Compartir
Publicidad

La etiqueta del neumático, una herramienta para el comprador que va calando

La etiqueta del neumático, una herramienta para el comprador que va calando
35 Comentarios
Publicidad

Cuentan en Goodyear Dunlop, gracias a un estudio que les han hecho la gente de IPSOS MarketQuest en seis mercados europeos, que aquellos compradores que están al tanto de que existe algo llamado etiqueta del neumático toman en cuenta las indicaciones que esta ofrece para decidirse por una u otra marca. El 71 % de la gente lo hace así, y el 54 % de los vendedores utilizan la información de las etiquetas como argumento de venta.

Para los propietarios de turismos, el agarre sobre mojado es el parámetro más importante. De hecho, un 52 % lo considera uno de los tres principales aspectos al comprar neumáticos. La eficiencia de combustible, que va unida a una mejor resistencia a la rodadura, es un aspecto valorado por el 47 % de los consumidores, mientras que el ruido exterior está presente en las respuestas del 41 %.

En la parte de vehículos industriales, analizando 500 flotas de Francia, Alemania, Italia, Polonia y España resulta que el 54 % de los compradores de neumáticos se guían por la etiqueta, y es la eficiencia de combustible el parámetro más importante en la decisión de compra de los profesionales de la conducción.

En vísperas de que entrase en funcionamiento y de forma obligatoria esta herramienta de comparación, en Circula Seguro dedicamos un poker de artículos bastante completito sobre el etiquetado de los neumáticos. De hecho, a la etiqueta le faltan algunos parámetros que serían de mucha utilidad para el comprador (duración del neumático, agarre en seco, adherencia en curvas, ¡equilibrio entre todas sus prestaciones!), pero por algo se empieza.

Aquí, el problema puede ser el siguiente: los fabricantes punteros dedican sus esfuerzos a cubrir necesidades más allá de la etiqueta, y con eso ya desplazan a los fabricantes más modestos, cuyos productos no siempre están a la misma altura de calidad aunque salgan reventados (de precio). ¿Pero qué ocurrirá si los fabricantes modestos aprenden a salir guapos en la foto de la etiqueta sin cubrir otros puntos sensibles? Quizá valga la pena recordar que nadie da duros a cuatro pesetas.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio