DS se ha cansado de las pantallas multimedia y quiere volver a los interiores de lujo analógico

DS se ha cansado de las pantallas multimedia y quiere volver a los interiores de lujo analógico
30 comentarios

En los últimos diez años de automoción hemos visto cómo las pantallas multimedia ganaban cada vez más protagonismo en los salpicaderos de los coches. Tanto es así que ahora, en los modelos más recientes, llegan a ocupar la mayor parte del tablero.

Esta costumbre, tan estética como tecnológica, parece haberse aceptado de forma tácita por todas las marcas. Sin embargo algunas personalidades como el jefe de diseño de DS Thierry Métroz quieren ahora iniciar una cruzada para eliminarlas, tal y como él mismo ha contado en una entrevista para Autocar.

Ni sexys, ni lujosas... ni demasiado seguras

Ds 7 Screen

En dicha entrevista Métroz se despacha a gusto con las tendencias actuales: "El problema de la pantalla es que, cuando la apagas, te quedas con una superficie rectangular negra marcada de huellas dactilares. No es muy sexy, ni muy lujoso".

Por ello, a pesar de que reconoce la fortaleza de esta moda piensa igualmente que "es un poco estúpida porque el hecho de no tener salpicadero, sólo una gran pantalla, no es la filosofía de DS". De ahí que el objetivo para los próximos lanzamientos de la marca sea "eliminar todas las pantallas en nuestros futuros interiores".

Y hablando de lanzamientos de DS, a juzgar por los más recientes sí parece que los parisinos quieren aplicar esta hoja de ruta. Por ejemplo: la minipantalla táctil que en el DS 4 permite manejar el sistema multimedia sin tocarlo directamente no se ha trasladado (como hubiera cabido esperar) al habitáculo del actualizado DS 7.

DS 4

Por el momento esta 'cruzada contra las pantallas' sólo es una opinión de un diseñador jefe dentro de las múltiples marcas que maneja Stellantis en todo el mundo. Pero dadas las fuertes sinergias que existen dentro de este consorcio y la unificación de sus tecnologías de infoentretenimiento, no se puede descartar que su pensamiento termine llegando a otras como Peugeot, Opel o incluso las americanas Dodge y Jeep.

Asimismo, más allá del diseño el ámbito de la seguridad vial tendría razones igualmente buenas para apoyar su eliminación. No en vano, estudios como el de la Asociación Canadiense de Automóviles (CAA) ya reflejan la manipulación en marcha de las pantallas como una fuente notable de distracciones que pueden provocar accidentes.

De hecho, en España esta acción es punible: la Dirección General de Tráfico (DGT) puede sancionarnos con multas de hasta 200 euros y tres puntos menos en el carné si nos sorprenden tocándola con los dedos mientras circulamos.

Sea como fuere, parece que el debate sobre las pantallas en nuestros coches está a punto de comenzar. Eso sí, suprimirlas o al menos contener su relevancia implica crear un nuevo problema de ergonomía al volante. Y es que, por ahora, no existe una alternativa mejor para facilitar el uso de ciertas funciones como, por ejemplo, seleccionar un modo de conducción o consultar la ruta en el navegador.

Temas
Inicio