Publicidad

Probamos el Citroën Berlingo de gasolina y 130 CV: ¿cómo le sienta el nuevo motor al cuarto coche más vendido en España?
Pruebas de coches

Probamos el Citroën Berlingo de gasolina y 130 CV: ¿cómo le sienta el nuevo motor al cuarto coche más vendido en España?

Publicidad

Publicidad

Si os digo que el Citroën Berlingo ha sido el cuarto coche más vendido en España en 2019, solo superado por Seat León, Dacia Sandero y Nissan Qashqai, seguramente no te lo creas, pero es absolutamente cierto. Ahora, el modelo más vendido de Citroën se beneficia de la llegada del nuevo motor de gasolina PureTech de 130 CV asociado a la caja de cambios automática secuencial EAT8 de ocho velocidades. Ya lo hemos conducido.

Permitidme que comience esta primera toma de contacto con el Citroën Berlingo 2020 contando algo personal, y es que en mi casa siempre hemos sido muy de 'furgos'. Cuando era pequeño, no recuerdo ni las horas que pasé montado en la Renault 4L furgoneta que mi padre usaba para trabajar entre semana y para llevarnos a mi hermano y a mí a andar en moto, en bicicleta o simplemente al monte cuando llegaba el fin de semana. Cabía todo en el área de carga de aquella redondeada francesa, que muchos años después tuvo su sustituta natural en la Citroën Berlingo.

Estábamos ya en el año 1996 cuando Citroën lanzó al mercado la primera Berlingo, que venía a sustituír a la también mítica Citroën C15. Además, la Berlingo se fabricaba en casa, en Vigo, donde todavía hoy se sigue produciendo para todo el mundo.

Citroën Berlingo 2020 Está disponible con dos tallas de carrocería, M y XL. La primera mide 4,4 metros y la segunda 4,7 metros de largo.

Desde aquel año 1996, la Citroën Berlingo ha sido líder de su segmento en 15 ocasiones. Aunque ahora que lo pienso, estando hoy en día a la venta esta tercera generación de la Berlingo, lo correcto es dejar atrás sus orígenes furgoneteros, dejar de usar el pronombre 'la' y empezar a referirnos a el Citroën Berlingo. No en vano, cuando se presentó en 2018 ya dijimos que tenía más aires de SUV que de furgoneta y apunta a ese segmento de moda como objetivo.

Diseño en línea con resto de la gama

Citroën Berlingo 2020 Contacto

Uno de los aspectos que más ha contribuido a que la Citroën Berlingo sea ahora el Citroën Berlingo, es su diseño. Aunque las formas de su carrocería especialmente en la parte posterior siguen denotando un origen industrial, igual que ocurre en muchos monovolúmenes como el Mercedes Clase V o en un Citroën Spacetourer, por poner dos ejemplos, el frontal ya comparte los rasgos de diseño comunes al resto de integrantes actuales de la familia Citroën.

El mix de ventas de Citroën Berlingo es de un 85% de versiones turismo y solo un 15% de versiones furgoneta

Aparcado al lado de un Citroën C5 Aircross o de un C4 Cactus y visto de frente, el Berlingo no desentona para nada. Su aspecto está marcado por una línea de cintura muy alta en la que se integran en el centro los clásicos chevrones que dotan de identidad a los coches de la marca. Las ópticas principales se han reducido a la mínima expresión, apoyándose en otros grupos ópticos independientes situados un poco más abajo.

Citroën Berlingo 2020 frontal Los detalles en naranja en el paragolpes y Airbumps son parte de un paquete opcional y pueden ir también en blanco.

Una toma de aire muy marcada en el centro del paragolpes delantero y el hecho de que las molduras que rodean las luces de niebla vayan pintadas en color naranja o blanco en algunas versiones tengan un toque desenfadado frente a lo habitual en coches franceses.

Una buena demostración de que el aspecto exterior importa en el Berlingo, es la oferta cromática. Cuenta con 7 colores de carrocería y hasta 2 packs de detalles en color naranja o blanco, permitiendo crear hasta 21 configuraciones distintas.

Citroën Berlingo 2020 trasera

Si continuamos el repaso visual de delante a atrás, hay que mencionar los pilares A que van pintados en color negro, integrándolos así en el segmento formado por las ventanillas y haciendo que su aspecto se vea mucho más compacto y, digamos, vanguardista.

En la vista lateral es evidente que el volumen trasero, alto y generoso en cuanto a dimensiones, surgió en origen como zona de carga, con todo lo bueno y lo malo que ello supone. Las puertas posteriores son correderas, lo cual facilita mucho el acceso al interior especialmente desde plazas o espacios demasiado estrechos.

Citroën Berlingo 2020 puertas y portón abierto El portón posterior exige mucho espacio para abrirse, pero la luneta también es abatible.

Los AirBump que tanto gustaron en el primer C4 Cactus se recuperan en la Berlingo para proteger los bajos de las puertas y que su envejecimiento sea mejor. Y llegamos por fin a la trasera, donde lo que encontramos es una gigantesca tapa del portón, con bisagras superiores. Como abrirla exige disponer de muchísimo espacio, también es retráctil la luneta posterior con acceso al maletero. Será este el acceso al maletero que uses en el 90% de los casos.

Un interior que parece más un barco que un coche

Cualquiera que haya navegado en un barco, sabrá que en sus camarotes el espacio está optimizado al máximo y que encuentras huecos y compartimentos que sorprenden en casi cualquier rincón. Podemos decir que algo similar ocurre en el Citroën Berlingo, que cuenta con un interior que más allá de la luminosidad que ofrece, destaca por su modularidad y calidad de acabados, dejando completamente de lado el interior puramente industrial de las primeras generaciones.

Citroën Berlingo 2020 interior En las versiones más equipadas, en el techo hay muchos compartimentos que recuerdan a un barco.

Sentado en el cómodo asiento del conductor, que destaca por tener una banqueta ancha y un respaldo de formas casi planas, basta con echar un vistazo a tu alrededor para percibir que hay huecos para dejar absolutamente de todo. En el salpicadero hay un pequeño hueco a la izquierda, otro en posición central situado detrás de la pantalla central y una guantera con tapa, forrada con una tira de piel que, una vez abierta, descubre un compartimento casi infinito que queda oculto al cerrar la tapa.

Debajo otra guantera más tradicional, con cierre por llave se une a los gigantescos huecos que esconde el gigantesco y alto túnel central que separa ambos asientos delanteros. Son dos huecos con tapas deslizantes. El delantero es tan hondo que puedes llegar a perder el teléfono móvil si lo dejas ahí, lo cual sería un error porque cuenta con otro hueco a la vista en posición central que, además, cuenta con sistema de carga inalámbrica.

Citroën Berlingo 2020 huecos interiores Si no te caben todos los pequeños objetos en los huecos del interior, será porque llevas demasiadas cosas.

Por si no llegase con todos esos espacios, hay muchos otros huecos, como los situados en los guarnecidos interiores de las puertas que, todos juntos hacen que el espacio disponible, se perciba infinito. Aun así, hay que hablar del maletero que cuenta con 775 litros de cubicaje en la versión de carrocería talla M y 1.050 litros en la llamada XL.

Dos de cada tres clientes de Berlingo elige versiones con alguno de los niveles de equipamiento alto, lo cual indica que ha dejado atrás por completo sus orígenes industriales

En la fila posterior, tres asientos individuales muy anchos permiten viajar con comodidad hasta a tres pasajeros o incluso montar tres sillas infantiles ya que cuentan con anclajes IsoFix. Esa capacidad es algo al alcance de muy pocos coches y, tal vez, uno de los secretos del éxito de Berlingo.

Citroën Berlingo 2020 asientos

Esa modularidad interior de la que hablábamos al comienzo, se materializa al inclinar hacia adelante el asiento del copiloto y alguno de los traseros, ya que entonces contarás con un espacio muy largo que permite meter objetos de hasta 2,7 metros en la versión de talla M y 3,05 metros en las Berlingo XL.

Además, ambas cuentan en opción dos asientos extra situados en el piso del maletero, que la habilitan como vehículo de 7 plazas, aunque solo en la XL si elige esta opción, los asientos de esa tercera fila van situados sobre raíles que permiten moverlos adelante o atrás libremente.

Citroën Berlingo 2020 7 plazas Ambas tallas de carrocería cuentan con versión de 7 plazas.

¿No te conocía de antes?

Recogimos los nuevos Citroën Berlingo en la puerta de la factoría de PSA en la localidad madrileña de Villaverde que, aunque no es el centro donde se produce este modelo (permitidme que recuerde que se fabrica en Vigo), sirve de emplazamiento para las oficinas centrales de PSA en nuestro país.

Citroën Berlingo 2020 interior Los mandos principales son muy intuitivos.

Lo primero que me llamó la atención ya sentado y circulando con el Citroën Berlingo en busca de la M40, fue lo fácil que resulta acostumbrarte a sus mandos. Su disposición es intuitiva, todo está muy a mano y pensado para que el conductor pueda accionarlos sin separar mucho las manos del volante.

Me sentí rápidamente cómodo a pesar de que la mayor parte de los mandos no tienen nada en común con los mandos del Berlingo de primera generación. Tal vez el más extraño sea el primero que tienes que accionar, el selector de marchas con forma de rosca giratoria.

El Berlingo cuenta con hasta 18 ayudas a la conducción como si fuese un turismo: desde head up display en color hasta control de estabilidad en caso de llevar remolque

Recorremos parte de la M40 y M50 en busca de la autopista A6 que nos llevaría hacia Ávila. En carretera, lo primero que destaca es la suavidad que transmite el motor. Apenas se aprecian vibraciones ya que circulas a velocidades altas sin esfuerzo, gracias en parte a la caja de cambios EAT8 de ocho velocidades.

Citroën Berlingo 2020 frontal

Como manda la tendencia, tiende a circular en marchas largas lo que permite usar únicamente la banda inferior de revoluciones, lo cual ayuda a mejorar los consumos y a exigir menos al motor. Otro aspecto que destaca notablemente es el confort de marcha, sobre todo en lo relativo a las suspensiones.

Silencio y confort como principales atributos

Creo que el Berlingo no tiene nada que envidiar en este sentido a los turismos de Citroën, que siempre han destacado por contar con unas suspensiones muy avanzadas que ayudan a hacer que los viajes sean muy placenteros.

Citroën Berlingo 2020 lateral en marcha

Apenas se transmiten al habitáculo las irregularidades del terreno y eso se agradece mucho. El silencio es otro de los atributos que se muestran en marcha. A pesar de que la parte trasera tipo caja de carga podría hacer de cajón de resonancia, esto no ocurre y el habitáculo respira silencio cuando viajamos en carretera, y eso a pesar de que el día de la prueba el viento era notable.

La gigantesca superficie acristalada que nos rodea es otro de los puntos a favor en el Berlingo. Tienes una visión privilegiada alrededor del coche, gracias a un parabrisas delantero muy alto y amplio que, junto con las ventanillas laterales con quienes comparte altura y al techo modular de cristal, hacen que el interior del coche tenga luz en todo momento.

La caja EAT8 también estará disponible desde ahora en las versiones BlueHDi de 130 CV

El motor de gasolina de 130 CV es suficiente para circular alegremente al contar con 230 Nm de par a 1.750 RPM. Solo cuando le exiges demasiado subiendo un puerto, por ejemplo, hace que la caja de cambios EAT8 baje una o dos relaciones para subirlo bien de vueltas y subir con más brío.

Citroën Berlingo 2020

Esa operación también la podrás hacer tú de forma manual ya que el cambio incluye levas situadas detrás del volante. Las levas son en realidad pulsadores electrónicos que una vez los has tocado, emiten la orden de subir o bajar una marcha, haciéndolo con rapidez.

En poco tiempo llegamos a nuestro destino, y lo hicimos disfrutando de esos atributos de confort, espacio y habitabilidad que hacen que no me sorprenda como me sorprendía antes de conducirlo, que el Citroën Berlingo se haya convertido en 2019 en el cuarto modelo más vendido en España, solo por detrás de los SEAT León, Dacia Sandero y Nissan Qashqai.

Precios del Citroën Berlingo 2020

Citroën Berlingo 2020

Los precios de tarifa del Citroën Berlingo para 2020, comienzan en los 18.065 euros que cuesta el Berlingo Talla M con motor HDi de 100 CV y acabado Live. Esta que hemos probado, con el motor de gasolina PureTec de 130 CV, acabado Shine y la caja EAT8 cuesta 27.000 euros, aunque aplicando descuentos y financiación, pueden bajar hasta 6.000 euros para quedarse en 21.000 euros.

Los gastos asociados a esta toma de contacto han sido asumidos por la marca. Para más información, consulta nuestra guía de relaciones con empresas.

En Motorpasión | El coche eléctrico al mismo precio que un gasolina podría ser una realidad en 2024: nos acercamos a los 100 dólares por kWh; Me bloqueas mi cargador, te bloqueo tu gasolinera: el ojo por ojo de un grupo de propietarios de Tesla y otros coches eléctricos

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios