Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Si tu coche da tirones, estos pueden ser los motivos principales

Si tu coche da tirones, estos pueden ser los motivos principales
Guardar
5 Comentarios
Publicidad

Sigue a Toyota

Recibe novedades de Toyota

Facebook Twitter Youtube

En un coche, la mayoría de la averías suelen dar ciertos avisos antes de dejarnos tirados en la carretera. Uno de los síntomas más temidos por los conductores y sobre el que tenemos casi la completa certeza de que “no va a ir a mejor” son los famosos “tirones”.

Ese vaivén al que nos somete nuestro coche cuando algo no va bien se convierte en un cúmulo de preocupaciones. Los trompicones pueden deberse a múltiples razones y la imperiosa necesidad de saber qué es lo que le pasa a mi coche, nos produce un desasosiego y una incomodidad a la hora de conducir que no es nada recomendable para nuestra seguridad.

Las causas pueden ser variadas, pero las podríamos englobar en dos principales. Por una parte problemas de alimentación y por otra parte los inesperados problemas eléctricos. Pero vamos a entrar un poco más en detalle.

Los síntomas

CONVIENE OBSERVAR BIEN TODOS LOS INDICIOS PARA PODER DETECTAR CUÁL ES LA AVERÍA

Con los coches que conducimos hoy en día, cargados de tecnología y para los que se requieren equipos muy específicos para diagnosticar la avería , lo mejor para evitar males mayores es acudir a nuestro taller de confianza lo antes posible.

Pero eso no quiere decir que no podamos hacer nada, tener un buen diagnóstico va a formar parte de la mejor resolución de la avería, así que en lugar de ponernos a temblar, podemos y debemos hacer muchas cosas.

checklist

Nadie conoce el coche mejor que nosotros y teniendo en cuenta que a la llegada al taller el mecánico nos va a hacer muchas preguntas, lo mejor es que escuchemos y observemos nuestro coche para tener las respuestas previstas.

  • ¿Cuándo ocurre?, ¿en frío?, ¿en caliente?
  • ¿A qué velocidad o a que revoluciones sucede?
  • ¿Pasa con algún tipo de combustible en especial?
  • ¿Cuándo empezó a ocurrir?
  • ¿Sucede cuando conecto el aire acondicionado u otro sistema del coche?
  • ¿Ocurre al cambiar de marcha?
  • ¿Sucede más cuando acelero, o cuando estoy reteniendo?
  • ¿Va asociado a algún ruido?
  • ¿Se producen tirones cuando el coche está al ralentí?

Saber contestar a estas, y seguramente a alguna más nos va a ser muy útil cuando lleguemos al taller, esta información es muy valiosa, ya que como hemos dicho antes, nadie conoce tu coche mejor que tú mismo y puedes saber por ejemplo que ruidos son normales y cuáles no.

Por supuesto, algunos avisos se pueden reflejar en nuestro tablero de instrumentos: ¿Sabemos que significa cada testigo?

Problemas de “alimentación” y “respiración”

La base del funcionamiento de nuestro motor es que la mezcla de combustible y aire sea óptima, se produzca una combustión eficiente y que tras su quemado, los gases de escape puedan ser expulsados con facilidad.

inyectores

LLEVAR A CABO UN BUEN MANTENIMIENTO DEL VEHÍCULO NOS PUEDE AHORRAR MUCHOS PROBLEMAS

Por ese motivo la limpieza en un circuito en el que se tienen en cuenta centésimas de milímetro es un requisito indispensable.

La mayoría de los problemas causados por la alimentación del vehículo se deben a problemas relacionados con la suciedad del circuito.

Un buen mantenimiento del vehículo ayuda mucho a evitar estos problemas.

  • Limpieza de filtros, no prolongues su vida útil y cámbialos siempre que sea necesario. La suciedad hace que los filtros se conviertan en auténticos tapones y su deterioro puede permitir el paso de impurezas que atasquen el circuito. Mucho ojo con los filtros del aire, aunque parezca sencillo limpiarlos “a mano” no es la mejor solución, no sólo por la calidad de la limpieza sino porque una mala colocación del mismo puede hacer que se produzcan entradas de aire sin filtrar en el circuito.

  • Inyectores, suelen ser la principal fuente de tirones, existen productos y aditivos que pueden ayudar en su limpieza, pero si el problema persiste debes acudir al taller.

Mantener limpio el circuito, además de evitar una avería también va a contribuir a mejorar el rendimiento del motor y ahorrar en el gasto de combustible.

Por último, si los gases no se expulsan bien, esto puede ser debido a obstrucciones en el sistema de escape. En este sistema, el catalizador juega un papel muy importante.

Cuando el combustible no se quema correctamente este termina llegando al sistema de escape y acabará quemándose cuando llegue al catalizador. Esto va a producir un sobrecalentamiento en este elemento llegando a provocar hasta la fundición del sustrato cerámico.

Esta llegada de combustible sin quemar se puede producir por una mezcla incorrecta, problemas eléctricos, fallos en inyectores, etc.

catalizador

Cuando lo que llega al catalizador es aceite o refrigerante debido a problemas del motor, se bloquean las pequeñas celdillas creando una capa en toda la superficie del sustrato cerámico que poco a poco van bloqueando el catalizador.

El fallo de otros sistemas acaba repercutiendo en el catalizador, cuyas averías no son precisamente baratas.

La válvula EGR

Tirones, unidos a problemas en el arranque, mayor consumo de combustible, exceso de humos y falta de potencia entre otros son síntomas de fallos en la famosa válvula EGR (Exhaust Gas Recirculation), cuya función es la de hacer recircular parte de los gases que salen por el escape hacia la admisión, reintroduciendo los gases de la combustión de nuevo en el circuito para reducir las emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx).

escape

Esta válvula está expuesta a temperaturas muy elevadas —los motores Toyota montan EGR refrigerada— , acumulación de suciedad por carbonilla y aceite, lo que da lugar a un problema muy común que es el ensuciamiento a causa de la carbonilla y hollín que contienen los gases de escape, produciendo un taponamiento que cuando no es total provoca tirones.

La circulación en ciudad y sobre todo a bajas revoluciones provoca que se mantenga abierta más tiempo del indicado e impidiendo que se alcance una presión adecuada que mantenga limpia la válvula así como los conductos de escape y admisión a los que está conectada.

La visita al taller para realizar una limpieza o sustitución de esta válvula afecta principalmente a vehículos diésel.

Fallos eléctricos

La verdad es que las averías por fallos eléctricos no suelen avisar tanto. El coche se para y ni siquiera nos da la oportunidad de “disfrutar” el síntoma de los tirones.

bujias

Los fallos eléctricos pueden ir desde fallos en las bujías o cableado, las cuales incluso algún conductor mañoso puede sustituir por sí mismo, hasta problemas en la bobina. El deterioro de este componente se debe, principalmente, a que se conduce el motor muy revolucionado. Si tu coche tiene más de una bobina y una de ellas está estropeada, el coche irá a trompicones. En el caso de que solo tenga una bobina, ni siquiera arrancará.

Todo se complica mucho más, y se encarece, cuando se producen problemas que tienen que ver con la centralita electrónica, el sistema de inyección u otros sistemas más complejos que requieren un análisis y un diagnóstico más exhaustivo.

Fallos mecánicos, del cable del acelerador al potenciómetro.

EL DESGASTE Y EL DESAJUSTE DE LAS PIEZAS PRINCIPALES MOTIVOS DE LAS AVERÍAS MECÁNICAS

En coches más antiguos, el cable del acelerador cuando está muy desgastado es fuente de tirones. Hoy en día cuando pisamos el acelerador, la apertura de la mariposa no se transmite a través de un cable, sino a través de un potenciómetro que envía una señal eléctrica.

Cuando la información que pretende enviar el potenciómetro y la que llega a la centralita que ordena la entrada de gases al motor no es coherente se pueden producir estos tirones.

Por último, los tirones también pueden provenir de problemas en la caja de cambios del coche, la cual, si está en mal estado, puede provocar que las marchas entren muy forzadas y que el coche dé tirones. Las averías en la caja de cambios son averías muy molestas y que afectan directamente a la seguridad en la conducción porque distraen al conductor y hacen que el coche suba repentinamente de revoluciones o que el motor gire en vacío al no engranar la marcha.

averia

Al final siempre vamos a acabar en el taller solucionando el problema mecánico, pero en nuestra mano está que seamos capaces de detectar esas primeras evidencias y poder actuar con la mayor anticipación posible para evitar problemas mayores.

Fotos: iStock

Publicidad

También te puede gustar

Comentarios cerrados
Inicio
Inicio

Ver más artículos