Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

Seguridad vial en túneles, espacios con muchas particularidades

Seguridad vial en túneles, espacios con muchas particularidades
Sin comentarios

Entramos en un túnel y de repente el entorno cambia bruscamente, el horizonte, la luz, la visión o la propia sensación de velocidad nos indican que nos encontramos en una situación especial que requiere de una serie de precauciones y normas a tener en cuenta.

En España hay alrededor de 1.000 kilómetros de túneles. Kilómetros que aumentan año tras año, dado que los túneles son cada vez más una parte fundamental en el objetivo de conseguir carreteras más seguras.

Algunas de estas infraestructuras por sus dimensiones e importancia son imprescindibles en las comunicaciones de una gran ciudad, como es el caso de los túneles de la M-30 de Madrid. Sus cuatro túneles en conjunto suman más de 48 kilómetros de longitud, siendo la mayor red de túneles urbanos a nivel europeo.

En la seguridad de estos entornos el conductor ─y su comportamiento─, es una pieza clave.

Siempre la luz de cruce

Dentro del túnel es obligatorio circular con las luces de cruce, no solo importante para ver, sino sobre todo para ser visto. En el momento de entrar o salir durante el día, se pueden producir deslumbramientos. Esos cambios bruscos de luz nos ciegan y podemos perder la referencia de otros vehículos que circulan cerca.

Istock 467280211

Por muy corto que sea el túnel y aunque parezca que tenemos perfecta visión del mismo, en esos momentos la iluminación del resto de los vehículos se convierte en nuestro punto de referencia.

A las salidas de los túneles pueden producirse deslumbramientos

La iluminación de los túneles está diseñada teniendo en cuenta esta situación. Si te fijas bien, podrás observar que la iluminación –el número de luminarias encendidas o la distancia entre estas–  es diferente en la parte central que en los tramos de entrada o salida.

Por otra parte, el uso de los intermitentes se hace, si cabe, más imprescindible dentro del túnel. Hay que evitar cualquier incidente por pequeño que sea, por lo que la comunicación entre los usuarios resulta vital.

Informados gracias a la señalización

En líneas generales, es conveniente prestar atención a la información previa que se nos ofrece, por ejemplo, la longitud del túnel, eso nos orientará sobre el tiempo que tardaremos en atravesarlo.

Istock 465521910

La mayoría de los túneles de una longitud considersable tienen señalización variable previa que nos puede avisar de situaciones extraordinarias, como pueda ser el corte del mismo o la existencia de algún accidente. Si disponemos de la máxima información, resulta más sencillo actuar en consecuencia.

Otras veces, en el acceso puede haber un semáforo. Si este aparece en rojo, por supuesto, no se debe acceder, al igual que si observas que la circulación está detenida. Desde los centros de control disponen de protocolos que pondrán en marcha coordinados con las fuerzas del orden y nos indicarán la forma de proceder.

Una vez en el interior, el conductor debe conocer el lugar de las salidas de emergencia, que se muestran señalizadas, al igual que los postes SOS. Saber su ubicación de antemano puede ser muy útil en caso de emergencia.

Maniobras no permitidas y conducción segura

Al igual que otras infraestructuras, como los puentes, en la que protagoniza este artículo hay normas específicas, muy claras y concretas cuyo objetivo es minimizar el riesgo. Así, no está permitido realizar un cambio de sentido, aunque nos encontremos en una vía de doble sentido. Tampoco parar, salvo en caso de emergencia.

En el interior de un túnel, está estrictamente prohibido parar y cambiar de sentido

Asimismo, con carácter general, aumenta la distancia de seguridad y sé mucho más previsor si cabe, intentando anticiparte a las maniobras de otros conductores. En túneles urbanos con frecuentes entradas y salidas, facilita los cambios de carril de otros conductores para favorecer la fluidez dentro del tráfico en su interior.

Ante una avería, ¿cómo actuar?

Sufrir una avería dentro de un túnel supone una situación peligrosa, por lo que hay que actuar con mucha precaución.

Istock 178798406

Juan Torres García, jefe del departamento de Atención a Incidencias y Vigilancia de EMESA/M-30, destaca que “generalmente los usuarios toman las precauciones aprendidas en las autoescuelas, indicación de los avisadores luminosos de emergencia, colocación de triángulo de emergencia y puesta de chaleco de alta visibilidad. Estas pautas son las mismas que se usan a cielo abierto y no realizan ninguna actuación más allá por el hecho de estar en túnel”.

Sin embargo, añade que existen otras actuaciones y aspectos que se deberían de tener en cuenta por las particularidades de la infraestructura. Entre ellos, el uso de los elementos de seguridad de los que dispone, como  los postes SOS, extintores o bocas de incendio equipadas.

No se debe permanecer entre el sentido del tráfico y el vehículo detenido, y sí delante de este

Ante una avería, si es posible, se dejará el vehículo en un apartadero o lo más próximo al hastial o las paredes del túnel. De igual modo, hay que procurar no permanecer en la calzada y hacer uso de los vestíbulos de las salidas de emergencia, sobre todo si en el vehículo va más de un ocupante o si hay niños pequeños o personas mayores. Además, el coche debe de permanecer con las ruedas giradas hacia el hastial del túnel y el propietario de este, unos metros por delante.

¿Y si me quedo en medio de la carretera?

Se puede dar la circunstancia de que por causa de avería o colisión nos quedemos literalmente en medio de la circulación. Se trata de un momento delicado, pero actuando con seguridad y sentido común podemos evitar males mayores.

Junto al alumbrado de cruce obligatorio al entrar en un túnel, utiliza las luces de emergencia. Detén el motor y colócate el chaleco reflectante antes de salir del coche. Es posible que otros vehículos se hayan detenido también y consigan que el efecto de luces de freno retenga o ralentice la circulación. Una vez seguro, señaliza con los triángulos de emergencia y sitúate en el arcén junto con el resto de ocupantes si los hubiere.

Istock 1165500664

En cualquier caso, se trata de buscar la zona más segura posible, como un refugio o un apartadero, o incluso la propia salida del túnel si está cercana. Aunque no es muy frecuente, las averías y accidentes en estos entornos ocurren, por lo que hay que saber cómo actuar.

Es posible que no tengas cobertura en el túnel, busca los postes SOS y sigue las instrucciones

En el caso de los túneles de la M-30 de Madrid, según nos comenta Lucía Ruíz Rivero, responsable de Explotación de la M-30, las principales actuaciones que se realizan dentro de los túneles están principalmente relacionadas con vehículos que han sufrido una avería mecánica. Representan el 66% de las intervenciones realizadas en túnel.  Otro 11% se corresponde a distintos tipos de accidentes, entre los que predomina el accidente por alcance y los choques con los laterales del túnel.

Si hay retenciones en el túnel…

En caso de que se produzca una retención en el túnel y tengas que detenerte, hazlo manteniendo la mayor distancia de seguridad posible con el vehículo que te precede, utiliza las luces de emergencia y, si la parada es prolongada, detén el motor. Pero no salgas del vehículo.

Istock 1025306176

Muchos túneles están equipados con un sistema de megafonía que nos puede informar de la situación y de cómo actuar en ese momento. También existen sistemas de información por radio, cuyas emisoras están indicadas en la entrada y a lo largo del recorrido.

Los centros de operaciones controlan en todo momento la “salud de la circulación” dentro de los túneles y personal especializado está pendiente de cualquier incidencia para actuar en un tiempo récord. Sin embargo, en los primeros instantes somos nosotros los que debemos actuar con diligencia.

Imágenes | iStock/poliki, Miguel Perfectti, Vladimir Vinogradov, StefanieDegner, scubaluna, Goran Jakus Photography

Publicidad

También te puede gustar

Inicio

Explora en nuestros medios