Publicidad

La DGT inicia una nueva campaña que pondrá los coches bajo lupa, y avisa: usará lectores de matrícula para comprobar la ITV

La DGT inicia una nueva campaña que pondrá los coches bajo lupa, y avisa: usará lectores de matrícula para comprobar la ITV
32 comentarios

Publicidad

Publicidad

La DGT ha iniciado este lunes 20 de enero una nueva campaña de vigilancia que durará hasta el próximo domingo, 26 enero, y en la que los agentes comprobarán el estado de neumáticos, alumbrado, parabrisas, frenos, luces, señalización, parabrisas sin daños y otros elementos de los vehículos que circulen durante esta semana por las carreteras.

En pleno apogeo del temporal Gloria, que está dificultando e impidiendo la circulación de tráfico rodado en numerosos puntos de España, la institución pública pone en marcha siete días de extrema vigilancia que llevarán a cabo los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil y el resto de policías locales y autonómicos en consonancia con otro aliado: 30 lectores de matrícula.

Y es que la DGT utilizará los sistemas de control y monitorización para comprobar si los vehículos circulan con la ITV en vigor. En los casos en los que se detecte una irregulación, se procederá a la correspondiente multa aunque la inspección haya expirado justo el día anterior puesto que no se contempla margen alguno en la normativa.

Dicha sanción oscila entre los 200 euros (100 euros en pronto pago) para los casos en los que la ITV estuviese caducada o el resultado fuese desfavorable (infracciones graves), y los 500 euros en el supuesto de que el resultado de la ITV sea negativo (infracción muy grave), es decir, cuando las deficiencias del vehículo ponen en riesgo la seguridad vial. En ambas hipótesis, no obstante, no se contempla la detracción de puntos.

Dgt Lector Matriculas

Tráfico recuerda que "un correcto mantenimiento de un vehículo contribuye decisivamente a asegurar unas condiciones de seguridad adecuadas, y estas son verificadas periódicamente en las inspecciones técnicas y de ahí su comprobación". En las últimas verificaciones telemáticas realizadas, se detectó que el 1,64% de los vehículos que circulaban no llevaban la ITV en vigor.

Una cifra a priori menos alarmante que las 4.457 denuncias que interpusieron las autoridades en solo una semana a conductores que fueron pillados circulando sin la inspección en regla durante la anterior campaña de vigilancia intensiva del mantenimiento de los vehículos, desarrollada el pasado mes de noviembre.

Asimismo, en octubre de 2019, la DGT denunció a 3.687 conductores de furgonetas por este mismo motivo en la última campaña de vigilancia especial sobre este tipo de vehículos, siendo los excesos de velocidad la otra causa principal de las sanciones.

Matrícula, neumáticos, iluminación... los otros elementos vigilados

Precisamente la matrícula, el elemento del que harán uso las cámaras de Tráfico para detectar los vehículos que circulan con la ITV en estado irregular, será otro de los elementos supervisados.

Se debe verificar que las placas de matrícula del vehículo no presentan obstáculos que impidan o dificulten su lectura e identificación, pues en caso de ser ilegible se considera una infracción grave que acarrea una sanción de 200 euros sin detracción de puntos. No obstante, si la placa de la matrícula ha sido manipulada, la multa asciende a 6.000 euros y la pérdida de 6 puntos.

Otros componentes que ese supervisarán son los relativos al alumbrado y señalización. La finalidad de las luces de los vehículos no sólo es la de ver, sino también la de ser visto, y por ello se aconseja prestar una especial atención al mantenimiento y regulación de los faros a fin de conseguir, por un lado, disponer de luz suficiente y, por otro, no deslumbrar a quién circula por las mismas vías públicas.

Además, se recomienda reemplazar las lámparas cada 40.000 km o dos años, y hacerlo de forma simultánea en los grupos ópticos delanteros o traseros puesto que su uso es simétrico en la mayoría de los casos.

Cabe recordar que de acuerdo con el artículo 43 de la Ley de Tráfico y Seguridad Vial, que recoge la obligación del uso del sistema de alumbrado cuando las circunstancias así lo requieran, la multa asciende hasta los 200 euros en los casos en los que se circule con un faro fundido.

Por otra parte, el Reglamento General de Circulación especifica que "la superficie acristalada del vehículo deberá permitir, en todo caso, la visibilidad diáfana del conductor sobre toda la vía por la que circule", en referencia al parabrisas, que también será analizado por los agentes. Un desgaste excesivo de las escobillas de los limpiaparabrisas puede llegar a ser penalizado con una sanción económica de 80 euros, sin detracción de puntos.

Coche Guardia Civil

Como suele ser habitual en este tipo de campañas, los neumáticos también estarán bajo el foco de atención. Estos son los "grandes olvidados", como los describe la DGT en su escrito, a pesar de que la entidad ha mostrado su preocupación en reiteradas ocasiones ante la falta de supervisión de las gomas por parte de los conductores.

En concreto, cifra en más de un millón de los vehículos, un 5%, los que circulan con defectos graves en las ruedas, principalmente por "llevar una profundidad del dibujo por debajo del mínimo legal de 1,6 mm; tener un desgaste irregular debido a una mala suspensión o una alineación incorrecta y circular con una presión errónea". Una cifra que asciende aún más si nos ceñimos a vehículos relacionados con un uso más profesional, como las furgonetas.

Es necesario también no olvidarse de comprobar regularmente la presión del neumático en frío y la rueda de repuesto, así como revisar posibles fugas de aire por las válvulas. El tapón de la misma constituye un elemento de estanqueidad, por lo que su uso es imprescindible.

Finalmente, Tráfico explica que revirará los permisos de circulación del vehículo, del que ya se pueden pedir duplicados online y en el que figuran los datos técnicos del mismo y los datos de su propietario (o una autorización de la Jefatura de Tráfico en su ausencia), y la tarjeta de la ITV con su pegatina correspondiente, que debe llevarse visible en la luna delantera.

La DGT resume que este tipo de labores son esenciales para reducir la siniestralidad toda vez que "el riesgo de fallecer o resultar herido grave se multiplica por dos al comparar los accidentes ocurridos con vehículos de 10 a 15 años de antigüedad, en relación con vehículos de menos de 5 años, motivo por el cual el mantenimiento adecuado de todos los elementos de seguridad del vehículo se convierte en una actividad imprescindible", concluye.

En Motorpasión | Multas de tráfico, ese mecanismo financiero de nuestros ayuntamientos | Multas idiotas: te podrían pasar a ti

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios