Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Si tu palanca de cambios hace este ruido, peligro

Si tu palanca de cambios hace este ruido, peligro
Guardar
2 Comentarios
Publicidad

Sigue a Toyota

Recibe novedades de Toyota

Facebook Twitter Youtube

Detectar a tiempo una avería en el sistema de transmisión puede resultar clave para la vida útil del automóvil, por ello es importante seguir una serie de pautas que permitan llegar a reconocer qué está fallando en la transmisión del vehículo.

El sistema de transmisión es el que permite que llegue a las ruedas motrices la potencia y el movimiento necesarios para que el coche avance. Así, cuenta con una serie de componentes que son los encargados de conducir desde el cigüeñal la potencia suficiente para que las ruedas motrices giren. En juego entran en escena varios componentes: el embrague, la caja de velocidades, los palieres, las juntas, etc. Si alguna de las citadas piezas falla o se encuentra en mal estado es probable que tengamos problemas en la transmisión. ¿Sabrías identificar qué falla en la transmisión?

Síntomas inequívocos de que algo no va bien

Todos los vehículos se encuentran equipados con un sistema de transmisión lo que diferencia a unos de otros es la caja de cambios que lleven instalada: manual o automática. En cualquiera de los casos, si te encuentras con estos síntomas es conveniente que acudas cuanto antes al taller para revisar tu coche y solucionar la posible avería.

  • Olor a aceite quemado. Si percibes un olor a aceite quemado es probable que la transmisión se esté sobrecalentando. Cuando ocurre esto podría ser porque los niveles del líquido están bajos o porque no es el aceite correcto para esa transmisión.
  • La transmisión hace ruido en punto muerto. Este comportamiento puede ser debido a un bajo nivel del líquido de la transmisión o porque sea necesario cambiarlo. También puede ser debido a un problema mecánico, en cuyo caso deberías acudir al taller para su reparación.
  • Los cambios no entran. Esto suele darse en las transmisiones con cambios manuales cuando accionamos el pedal del embrague. La causa puede deberse a un desajuste en los cables de los cambios o en la conexión del embrague o bien porque le falte líquido a la transmisión o no tiene la viscosidad correcta.
  • El embrague se engancha. Cuando accionas el pedal del embrague para accionar el cambio y notas que se queda enganchado puede ser que exista algún fallo en los cables de conexión o en los discos.
  • Entrada brusca de las relaciones en los automáticos. Esto suele ocurrir en maniobras de aparcamiento y se debe a un fallo de la unidad electrónica de la gestión de la caja.
  • La caja de cambios automática patina en todas las marchas o le cuesta acelerar. Puede deberse a que el nivel se encuentre por debajo del mínimo y habría que reponerlo para ver si se soluciona ese problema.
  • Los cambios se salen. Si nos ocurre que al insertar una marcha esta “salta” y se sale regresando a punto muerto es una señal más que evidente que hay un problema en la transmisión.
  • Derrame de líquido. Si observas pérdidas de aceite en el suelo estas pueden deberse a pérdidas en el líquido de la transmisión y es conveniente que acudas al taller.
  • El coche tiembla o chirría. Si tu coche chirría a la hora de realizar un cambio o tiembla cada vez que se cambia de velocidad, si este cuenta con cambio automático, son indicativos evidentes de que tu coche requiere de una urgente revisión.
  • Retardo en la respuesta. Si cuando realizas un cambio denotas que tarda en responder es un claro aviso de que algo va mal.

El sistema de transmisión no suele averiarse, siempre y cuando se lleve a cambio un mantenimiento adecuado

A pesar de todos estos síntomas, el sistema de transmisión suele ser un sistema fuerte y robusto que no suele averiarse, siempre y cuando se realice un mantenimiento adecuado para que las condiciones de funcionamiento sean óptimas. No obstante, el paso del tiempo y la cantidad de kilómetros originan un desgaste especialmente notable en las piezas móviles.

Consejos a tener en cuenta para alargar la vida útil de la transmisión

Ford Transit cambio automático

Cuando las averías se acumulan, reemplazar la transmisión es una tarea sencilla al llevar todos los elementos unidos como si fuera una sola pieza, pues no solo el coste es más fiable sino que además, resulta más fiable sustituir el conjunto que cada elemento por separado.

Con el objeto de alargar su vida útil, te recomendamos una serie de consejos a tener en cuenta:

  • Cambia el aceite de la transmisión según las indicaciones del libro de mantenimiento que dicta el fabricante. Aproximadamente, suele ser cada 50.000 kilómetros.

  • Nunca cargues en exceso el vehículo y mantén en buen estado los neumáticos utilizando ruedas similares y bien calibradas.

  • Procura ser cauteloso ante un posible patinaje en barro o ante un caso de aquaplaning, si tu transmisión es automática, ya que en estos casos se produce un recalentamiento peligroso del sistema. También debes procurar no estar mucho tiempo detenido con el vehículo en marcha para que no suba la temperatura del aceite.

  • No abuses del embrague – caso de la transmisión manual –, para así evitar un desgaste en exceso de los rodamientos, aunque cuando lo utilices pisa siempre hasta el fondo el pedal del embrague para evitar forzar el sistema.

  • Comprueba siempre el estado del aceite de la caja de cambios reemplazándolo cada 25.000 kilómetros.

  • Mantén a punto el sistema de refrigeración con el fin de prevenir el recalentamiento de la transmisión.

Ten siempre en cuenta que tanto la información ofrecida sobre las averías del sistema de la transmisión como estos consejos a tener en cuenta, no pretenden reemplazar la labor de un profesional, sino acercarte a conocer mejor tu vehículo.

Cambio e-CVT de Toyota

Los beneficios del cambio e-CVT e de Toyota

Aprovechar al máximo la potencia para minimizar el consumo es una de las ventajas que ofrecen los cambios e-CVT de Toyota

En el mercado existen cambios manuales y automáticos, tal y como hemos visto, y dentro de estos últimos cuentan con varias modalidades: de convertidor de par, de doble embrague, caja manual pilotada, también llamada CMP y CVT. Precisamente ésta última, denominada por la marca japonesa e-CVT (transmisión variable continua controlada electrónicamente) es la que montan los distintos modelos híbridos de Toyota.

En realidad el e-CVT de Toyota no es un cambio de variador continuo de velocidad sino que cuenta con un sofisticado sistema que carece de correa de transmisión. Ambos motores se encuentran unidos directamente a las ruedas. Así tenemos una corona conectada por un extremo al motor térmico y por el otro al mecanismo reductor final que es quien recibe la mayor parte de la fuerza del motor. El sistema de transmisión se complementa con un planetario conectado al motor/generador eléctrico encargado de hacer las veces tanto de generador de electricidad como de motor de empuje. Mientras que una unidad de control es la encargada de recibir la información de giro de las ruedas, de la posición del pedal del acelerador y de la resistencia al avance.

Esta transmisión permite gestionar el flujo de energía entre el motor gasolina y eléctrico, además de lograr una aceleración suave, progresiva y sin brusquedades. También es muy eficiente, dado que suministra la cantidad de energía justa de par y potencia en cada situación, asegurando la máxima eficiencia de combustible.

Por último, el e-CVT de Toyota no requiere de mantenimiento en un uso convencional, pues carece de piezas que se acoplen y desacoplen, aparte de no tener movimientos bruscos.

Fotografías: newspressonline

Publicidad

También te puede gustar

Inicio
Inicio

Ver más artículos