Compartir
Publicidad
Publicidad
Las claves de una posición correcta al volante, para que no te pase como a Gareth Bale
Seguridad

Las claves de una posición correcta al volante, para que no te pase como a Gareth Bale

Publicidad
Publicidad

Al parecer, Gareth Bale, jugador del Real Madrid, ha decidido dejar de conducir cualquier Lamborghini del club de alquiler de lujo Auto Vivendi. No tiene nada que ver con la empresa que los alquila sino con, según el jugador, los coches de la marca. Y es que, según dice, los Lamborghini le producen molestias y desgaste muscular. Sinceramente, nos da igual que los conduzca o no (él se lo pierde), pero esta noticia nos ha llevado a reflexionar sobre si es posible que un coche te provoque dolores físicos por el simple hecho de conducirlo.

Bale mide 1,83 m, por lo que cabe de sobra en un Lamborghini Huracán o Aventador (en un Countach lo tendría más complicado, pero Auto Vivendi no tiene clásicos), así que la culpa no es de Lamborghini. Además, es deportista, por lo que sus músculos y articulaciones pueden resistir un mayor esfuerzo que los de un simple mortal. Dejando de lado la típica superstición de deportista, lo más probable es que Bale tenga una mala postura al volante y/o no sepa salir del Lamborghini. Esto nos ha llevado a un pequeño recordatorio de cómo sentarse correctamente al volante y, para los que tengan un coche muy bajo, cómo entrar y salir del coche sin romperse la espalda.

Cómo sentarse al volante

Dummy01

Además de una buena higiene postural, para evitar cansancio y dolores de espalda de toda clase, sentarse correctamente al volante es también una cuestión de seguridad. No hablaremos de las posturas incorrectas, como la del novato —pegado al volante porque no ve la punta del capó del coche (si has de mirar la carretera, no el capó)— o la del "creo-que-soy-megacool" con un brazo estirado sobre lo alto del volante, para centrarnos en la posición correcta.

Lo primero es regular la distancia y la altura del asiento. La distancia correcta es la que te permite pisar a fondo el embrague sin tener que mover la pierna, sólo con un movimiento de tobillo, y sin que esté estirada; debe seguir semiflexionada.

Al mismo tiempo la base del asiento estará algo por detrás de las corvas y a una altura que no presione la zona posterior de las piernas. En cuanto a la altura del asiento es la que te permitirá ver la carretera, teniendo tus ojos a media altura del parabrisas.

El respaldo, por su parte, ha de estar lo más vertical posible y estando toda la espalda en contacto con el asiento, especialmente los dos hombros. Esto es para evitar dolores en las zonas lumbares. Si haces largos viajes en coche y te duelen, puede que sea porque vas mal sentado. Lo que nos lleva a regular el volante en altura y en longitud, cuando esto sea posible.

Dummy02

La altura del volante no debe ser ni baja ni tampoco muy alta, en todo caso la que te permita poner la zona justo detrás de tus muñecas (no más de dos dedos) en la parte alta del volante y sin que los hombros se separen del respaldo del asiento. De esta forma, tus brazos no estarán estirados, seguirán semiflexionados, por lo que no te cansarás y evitarás lesiones graves en caso de choque al tensar los brazos de forma instintiva antes del impacto.

Debes tener, además, el reposacabezas lo más cerca posible de lo alto de tu cabeza y en altura unos centímetros por encima de ésta. Es importantísimo en caso de colisión, ya sea porque te impactan o porque tú impactas contra un obstáculo.

Ahora ya nos podemos poner el cinturón de seguridad. Debe pasar por el centro de la clavícula. No debe ir cerca del cuello (en caso de que el coche disponga de cinturones regulables en altura, baja el tuyo), ni tampoco debería haber holgura en la zona ventral. Tensa el cinturón a mano tirando de él hacia arriba con la misma mano que te lo abrochas, para que te pegue al cuerpo. Si no lo haces, en caso de choque no te retendrá eficazmente (te la pegarás contra el airbag, se producirá el llamado efecto submarino o deslizamiento por debajo del cinturón, etcétera).

Volant

A la hora de agarrar el volante, olvídate de Fast & Furious. Las manos van a las 10h10, es decir, enfrentadas y justo por encima de los brazos del volante. Así están preparadas para cualquier imprevisto que nos pueda surgir. Además, los mandos que rodean el volante te quedarán siempre a mano. Por su parte, los pulgares van sobre las protuberancias del volante que ves hacia la mitad superior del aro (en los modelos que las tengan). Los pulgares van dentro del volante en circuito y fuera si prácticas todoterreno.

Y recuerda, no cruces los brazos al girar el volante (salvo para efectuar un contravolantazo porque la trasera del coche se va), ya que en caso de chocar y saltarte el airbag te comerías tu propio brazo. Ni tampoco agarres el aro del volante por el interior con la mano contraria a la que vas a girar. Si giras a la izquierda, sube la mano izquierda hacia el punto más alto del volante y tira de él mientras la derecha baja a buscar más volante para empujarlo si es necesario. El truco está en que la mano del lado que vas a girar tira del volante, mientras la otra lo empuja y acompaña, todo sin nunca cruzar una línea imaginaria vertical que divide el volante en dos.

Bonus track: cómo entrar y salir de un deportivo

A big thanks to the boys at @auto_vivendi for dropping off the cars, can't wait to get out in them!

Una foto publicada por Gareth Bale (@garethbale11) el

Aquí volvemos al caso de Gareth Bale. Subirse y bajarse de un deportivo no es como sentarte al volante de un turismo normal. Son coches muy bajos y donde vas sentado todavía más bajo.

Entrar en el coche es lo más fácil. Pones la pierna derecha en el suelo del coche y echas tu trasero hacia adentro pivotando sobre ti mismo. Una vez en el coche, entras la pierna izquierda, aplicas todo lo arriba mencionado y ya te puedes ir de paseo, de curvas o a fardar. Es más o menos como en cualquier coche.

Lo complicado es levantarte de ahí abajo cuando estabas muy bien instalado, porque si lo haces como en un turismo te vas a fastidiar la espalda y generar mucha tensión muscular. Lo mejor es sacar primero la pierna izquierda, luego apoyas la mano izquierda en la talonera (esa placa de plástico, metal o fibra de carbono que hay dentro del coche y donde pone la marca o el modelo). Y es con la ayuda de esa mano, apoyándote en ella, que te extraeras del coche sin forzar la espalda o las piernas, la pierna derecha ya te sigue fuera del Lamborghini y has llegado al restaurante como un campeón.

Ya sólo te queda dar la vuelta para ayudar a la supermodelo que llevas, dándole la mano para que se apoye en ella y pueda salir del coche sin esfuerzo (ni de la misma forma que tú). Lo de cómo eliminar los paparrazzi lo dejamos para otro día.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos