Compartir
Publicidad
Qué ocurrirá cuando un Ferrari ya no suene como un Ferrari
Ferrari

Qué ocurrirá cuando un Ferrari ya no suene como un Ferrari

Publicidad
Publicidad

Dicen que el sonido de un Ferrari acelerando es una de las melodías que más despiertan nuestros sentidos, pero por desgracia, aunque aún está lejos el momento, algún día tendremos que contar a nuestros hijos y nietos que los Ferrari antes hacían un ruido que era gloria para los odios. Porque nos guste más o menos, ese día en que Ferrari fabrique modelos híbridos y/o eléctricos tarde o temprano llegará. ¿Y qué ocurrirá?

El sonido de los Ferrari es inconfundible. Ese bramido de un motor 6.0 con arquitectura V12 y carburadores subiendo de vueltas desde ralentí hasta rozar las 8.000 vueltas, es adictivo. Tan adictivo que para calmar las ansias de los más entusiastas, en tiempos se vendían discos con ese sonido grabado, para poder escucharlo en cualquier sitio que no fuese a bordo de un Ferrari. Incluso corría el rumor de que el sonido de los Ferrari estaba patentado, pero nada más lejos de la realidad.

El 'downsizing' como antesala de la electrificación

Ferrari F12 TDF trasera

Pero los tiempos cambian y Ferrari ha cambiado en paralelo al desarrollo de la industria automovilística, con sus peculiaridades como marca atípica que es. Antiguamente los coches de Maranello montaban gigantescos motores V12, de gran cilindrada, pero el downsizing también llegó a sus creaciones.

Aparecieron modelos V8, maravillas de la técnica en muchos aspectos, posicionándose como modelos dignos que han servido como puerta de acceso a la familia Ferrari. ¿Quién haría ascos a un 360 Módena o a un F430? Nadie, ¿verdad?

La generalización de los V8 turboalimentados

Ferrari 488 Pista trasera

Después de los V8 atmosféricos, comenzaron a llegar las motorizaciones turboalimentadas. Aunque Ferrari ya utilizó V8 turbo en coches ten majestuosos como el Ferrari F40, bajo mi punto de vista el mejor supercar de la historia de Ferrari, no ha sido hasta la última década cuando su generalización en los modelos de gran volumen ha ido alcanzando cuotas dentro de la marca jamás pensadas por los más puristas.

Tanto es así que hoy en día la mayoría de los Ferrari terrenales, si es que hay alguna creación de Maranello que pueda llamarse así, montan motores turboalimentados. Sí, estamos refiriéndonos a los Ferrari 488 GTB, el Ferrari GTC4 Lusso T, el Ferrari Portofino o el Ferrari 488 Pista que con su motor 3.9 litros V8 biturbo son los V8 más potentes jamás fabricados por Ferrari.

Tras de ese majestuoso motor, llegarán los coches híbridos, tal y como ha confirmado el propio Sergio Marchionne. Ese será el primer paso en la carrera por la electrificación de Ferrari, que por qué no pensarlo, tal vez termine dentro de muchos años con un modelo 100% eléctrico e incluso con un monoplaza Ferrari de Fórmula E.

Ferrari 250 GTO

En esos coches híbridos los motores eléctricos no tendrán únicamente función de apoyo al motor de gasolina para mejorar las prestaciones del coche, como ocurría con el Ferrari LaFerrari, sino que su objetivo según se desprende de las palabras de Machionne será hacer la función de un híbrido más tradicional, mejorando eficiencia y tal vez permitiendo moverse en entornos urbanos en modo únicamente eléctrico como lo haría cualquier híbrido en formato SUV.

¿Es el fin del mundo? No necesariamente.

¿Y el sonido?

Ferrari 250 GTO Breadvan

Basta pasar un par de horas en el centro de Londres, en cualquiera de las calles aledañas a los grandes almacenes Harrod´s en South Kensington para interiorizar que uno de los elementos que más placer despierta entre los conductores de Ferrari es el sonido.

Los Ferrari actuales cuentan con una válvula en el escape que, nada más pisar a fondo el acelerador, aunque sea por décimas de segundo, se abre y permanece abierta durante bastante tiempo, emitiendo un sonido inconfundiblemente grave que, por esos lares donde pasan más Ferrari por minuto que Dacias, hacen que todo el mundo se gire a su paso (y que algunos se enfaden por el constante ruido que provocan).

Ferrari 250 GTO

Pero ¿qué ocurrirá cuando un Ferrari ya no suene como un Ferrari? La llegada primero de esas versiones híbridas inminentes y después en un futuro lejano de un Ferrari eléctrico, hará que los coches del Cavallino no atraigan las miradas de los viandantes más allá de por su diseño y, en definitiva, hará que los Ferrari pierdan parte de su esencia.

Me cuesta imaginar a Ferrari recurriendo a sistemas como la amplificación del sonido del motor a través de los altavoces, o creando un sonido ficticio que emule a su melodía V8. Creo que sería peor el remedio que la enfermedad, así que la solución debería pasar por otra línea.

Cualquiera que haya conducido un coche eléctrico, ya sea un simple Renault ZOE o un impresionante Tesla Model X P100D sabrá que parte del encanto y del carácter de estos coches reside en el impacto que supone experimentar sus prestaciones y aceleraciones instantáneas sin escuchar ningún tipo de ruido. Y esa es la línea en la que Ferrari debe trabajar.

Ferrari 250 GTO salida

Como seres humanos que hemos vivido en la era del boom de los motores de combustión, moverse en un coche eléctrico es un choque brutal, a nivel mental. Cuando esperas que cualquier vehículo capaz de moverte con rapidez emita un ruido brutal, ya sea porque es un coche de altas prestaciones, un avión o una moto, en un eléctrico te sentirás como montado en la goma de un tirachinas. Y eso, también tiene su encanto.

Ferrari deberá ser capaz de educar a sus tifossi de que conducir un coche eléctrico de altas prestaciones también “mola”, y puede llegar a molar más incluso que conducir un V8 de gasolina de altas prestaciones.

No va a ser una tarea fácil

Lógicamente, la transición de los sonoros modelos de gasolina a los coches híbridos primero, y después a los coches eléctricos, no va a ser ni fácil ni rápida. Como todos los cambios, necesitará de un periodo de asimilación y lloverán críticas sobre Ferrari, igual que llovieron críticas sobre Porsche cuando lanzó un modelo SUV (algo que posiblemente también haga Ferrari), o cuando decidió turboalimentar todos sus 911 salvo los GT3 y GT3 RS (por ahora).

Ferrari 488 Pista

Estas críticas son más ruido social, generado por los entusiastas de la marca, que ruido dañino de ese que afecta a las cifras de ventas. Si no, que se lo pregunten a BMW, que cuando anunció el lanzamiento al mercado de un coche con tracción delantera con el Serie 2 Active Tourer, parecía que estaban faltando a sus valores y que la marca se hundiría en las listas de ventas.

Solo unos meses después, podemos confirmar que no ha pasado nada, la gente conduce ahora BMW de tracción delantera o trasera indistintamente y me atrevo a decir que el 90% de esos conductores no sabe cuál es el eje motriz de su coche. Y tan felices. Igual que son felices los compradores del Lamborghini Urus.

Algo similar ocurrirá cuando un Ferrari ya no suene como un Ferrari. Generarán más ruido las críticas que sus coches cuando sean eléctricos, pero por suerte esas críticas desaparecerán a medida que sus coches, rápidos, silenciosos, ecológicos y vanguardistas, vayan demostrando que serán capaces de ofrecer prestaciones de primera, que serán capaces de emocionar como lo hacían antes y, por qué no, capaces de ganar al Tesla Roadster y su brutal aceleración.

En Motorpasión | Ferrari confirma sus planes de un futuro "utility vehicle", que no parecen querer llamar SUV

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio