias unidades de aquel coche, y puedo asegurar que no era un coche cualquiera ni un juguete al que debieses perder el respeto en ningún momento. Sus consumos eran astrales y la autonomía muy reducida, pero a cambio ofrecía unas sensaciones que en aquella época, pocos o ningún rival se atrevían a ofrecer.

Sus consumos eran astrales y la autonomía muy reducida, pero a cambio ofrecía unas sensaciones que en aquella época, pocos o ningún rival se atrevían a ofrecer

Uno de los mayores avances en aquel modelo, aparte de su enorme potencia, lo encontrábamos en la caja de cambios secuencial M Drivelogic de siete marchas con función launch control, una maravilla de la técnica que te permitía sentirte como si fueses todo un piloto de carreras sin serlo, sacarle el máximo partido a semejante caballería y dibujar los pepinos de ruedas traseras sobre el asfalto con sólo pulsar un par de botones.

Con los botones adyacentes situados al lado de la diminuta palanca de cambios, podrías variar el tarado de las suspensiones. Sí, fue el primer BMW M5 con suspensión adaptativa con control electrónico. También tenía luces adaptativas en curva y por primera vez tenía head up display en opción para no tener que apartar la vista de la carretera.

bmw_m5_cuarta_7.jpg

A mayores de todo esto, tal vez lo que más me gustó de aquel M5 E60 fue que existió una versión con carrocería familiar, recuperando así una tradición que se había extinguido con el E34 y que parece no va a tener continuidad en el F10 actual. No llegué a conducir el M5 familiar, pero creo que esa carrocería tan práctica en un coche de 507 caballos representa a la perfección la bendita locura que supone tener un coche así en la gama de producto de BMW.

El BMW M5 F10, el juguete de 560 caballos que todavía está a la venta hoy en día

Iba a terminar este especial 30 aniversario del BMW M5 contando muchas cosas sobre el M5 F10, el que actualmente está a la venta. Podría contaros muchas cosas sobre su motor V8 de 4.395 cm3 con tecnología M TwinPower Turbo, sobre el colector de escape conjunto para las dos bancadas o sobre el sistema variable de las válvulas Valvetronic.

Podría recordar cómo te hacen sentir los 560 CV de potencia que entrega entre 6.000 y 7.000 RPM, o cómo el par máximo de 680 Nm disponible a partir de 1.500 RPM intenta desintegrar el asfalto y las ruedas traseras cuando aceleras a fondo con el. También podría recordar cómo pasa de 0 a 100 km/h en 4,4 segundos y como sigue acelerando hasta alcanzar los 200 km/h en 13,0 segundos. Es más podría recordar cómo sigue acelerando como si no hubiese fin hasta alcanzar los 305 km/h de velocidad punta que alcanza con el M Driver’s Package.

bmw-m5-prueba-motorpasion-10.jpg
Hacer derrapar a la trasera del BMW M5 F10 es sencillo. Basta con acelerar un poco más de la cuenta y los 560 caballos intentarán sacarte a bailar a la pista de asfalto

Os podría contar muchas cosas sobre el, pero creo que lo mejor será refrescar la mente leyendo de nuevo la prueba del BMW M5 F10 que publicamos cuando salió al mercado (exterior e interior; conducción y dinámica; equipamiento y seguridad; vídeo, valoración y ficha técnica) y disfrutar del vídeo.

En Motorpasión | Especial 30 aniversario del BMW M5 - 1: E28, así nació la berlina deportiva - 2: E34 y E39, segunda y tercera generación

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos