Publicidad

El mítico Chrysler Viper GTS R, ganador de las 24 Horas de Le Mans en el 2000, vuelve a la vida y está a la venta

El mítico Chrysler Viper GTS R, ganador de las 24 Horas de Le Mans en el 2000, vuelve a la vida y está a la venta
8 comentarios

Para los aficcionados a las carreras y los videojuegos de coches, este Chrysler Viper GTS R del año 2000 no necesita presentación: se trata de uno de los Viper más galardonados de la historia, que ha sido recientemenete restaurado, y está ahora a la venta por cortesía LBI Limited.

En concreto, se trata de la unidad con chasis 31, la misma que se alzó ganadora en las American Le Mans Series (ALMS) en 2019, firmando el primer puesto en siete de las diez carreras de este campeonato en la categoría GTS, así como en las 24 Horas de Le Mans al año siguiente, y en idéntica categoría, bajo la batuta del equipo galo Oreca.

Chrysler Viper GTS R Oreca Team

Un caballo ganador al que seguramente no le falten aspirantes para guardarlo en su garaje, pues está considerado uno de los modelos de competición norteaméricanos más importantes de los últimos tiempos.

Y aunque LBI Limited no desvela precio, es de esperar que sea cuanto menos exorbitado, pues la factura de los trabajos de restauración a los que ha sido sometido asciende a medio millón de dólares.

Una máquina del tiempo de carreras

Chrysler Viper GTS R Oreca Team

Su restauración ha corrido a cargo de Richard Freshman de Fossil Motorsports, que ha trabajado sobre el chasis y su mecánica, además de devolver a la carrocería las mismas pinturas de guerra que hicieron famoso a este Chrysler Viper GTS-R a principios del siglo XXI, con el dorsal 51 y los colores del equipo Oreca, patrocinado por Play Station.

De hecho, eran los mismos que lucía en la tercera entrega del videojuego Gran Turismo 3, así como en el título 24 Horas de Le Mans de la Play Station 2, siendo el modelo que protagonizaba la portada.

Chrysler Viper GTS R Oreca Team
Chrysler Viper GTS R Oreca Team

Sin embargo, se ha hecho especial hincapié en mantener sus componentes originales lo que incluye el mencionado chasis y mecánica, así como su suspensión ajustable de doble horquilla, la caja de cambios de seis velocidades Borg Warner T56, la propia carrocería o la transmisión.

Bajo el capó, mantiene su V10 de 8.0 litros de 608 CV, a un máximo de 6.500 rpm, y el menú se completa con unos poderosos discos de freno de acero ventilados, que atan en corto su brutal entrega.

Esta máquina del tiempo de carreras cargada de nostalgia viene acompañada de toda la documentación que atestigua que sus repuestos son originales, además de certificar el completo y caro proceso de restauración al que ha sido sometido para volver a la vida. ¿Lo veremos de nuevo en circuito?

Fotos: LBI Limited

En Motorpasión | Un repaso a los coches de atención rápida en pista de BMW, cuando la vida de los pilotos depende de que llegue la ayuda cuanto antes

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios