Publicidad

AutoX es la marca china que se quiere colar en el jardín de Waymo (Google) a jugar con coches autónomos

AutoX es la marca china que se quiere colar en el jardín de Waymo (Google) a jugar con coches autónomos
2 comentarios

Publicidad

Publicidad

Waymo, la división de coches autónomos de Google, se convirtió en noviembre de 2017 en la primera compañía en poner en circulación un vehículo sin un conductor de seguridad a bordo por las carreteras abiertas al tráfico de California. Unas pruebas que ahora quiere iniciar la startup china AutoX, respaldada por el fabricante automovilístico Dongfeng y Alibaba, entre otros, y para ello ya ha solicitado el pertinente permiso al Departamento de Vehículos Motorizados (DMV) de California.

En caso de recibir autorización, AutoX podría probar coches controlados por un operador remoto, es decir, sin una persona física en el interior, una acción que solo Waymo tiene permiso para llevarla a cabo puesto que ninguna otra entidad goza de una licencia completa de prueba de coches robotizados, según informa Reuters.

De esta forma, la firma asiática, surgida en 2016 con sede en Hong Kong, pretende ir un paso más allá de las pruebas con conductores físicos de vigilancia en el interior de los coches, una fase que ya están desarrollando más de 60 empresas en suelo norteamericano.

"Después de tres años de esfuerzos, creemos que tenemos una tecnología segura para el público", afirmó en declaraciones a la citada agencia de noticias Jewel Li, director de operaciones de AutoX.

Autox Coche Autonomo 03

Por el momento, la entidad ha recaudado hasta ahora 143 millones de dólares (129 millones de euros) y cuenta con 100 coches autónomos destinados a las pruebas que está acometiendo en hasta diez ciudades distintas, incluyendo Shanghai,Shenzhen y San José, una de las ciudades más importantes del Estado de California donde ya los ha testado, aunque con un humano supervisando.

Una carrera por el coche autónomo con luces y sombras

Waymo Coche Autonomo

En esa misma tesitura ya hemos visto desempeñarse a otras entidades como Tesla, Uber o General Motors, esta última a través de la compra en 2016 de la startup de San Francisco Cruise Automation, en la que invirtió 1.000 millones de dólares, o la asociación con Lyft para acelerar el desarrollo de esta tecnología.

Por su parte, la compañía que dirige Elon Musk, que ya equipa sus coches con Autopilot, un sistema que aún no los convierte en coches robotizados por mucho que prometan lo hará posible en un futuro cercano, sigue tejiendo esa red de taxis autónomos que pretende tener lista tan pronto como el próximo año.

Para lograrlo, se está apoyando en nuevas asociaciones como la rubricada recientemente con DeepScale, una startup de Silicon Valley especializada en Inteligencia Artificial, redes neuronales profundas para cámaras y radares, a fin de evolucionar el Autopilot actual.

Tesla Autopilot

Pero no todo es un camino de rosas en la carrera por el coche sin conductor. Sin ir más lejos, un informe revelado el pasado mes puso de manifiesto que los vehículos de Uber se vieron implicados en 37 accidentes de tráfico antes del atropello mortal ocurrido el 18 de marzo de 2018, causado por un Volvo XC90 modificado por la empresa de transporte bajo demanda para dotarle de tecnología semiautónoma.

Un escenario que se torna incluso menos halagüeño a tenor de que gigantes de la talla Apple no ven posible alcanzar el nivel autonomía 5 de la Escala SAE. "Lo que hemos hecho es engañar al público para que piense que este coche autónomo será como un cerebro humano", espetó el cofundador de la firma de la manzana, Steve Wozniak.

En este sentido, Apple retiró en enero del 'Proyecto Titán' a casi 200 trabajadores, y en abril contrató al que fuera responsable de motores eléctricos de Tesla, Michael Schwekutsch, como director senior de ingeniería en Apple... ¿para centrarse en el coche eléctrico y abandonar definitivamente el coche robotizado? La senda de la firma tecnológica es por el momento toda una incógnita.

En Motorpasión | La apasionante historia del Golden Sahara II, el 'coche autónomo' de 1958 que ha vuelto a la vida con Goodyear | Asientos que mantienen la forma como suelas de zapatilla: la tecnología de Citroën para una conducción más cómoda

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios