Bugatti Veyron

Publicidad
Publicidad

Noticias de Bugatti Veyron en Motorpasión

Si tenemos que definir el Bugatti Veyron Fbg par Hermès en una sola palabra sería exclusividad, tanto para bien como para mal.

Para bien, porque una marca de lujo como Hermès le ha dado su toque al interior del superdeportivo, y para mal porque su aspecto interior resulta un tanto seco, al menos esa ha sido mi impresión (admito que osada, no me he subido a ningún otro Veyron). Lo que sí puedo asegurar es que no es ni de lejos el coche que más lujo rebosa, otros con un precio diez veces inferior parecían tener mejores acabados.

En su interior encontramos únicamente cuero y aluminio, y da la impresión de ser bastante opaco, poco vivo. Claro que el tipo de lujo que se persigue no es algo vistoso sino más bien discreto. ¿Y qué se siente dentro de un Bugatti Veyron?

Os cuento que he sentido al entrar en él: dolor, mucho dolor. Y no, no es por nada que haya visto, es que entrar en él es complicado por lo bajo que se encuentra el puesto de conducción, y en ese momento mi rodilla ha dicho basta (después de dos días agachándome para hacer fotos estaba bastante tocada). Claro, que no quedaba muy digno empezar a quejarse dentro del Veyron, así que me he fijado en sus detalles y le he hecho unas fotos.

El marcador del Veyron es bastante sobrio, demasiado clásico (al menos para mi gusto) comparado con los de Aston Martin, por ejemplo, y más teniendo en cuenta que es un coche que marca 420 km/h (y supera los 400 reales).

En el exterior, como todo Veyron, es mucho más vistoso. La combinación de colores beige y marrón del interior (ver detalle de las puertas) continua en el exterior.

Esta edición estaba acompañada con un juego de maletas de la marca, como podéis ver en la primera foto.

Bugatti Veyron “Fbg par Hermès” en el Salón de Ginebra(Haz click en una imagen para ampliarla)

En Motorpasión | Bugatti y la marca de lujo Hermès presentarán una edición especial del Veyron en Ginebra

Publicidad
Inicio