Compartir
Publicidad
Qué hace falta para obtener la pegatina ECO de la DGT y por qué algunos coches microhíbridos no optan a ella
Coches híbridos y alternativos

Qué hace falta para obtener la pegatina ECO de la DGT y por qué algunos coches microhíbridos no optan a ella

Publicidad
Publicidad

Si todavía no te aclaras con las etiquetas medioambientales de la DGT, no te preocupes. No eres el único. De hecho, incluso si crees que los criterios están bastante claros, lo cierto es que hasta algunos fabricantes se están topando con problemas en materia de homologación. Los microhíbridos, por ejemplo, llevan etiqueta ECO, ¿verdad? Pues... algunos sí, y otros no.

Las grandes ciudades son cada vez más estrictas en materia de emisiones de vehículos y protocolos anticontaminación (Madrid y Barcelona son buenos ejemplos a nivel nacional), por lo que hay una preocupación latente entre los usuarios con respecto a los distintivos medioambientales de la DGT, que agrupan los coches en categorías en función de su nivel de eficiencia.

Las etiquetas Cero y ECO, las más "ecológicas", son también las deseadas por muchos fabricantes, ya que resultan un importante incentivo de compra para los clientes de las grandes ciudades. A día de hoy hay muchas soluciones técnicas que permiten obtener estas etiquetas, pero hay curiosas excepciones que, por alguna razón, no la llevan. Y todo por problemas burocráticos, parece.

Contaminacion
Etiquetas DGT

Estas pegatinas se otorgan en función de la normativa de emisiones a las que se atiene cada modelo, el tipo de combustible o sistema de propulsión, y también en base al año de fabricación de los vehículos. Hoy vamos a repasar qué hace falta para que un modelo se beneficie de la pegatina ECO y por qué algunos modelos no cuentan con ella, a pesar de recurrir a la electrificación.

Según la propia Dirección General de Tráfico, el uso de la pegatina es voluntario, y no obligatorio, pero sí se recomienda su colocación. De hecho, en ciertas ciudades será requisito fundamental su utilización, ya que los protocolos en escenarios de alta contaminación restringirán el tráfico en el centro de las mismas en función de dichas pegatinas, y en algunos casos únicamente los vehículos ECO y Cero podrán circular.

Además, los vehículos de mayor antigüedad y por tanto más contaminantes, quedan fuera de esta clasificación, por lo que no podrán optar a pegatina alguna y serán por tanto los más afectados por las medidas anticontaminación de las grandes urbes. Hablamos de coches diésel anteriores a 2006, gasolina previos al año 2000 y motos y ciclomotores anteriores a 2003.

Etiquetas DGT

Pegatina ECO, ¿para qué vehículos?

La pegatina de vehículo más limpio, o Etiqueta Cero, se otorga a vehículos 100% eléctricos, eléctricos de rango extendido, eléctricos alimentados a hidrógeno (pila de combustible) e híbridos enchufables con una autonomía eléctrica superior a los 40 kilómetros.

Ahora bien, ¿qué vehículos optan a la etiqueta ECO, que de las dos pegatinas "ecológicas" es la más extendida entre el parque automovilístico? En palabras de la DGT, los requisitos para obtenerla son los siguientes:

  • Turismos y comerciales ligeros, clasificados en el Registro de Vehículos como vehículos híbridos enchufables con autonomía <40km, vehículos híbridos no enchufables (HEV), vehículos propulsados por gas natural, vehículos propulsados por gas natural comprimido (GNC) o gas licuado del petróleo (GLP). En todo caso, además deberán cumplir los siguientes parámetro, Vehículos con combustible gasolina con nivel de emisiones EURO 4/IV, 5/V o 6/VI o combustible diésel con nivel de emisiones EURO 6/VI.
  • Vehículos de más de 8 plazas y transporte de mercancías, clasificados en el Registro de Vehículos como híbridos enchufables con autonomía <40km, híbridos no enchufables (HEV), propulsados por gas natural comprimido (GNC), gas natural licuado (GNL) o gas licuado del petróleo (GLP). En todo caso, además deberán cumplir que el nivel de emisiones del vehículos sea EURO 6/VI, indistintamente del tipo de combustible.

  • Vehículos ligeros (categoría L), clasificados en el Registro de Vehículos como vehículos híbridos enchufables(PHEV) con autonomía <40Km o vehículos híbridos no enchufables (HEV).

Phev 2
Phev

Por tanto, cuentan con esta pegatina ECO todos los híbridos convencionales e híbridos enchufables del mercado, a excepción de los PHEV con más de 40 kilómetros de autonomía eléctrica -que en su caso reciben la etiqueta Cero-, y también los modelos alimentados por gas (GLP o GNC).

Visto esto, ¿qué es exactamente un vehículo híbrido? El Parlamento Europeo y el Consejo de Europa definen vehículo eléctrico híbrido como el que para propulsarse hace uso de energía procedente de dos sistemas diferentes incorporados en el mismo:

«vehículo eléctrico híbrido»: vehículo híbrido que utiliza, para su propulsión mecánica, energía procedente de dos sistemas instalados en el propio vehículo, a saber:

  • un carburante,

  • un dispositivo de almacenamiento de energía eléctrica (por ejemplo, una batería eléctrica, un condensador, volantes de inercia/generadores, etc.).

Toyota Prius

Tipos de híbridos y motores bifuel

Los vehículos híbridos y sus tipos se pueden clasificar de muy diversas maneras (se recargan mediante enchufe o no, capacidad de su batería, etc...) pero hoy vamos a ver, a rasgos generales, los tres tipos de híbridos principales y, además, los motores bifuel capaces de funcionar con dos combustibles diferentes, que en cualquier caso no se consideran híbridos.

  • Híbridos convencionales: Los más convencionales o Full-Hybrid son aquellos vehículos denominados autorecargables, que combinan un motor eléctrico, un sistema de baterías de pequeña capacidad (suelen ser de menos de 3 kWh en la mayoría de casos) y un motor térmico al uso. En estos vehículos el motor eléctrico puede ser el único encargado de la propulsión pero con una autonomía eléctrica muy reducida (unos pocos kilómetros, normalmente) y siempre por debajo de una velocidad establecida por el fabricante. La batería de estos modelos se recarga sobre la marcha, sin necesidad de enchufe externo. El Toyota Prius o el Hyundai Ioniq híbrido son dos ejemplos de este tipo.

  • Híbridos enchufables: Por su parte, los PHEV o híbridos enchufables son similares a los convencionales, aunque gozan de baterías mucho más generosas (superior a los 8 kWh habitualmente) y, por tanto, ofrecen mucha mayor autonomía en modo eléctrico (20, 30, 40, 50 kilómetros...). Debido a esta mayor capacidad de las baterías, es necesaria su recarga a través de un enchufe o punto de carga, ya que no se recargan sobre la marcha -al menos no por completo- como en el caso de los híbridos convencionales. ¿Ejemplos? Mitsubishi Outlander PHEV, Kia Niro PHEV o un montón de modelos de BMW, Audi, Mercedes-Benz, Volvo, etc...

Audi Q8
Mitsubishi Outlander PHEV
  • Microhíbridos o 'mild-hybrid': Entendemos mild-hybrid como vehículos en los que el motor eléctrico sirve de asistencia al motor térmico (gasolina o diésel) y, como la mayoría de los más recientes, con sistema eléctrico de 48 voltios. Según el caso, el motor eléctrico puede contribuir en fases de aceleración o de crucero, pero no tiene capacidad para propulsar el vehículo por sí mismo. Existen muchos ejemplos de este tipo de vehículos, como veremos un poco más adelante.

  • Motores bifuel: Los llamados motores bifuel, bivalentes o bicombustible son aquellos que pueden funcionar con dos combustibles diferentes. En el mercado de turismos existen diversas opciones, todas ellas basadas en motores de gasolina que, además, pueden operar con algún tipo de gas, ya sea gas natural comprimido (GNC) o gas licuado de petróleo (GLP). Estos vehículos no son considerados híbridos, ya que no cuenta con dos motores sino únicamente uno -capaz de operar con ambos carburantes-. En cualquier caso, estos coches sí tienen dos depósitos de combustible, pero el motor hace uso de uno u otro combustible, según la ocasión, pero no de los dos al mismo tiempo.

El error de Kia y Hyundai con sus mild-hybrid

A pesar de la clasificación anteriormente comentada, en las últimas semanas algunos modelos se han encontrado con problemas a la hora de recibir la etiqueta ECO de la DGT en nuestro país, ya que a pesar de ser vehículos microhíbridos o mild-hybrid, por alguna razón no gozan de la etiqueta.

Kia Sportage

Hablamos de los Hyundai Tucson y Kia Sportage en sus versiones microhíbridas tope de gama. Ambos fabricantes -del mismo grupo- están peleando por obtener dicha pegatina, aunque actualmente no les corresponde. Y esto, ¿por qué es exactamente?

Las razones no están del todo claras, pero Kia asegura que su Sportage no opta a la pegatina puesto que en su mercado original, el de Corea del Sur, fue homologado como un vehículo con motor de combustión interna, y no como un híbrido o microhíbrido, y a pesar de ser efectivamente un mild-hybrid... la etiqueta no le corresponde.

Así pues, entendemos que el problema fundamental reside en que efectivamente el coche fue homologado como vehículo diésel en origen, y debido al tratado de libre comercio entre Europa y Corea del Sur (Anexo 2-C, Artículo 3), a efectos de homologación la Unión Europea acepta lo certificado por las autoridades coreanas y, por tanto, el coche no se vuelve a homologar en Europa.

Hyundai Tucson

Como es lógico, esto es un importante varapalo para Kia y Hyundai en el mercado español, sobre todo hablando de SUV medianos con motor turbodiésel de 2.0 litros de cilindrada, 185 CV de potencia y un precio muy elevado dentro de sus respectivas gamas. De momento, no parecen tener demasiadas esperanzas de conseguir finalmente la etiqueta ECO que les correspondería.

Sin embargo, un montón de modelos que recurren a la misma tecnología sí cuentan con la etiqueta ECO, como los Suzuki Swift e Ignis SHVS, los Audi A6 o Audi Q8, o incluso modelos deportivos como el Mercedes-AMG GT 53, con 435 CV, así que no parece una problemática generalizada, sino más bien un error puntual de homologación por parte del grupo coreano.

En este caso, lo que sí es evidente es que la globalización, y en concreto la venta de un mismo producto en muy diversos mercados mundiales, obliga a una gran planificación y a tener en cuenta infinidad de variables, o bien se pueden sufrir las consecuencias, como en este ejemplo.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio