El nuevo BMW XM híbrido enchufable rozará las tres toneladas de peso, pero en BMW creen que será el último con sobrepeso

El nuevo BMW XM híbrido enchufable rozará las tres toneladas de peso, pero en BMW creen que será el último con sobrepeso
8 comentarios

Los coches pesan cada vez más. Es una tendencia global que las marcas justifican alegando que el público quiere coches más seguros, más espaciosos y confortables.

Y todo ese equipamiento tiene un peso, lógicamente. Con el auge de los coches eléctricos y de los híbridos enchufables, el peso de los coches no ha dejado de subir.

Hemos llegado a un punto en el que nos estamos acercando al límite de lo que permite el carnet de conducir B. Y uno de los coches más pesados que llegará al mercado será el BMW XM, el cual podría acercarse a las 3 toneladas en orden de marcha.

PIVOT

Sin embargo, el director de proyecto del BMW Serie 7, Christoph Fagschlunger, explicó en una entrevista con CarSales que el sobrepeso en la automoción ha llegado a su cenit y que ahora comenzará una dieta.

Coches que ya rozan las tres toneladas

El exceso de peso en los coches no es una tendencia exclusiva de BMW. Es algo generalizado en la industria. El coche más pesado actualmente en venta en España es el nuevo Range Rover P510e, el híbrido enchufable de 510 CV que, con su batería de 30 kWh y motor eléctrico, alcanza los 2810 kg.

BMW i7

Le siguen modelos como el BMW i7 xDdrive60 de 2.715 kg, el Mercedes EQS (2.680 kg) o el BMW iX M60 (2.584 kg). Luego está el caso extremo del GMC Hummer EV y sus más de 4 toneladas en vacío, porque en Europa sería preciso un carnet de camión para llevarlo.

Pero BMW cree que hay un techo natural para el peso excesivo de los automóviles, y acabamos de alcanzarlo con máquinas como el nuevo BMW X7 y la limusina eléctrica i7. Incluso el i7 no será el BMW más pesado, porque el XM híbrido enchufable de M será aún más pesado, admitió.

BMW XM

"No creo que los coches vayan a ser más pesados de lo que son ahora, y hay muchas razones para ello", añadió Fagschlunger. "Para nosotros, como empresa que ofrece vehículos de pasajeros, todavía es posible cubrir todos los requisitos dentro de las restricciones de peso existentes".

BMW insiste en que el aumento de peso de los coches de la última década se debe a una confluencia imperfecta de un éxodo masivo de la clientela hacia los crossovers y los SUV, además de la seguridad, la hibridación y ahora los vehículos eléctricos.

BMW i7

Aunque la seguridad de los coches es la excusa automovilística más utilizada para justificar el aumento de peso, la respuesta en realidad es más sencilla: el lujo. El asiento de conductor de un coche premium actual, admitió Fagschlunger, pesa al menos 40 kg más que hace 20 años, y algunos asientos de coches de lujo pesan hasta 100 kg cada uno. Entre calefacción, ventilación, función masaje y ajustes eléctricos de toda clase, al final todo acaba añadiendo peso.

Y no es sólo los asientos, podemos también añadir los protones eléctricos, el soft-close de las puertas (donde la puerta termina de cerrarse sola). El primer BMW X6 contaba ya algo así como 56 módulos electromecánicos (si mi memoria no me falla) y no contaba ni con la mitad de funciones y accesorios de lujo que el modelo actual. Y unos años más tarde nos encontramos con el BMW i7 y su pantalla trasera retráctil de 32 pulgadas...

¿Hemos llegado al límite de peso?

BMW X7

Pero si la clientela pide cada vez más equipamiento de lujo, o las marcas proponen cada vez más accesorios para destacar sobre sus rivales, cómo va a poder la industria contener el peso dentro de los límites legales que implica el permiso de conducir europeo de 3.500 kg, en un coche eléctrico con su pesada batería.

Para Fagschlunger, más confort en la actualidad no significa tener más peso. “Las tecnologías para conseguir confort son cada vez más inteligentes. Puedes acabar con el ruido de la carretera con masas alrededor del coche, o puedes tener una cancelación activa del ruido de la carretera".

En todo caso, parte de la respuesta de cómo revertir el exceso de peso está justamente en las baterías, asegura Fagschlunger, que verán su densidad energética aumentar. El almacenamiento de la energía se reducirá y tendremos “más energía en el mismo peso o menos peso. Ese es el camino del desarrollo de las baterías”.

Por otra parte, "el tamaño de los coches tendrá un final natural algún día, cuando no quepa en el garaje o se pueda girar en la esquina de la calle. Ese día está cada vez más cerca” añade el directivo de BMW.

Temas
Inicio