Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

Cinco señales inequívocas, para y descansa

Cinco señales inequívocas, para y descansa
Sin comentarios

Probablemente esta situación te resulte familiar: estamos llegando a nuestro destino tras un largo viaje y nos encontramos cansados, muy cansados. Nuestro cuerpo nos pide que paremos a descansar, a echar una cabezada o sencillamente a estirar las piernas y beber agua.

Sin embargo, desde alguna parte de nuestro cerebro una voz nos dice: "¡No, ya estamos llegando, ya descansarás cuando llegues!". Decidimos no parar y, en la mayoría de los casos, tenemos suerte y  llegamos al destino venciendo al cansancio o al sueño, pero no siempre es así.

Una parada a tiempo es la elección más acertada; en los trayectos largos, los últimos kilómetros son especialmente peligrosos. Las ganas de llegar, la impaciencia y la ansiedad que se produce al viajar a un lugar diferente se mezclan con la fatiga y el cansancio acumulado, creando un coctel explosivo y muy poco recomendable para conducir.

El agotamiento avisa de formas muy diferentes, ¿lo has notado alguna vez?

El 55% de los automovilistas fuerza al máximo en sus viajes para seguir conduciendo al sentir somnolencia y no parar a descansar, según el estudio de Línea Directa “Influencia de la Somnolencia en los accidentes de tráfico en España”. El sueño avisa de múltiples formas, no está de más que demos un repaso a cuáles son esos avisos y conozcamos la importancia que tienen.

Señales de cansancio

Cuando estamos cansados, nuestros movimientos se vuelven más lentos y torpes, perdemos reflejos.

Istock 1000902014

Desvíos en la trayectoria o más tiempo distraídos… ¡estamos cansados!

Dedicamos más tiempo de lo normal a ciertas operaciones habituales mientras conducimos, esto es una señal de que estamos cansados. Por ejemplo mirar por el espejo retrovisor: las miradas a los espejos han de ser breves y suficientes para obtener toda la información que necesitamos. No obstante, cuando no estamos en plenas facultades, el tiempo que necesitamos es mayor, nos quedamos mirando más tiempo al espejo –desviando la atención de la carretera–, incluso en muchas ocasiones tenemos que volver a mirar y remirar porque no nos acordamos de lo que hemos visto.

Otra señal frecuente es la producida por el desvío de la trayectoria. Poco a poco, nos vamos saliendo de nuestro carril y, si no fuera por la llamada de atención de las líneas con resaltes o de alguien que nos alerta, cuando recuperamos la consciencia ya estaríamos fuera de la carretera.

Teniendo en cuenta esto último, un sistema que cada vez más incluyen los vehículos es el aviso por cambio de carril. Se trata de una tecnología que detecta ese cambio o pérdida de trayectoria y despierta – perdón, advierte– al conductor.

Microsueños: dame solo unos segundos

Este proceso es el previo al sueño, pero la mayoría de las veces ni siquiera nos damos cuenta. Se trata de un periodo muy breve, de segundos, en el que nuestro cerebro “desconecta” y no responde a ningún estímulo exterior.

Istock 665599264

Es algo que la mayoría de los conductores hemos sufrido alguna vez y forma parte de esa lucha que establecemos con el sueño y que puede acabar siendo una batalla perdida si no nos retiramos a tiempo.

Los microsueños son la “antesala” del sueño, en la que nuestro cerebro desconecta unos segundos

Según el estudio 'Sueño y fatiga, ¿cuáles son los hábitos de los conductores españoles?'de la Fundación CEA, alrededor del 60% de los conductores manifestaban haber sufrido microsueños mientras conducían, y hasta un 72% de los encuestados declaraban haber sufrido somnolencia al volante. Cada persona tiene sus ritmos y necesidades de dormir, pero alguien que haya descansado correctamente de manera natural, a diario, por lo general, sufrirá menos microsueños.

Detrás de estas brevísimas cabezadas puede estar el no haber descansado bien durante la noche. Muchos conductores, incluso sin saberlo, sufren el Síndrome de la Apnea del Sueño (SAS), que produce interrupciones respiratorias frecuentes mientras la persona duerme, lo que provoca mayor somnolencia durante el día.

Cambios bruscos de comportamiento

La falta de sueño tiene un gran impacto en la salud a largo y a corto plazo. En este último caso, un indicador del agotamiento es nuestro propio comportamiento. Al no estar en plenitud de facultades, nuestra capacidad de atención y nuestra memoria se ven mermadas, aspectos que tratamos de contrarrestar con conductas más impulsivas y menos controladas.

Istock 621374602

Estos otros signos inequívocos de nuestra fatiga que se muestran a través de nuestra conducta son, a menudo, padecidos por aquellos que nos rodean. En cuestión de segundos, pasamos de ser una persona agradable al más agresivo de los conductores o de estados eufóricos a otros casi al borde de la depresión.

Cambios bruscos de humor y estado de ánimo, otro síntoma de fatiga

De acuerdo con la Asociación Mundial de Medicina del Sueño (WASM, por sus siglas en inglés), "dormir bien es uno de los tres pilares fundamentales para gozar de una buena salud, además de una dieta equilibrada y ejercicio regular". Y, según Shirley Cramer, directora ejecutiva de la Real Sociedad de Salud Pública (RSPH), "si sufres falta de sueño, tienes más posibilidades de sufrir un accidente", esta experta afirma que, "uno de cada cinco accidentes de coche tiene que ver con la falta de sueño".

La lucha contra el sueño

De repente nos encontramos que subimos la música, bajamos la ventanilla para que nos de el aire, bebemos agua e incluso nos mojamos la cara, ¿qué estamos haciendo?

Istock 1214676307

Sencillamente estamos luchando contra el sueño. Nuestro cuerpo y mente se defienden ante el ataque de Morfeo, y esto, precisamente, es otra señal de que estamos en peligro.

Subir la música, correr más, bajar las ventanillas… empieza la lucha contra el sueño

En algunos casos esa lucha se convierte en un aumento de velocidad. Con el fin de permanecer más atentos, muchos conductores corren más. Así, además, se tiene la idea de que se llegará antes al destino. Esto es un grave error. Aunque la primera sensación es de un aumento de atención, finalmente, el conductor se adapta a esa nueva situación y las consecuencias del posible accidente serán mayores.

Avisos de los sentidos

Nuestro cuerpo también trata de avisarnos a través de los sentidos: se seca la boca, se nubla nuestra vista, escuchamos un zumbido permanente o dejamos de agarrar el volante con fuerza.

Istock 875049350

El cuerpo nos avisa. Ante estos síntomas, reiteramos, ¡para y descansa!

El sueño y la conducción son incompatibles. A pesar de ello, las estadísticas no resultan del todo claras, ya que en muchos casos los siniestros por sueño se engloban dentro del grupo de las distracciones.

En cualquier caso, un accidente producido por que el conductor se ha quedado dormido es extremadamente peligroso, ya que no se plantea un intento de evitar el accidente ni tampoco una deceleración que pueda disminuir las consecuencias. El riesgo de morir en un accidente a causa de la somnolencia es más del doble que si se sufre un accidente convencional.

La prevención pasa por dormir bien

La National Highway Traffic Safety Administration de Estados Unidos, constató que 40.000 personas sufren lesiones cada año debido a problemas relacionados con la falta de sueño, y 1.550 personas mueren en este tipo de accidentes en el país. Por otra parte, el Harvard Medical School encontró que 250.000 conductores se quedan dormidos cada día al volante.

Istock 1081980122

Estar descansado para conducir, la clave para hacerlo con confianza y seguridad

Se trata de cifras que dejan bien clara la importancia de ir descansado antes de conducir. La falta de descanso está detrás de muchos de los errores que se cometen al volante; no dormir bien nos vuelve más torpes y merma nuestros reflejos.

Dormir poco tiene consecuencias importantes para la salud. Según algunos estudios, entre el 35% y el 40% de la población adulta duerme menos de siete a ocho horas entre semana, cuando un adulto promedio requiere de siete a nueve horas de sueño todas las noches para evitar los efectos de la somnolencia.

Si tienes a menudo algunos de los síntomas que hemos comentado, por favor, tómate en serio el descanso. El coche no es el lugar para dormir.

Imágenes | iStock|Doucefleur, simonapilolla, RossHelen, Antonio_Diaz, Darwel, jordieasy, Viacheslav Peretiatko

Publicidad

También te puede gustar

Inicio

Explora en nuestros medios