Compartir
Publicidad
Comprobamos de qué es capaz el 4Drive de SEAT derrapando sobre hielo y subiendo montañas heladas
Pruebas de coches

Comprobamos de qué es capaz el 4Drive de SEAT derrapando sobre hielo y subiendo montañas heladas

Publicidad
Publicidad

En España no somos un mercado tradicionalmente de coches con tracción integral. La respuesta al por qué es tan sencilla como que aquí gozamos de un clima privilegiado, con poco frío y precipitaciones no demasiado abundantes.

Por eso tampoco verás demasiados SEAT equipados con tracción integral 4Drive, pero si eres una de esas personas activas, inquietas, viajeras o que necesitan un extra de seguridad ante terrenos escabrosos, es posible que te interese saber lo que hemos descubierto en el Snow Camp que la marca española ha organizado en los Alpes austriacos.

¿Cómo funciona el 4Drive de SEAT?

Seat Snow Camp 2018 022

La ubicación del Snow Camp no ha sido casual, y es que en países más al norte de la península ibérica donde el invierno es más riguroso es donde mayor partido se saca a la parte de la gama de SEAT con la que hemos podido enfrentarnos a la nieve y el hielo. Además, y gracias a su mentalidad práctica, coincide que los mercado de estos países ofrecen una gran acogida para la firma española.

En los lugares donde las temperaturas suelen bajar de los 7ºC que es cuando los neumáticos de verano comienzan a perder efectividad, donde las nevadas o las heladas son frecuentes, o para quienes se salgan de carretera con relativa frecuencia, aquellos modelos equipados con el sistema de tracción 4Drive de SEAT son una opción muy respetable.

Seat Snow Camp 2018 006

El 4Drive no es un 4x4 permanente, sino que en condiciones normales actúa como un tracción delantera. Sólo cuando el sistema detecta que las ruedas delanteras necesitan una ayudita se puede repartir la fuerza hasta un 50%-50%, distribuyendo también la fuerza de un lado del coche al otro, en función de cuál tenga mayor tracción.

SEAT lleva cinco generaciones del sistema 4Drive, y el resultado es un 4x4 que se atreve con todo sin inmutarse

Para saber cómo puede ayudar de la mejor manera posible, el 4Drive analiza el terreno sobre el que el coche está viajando, detectar el nivel de adherencia, la carga del vehículo, la velocidad y el ángulo de giro de la dirección para determinar en tiempo real cuál debe ser el reparto de fuerza.

La transmisión de fuerza gestionada a través de un embrague multidisco hidráulico con control electrónico que decide cuánta fuerza se envía a las ruedas traseras a través de una centralita. En esta quinta generación se ha trabajado para mejorar el funcionamiento y reducir el peso (-1,5 kg) para minimizar el impacto negativo sobre consumo y emisiones.

De paseo con el León X-perience

Seat Snow Camp 2018 5

Pero de poco vale la teoría, como mejor se comprueba el funcionamiento de los avances tecnológicos aplicados a la seguridad es poniéndolos en práctica, así que nos montamos en un SEAT León X-perience. Algo más alto que un León ST, con protecciones y dotado de tracción 4Drive, nos lanzamos al bosque austriaco.

Por delante una ruta de 15 kilómetros rodeados literalmente de nieve y árboles. El recorrido estaba trazado sobre un estrechísimo camino escarbado en un manto de nieve de casi dos metros en algunos puntos y donde la superficie sobre la que rodamos era, por supuesto, nieve compactada.

Seat Snow Camp 2018 2

Ayudado exclusivamente por los neumáticos de invierno Michelin Alpin 5, lo complicado de la ruta se tornó en un apacible paseo. Los neumáticos parecían atornillados sobre el terreno, aportando una sensación de seguridad absolutamente para cualquier coche que no estuviera preparado para estas labores.

Los neumáticos específicos son una garantía de éxito sobre condiciones complicadas, pero no lo son todo. Pese a lo entretenido de la ruta, el sistema 4Drive estaba continuamente entrando en funcionamiento, pero de una forma sutil y prácticamente imperceptible.

Los giros muy cerrados o las zonas donde la nieve dejaba paso en un lateral a la tierra húmeda no suponían un mayor obstáculo y el X-perience pasaba de manera sosegada, demostrando buenas aptitudes para las familias con una vida intrépida.

Subimos una montaña helada con el SEAT Ateca

Seat Snow Camp 2018 8

Más tarde, con más sol pero con la mañana igual de fría, nos subimos a un SEAT Ateca FR también equipado con el sistema de tracción total 4Drive y neumáticos de invierno. En este caso nos enfrentaríamos a algo más que un paseo apacible ya que lo que teníamos por delante era el ascenso de una montaña.

Arancando a 1.070 metros de altura y subiendo de manera continua sobre pendientes pronunciadas hasta rozar los 1.600 metros, el firme era realmente complicado. Una estrecha pista de tierra y piedras completamente cubierta de hielo sobre la que cuando salimos a hacer alguna foto era realmente complicado mantener el equilibrio.

Seat Snow Camp 2018 004

Neumáticos de invierno y 4Drive es una combinación ganadora para alcanzar lugares donde no pensarías que pudiera llegar un coche generalista

En cambio, el Ateca calzado con Alpin 5 mantenía la compostura de una forma mucho más digna. La tracción integral hacía su efecto de manera sumamente efectiva, impidiendo que las ruedas comenzasen a patinar de manera ineficiente y consiguiendo un ascenso que finalmente nos llevaría a la cumbre con una sorpresa.

Arriba de la montaña nos dimos cuenta de dos cosas: la primera fueron las vistas, y la segunda que habíamos subido con el modo Sport seleccionado sin darnos cuenta, y aún así fue capaz de hacer todo lo que le exigíamos. Incluso buscando situaciones comprometidas al parar en plena pendiente y volver a arrancar sobre el terreno congelado.

Dsc 1518

Para la bajada sí que conectamos el modo Offroad que, aparte de recibir una configuración específica del tacto del acelerador y de las ayudas de conducción, también dispone del asistente de descenso de pendientes.

Con él conectado basta con indicarle con el acelerador o el freno la velocidad a la que queremos afrontar un descenso para que el sistema se encargue por completo de mantener la velocidad bajo control, sin inmutarse de lo que haya bajo sus ruedas aunque en ocasiones sí tiene alguna reacción un poco brusca y no es del todo confortable.

Aprendizaje y diversión con Jordi Gené y el León Cupra ST

Seat Snow Camp 2018 9

Y dejamos lo mejor para el final, porque junto a una pequeña pista sobre hielo en la que se dispusieron estratégicamente unos conos nos esperaba Jordi Gené (piloto y desarrollador de SEAT) dispuesto a enseñarnos cómo se conduce sobre hielo, sin ayudas electrónicas y sólo haciendo uso de la tracción integral 4Drive del SEAT León Cupra ST.

Una sucesión de curvas lentas, una curva parabólica amplia y de vuelta tres curvas rápidas enlazadas. El pequeño trazado helado nos sirvió para aprender que un coche sin ayudas puede ser fácil de manejar, divertido en situaciones controladas y, sobre todo, seguro.

Seat Snow Camp 2018 014

Además de divertido, conducir sobre hielo sin ayudas te permite conocer mucho mejor tu coche y darte cuenta de lo mucho que sois capaces ambos

A golpe de gas y apuntando siempre con las ruedas delanteras hacia dónde queríamos ir, la tracción a las cuatro ruedas del Cupra era capaz de llevar el coche completamente cruzado hacia la siguiente curva con cambios de dirección sorprendentemente controlados.

Es un poco trampa, pero también pudimos probar el mismo Cupra pero calzado con neumáticos de clavos. El hielo no parecía ser entonces tan temible y la tracción era considerablemente más generosa, pero aún así el deslizamiento estaba allí donde querías encontrarlo, convirtiendo lo que sería una situación peligrosa en carretera en un juego de aprendizaje.

Seat Snow Camp 2018 015

Y es que estos ejercicios deberían ser una parte fundamental de nuestro proceso de formación como conductores. Quizá en España no tengamos los climas gélidos del norte de Europa, pero trabajar las habilidades que podemos necesitar ante cualquier imprevisto es un extra de seguridad que no se paga con dinero y que unido a las medidas de seguridad de los coches modernos puede salvarnos de algún que otro susto.

Por desgracia, todo se acaba y tuvimos que despedirnos de las cruzadas sobre hielo, pero con la satisfacción de saber que los coches modernos son mucho más que ayudas electrónicas y habiendo entendido por qué los 4Drive son vehículos tan populares allí donde se necesita un coche práctico y muy seguro.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio