Precalentar el coche en invierno, la mejor forma de mantener la autonomía del coche eléctrico a bajas temperaturas

Precalentar el coche en invierno, la mejor forma de mantener la autonomía del coche eléctrico a bajas temperaturas
48 comentarios

Si bien hay muchas formas de conducir de forma eficiente un vehículo equipado con baterías, hay elementos como las bajas temperaturas que están fuera de nuestro alcance pero que afectan a la autonomía entre cargas entre un 20 % y un 30 % debido a un uso mayor del sistema de calefacción.

No obstante, podemos poner en práctica una serie de hábitos que permiten reducir el consumo de energía en invierno, como preacondicionar el vehículo antes de ponerlo en marcha.

La bomba de calor como 'arma' principal

Xc40 Recharge

Como los vehículos eléctricos no dependen del calor residual de un motor de combustión, deben utilizar o bien una bomba de calor, o bien el sistema de calefacción o los asientos y el volante calefactados para calentar el habitáculo.

No es que la batería pierda autonomía por arte de magia, sino que en invierno acaba trabajando más (también con altas temperaturas). Así, entre los hábitos más recomendables para mantener la autonomía en invierno y no pasar frío están:

  • Cargar el vehículo lo máximo que recomiende el fabricante en los meses más fríos, para contar con la máxima autonomía posible.
  • Calentar el habitáculo cuando el vehículo esté cargándose.
  • En marcha, hacer uso de los asientos calefactados y del volante si el coche cuenta con esa opción, y hacer un uso moderado de la calefacción.
  • Tener en cuenta que en los trayectos cortos el consumo de energía es mayor.
  • Si vives en zonas especialmente frías, elegir vehículos equipados con una bomba de calor. Algunos de ellos son el Renault Zoe, el Tesla Model S y X, el Volvo XC40 Recharge, el Hyundai Ioniq, el Nissan LEAF o el Kia e-Soul. También hay vehículos híbridos enchufables, como el Audi Q7 e-tron que lo incorporan.

La bomba de calor es un sistema de aire acondicionado a la inversa que permite aprovechar el calor residual de los componentes eléctricos para climatizar el habitáculo.

Sus dos grandes ventajas residen en que pueden operar en ambas direcciones (es decir, proporcionar calefacción o enfriamiento del aire del habitáculo) y pueden transportar más calor que la energía requerida para operarlas.

Nissan Leaf
Funcionamiento de una bomba de calor. Fuente: Nissan.

No obstante, la mayoría solo pueden funcionar en un rango de temperatura limitado, como ocurre cuando en el exterior hace demasiado frío. Con temperaturas extremas se vuelven menos eficientes.

Por otro lado, el uso del volante y los asientos calefactables permiten calentar al conductor y a los pasajeros de forma localizada (si el vehículo está equipado con este extra) sin necesidad de tirar de calefacción, y reduciendo la cantidad de calor que necesita la cabina.

La mayoría de eléctricos e híbridos enchufables cuentan ya con una app integrada que permite programar el preacondicionamiento del vehículo, de forma que active la bomba de calor, la calefacción o los asientos calefactables antes de iniciar el viaje y quizá, mientras se carga.

En Motorpasión | Los mejores SUV híbridos enchufables aptos para Etiqueta CERO de la DGT por menos de 40.000 euros

Temas
Inicio