Compartir
Publicidad
La DGT propone la tasa 0,0 de alcohol para las motos, pero ¿qué hay de los coches?
Seguridad

La DGT propone la tasa 0,0 de alcohol para las motos, pero ¿qué hay de los coches?

Publicidad
Publicidad

El pasado viernes 19 de octubre tuvo lugar el 24º Foro Barcelona de Seguridad Vial y uno de los temas que más reacciones ha suscitado es el de aplicar una tasa 0,0 de alcohol para los motoristas sugerido por la Dirección General de Tráfico (DGT). ¿Por qué sí para las motos y no para los coches como ocurre en otros países europeos de tolerancia cero de alcohol en la conducción?

Según las cifras de siniestralidad presentadas por Tráfico a principios de año, en 2017, 1.200 personas perdieron la vida en nuestras carreteras. De las mismas, un 42,1% de los fallecidos registró presencia de alcohol en sangre, así como sustancias ilegales y psicofármacos, según los datos del Instituto Nacional de Toxicología.

Por su parte, en su informe la DGT señala el alcohol como la cuarta causa de accidentes con víctimas mortales, integrando un 12% del total, siendo sólo superada por las distracciones (32%) y la velocidad inadecuada (26%) e igualando en porcentaje a la somnolencia y cansancio en la conducción. Entonces, ¿por qué Tráfico sólo contempla implantar la tolerancia cero en los motoristas?

Conducción y alcohol = mayor probabilidad de accidente

Al volante

Bien es cierto que uno de los grupos viales de mayor riesgo son los motoristas. Así lo ha recordado Jorge Ordás Alonso, subdirector de Movilidad y Tecnología de la DGT, que ha sido quien ha propuesto la tasa 0,0 de alcohol para los conductores de motos en el Foro de Seguridad Vial de la Ciudad Condal. Según Ordás Alonso, la probabilidad de accidente en una motocicleta es 17 veces superior a la de un coche estando el motorista en pleno uso de sus facultades y sin añadir el alcohol en la ecuación.

No obstante, en un estudio sobre 'Alcohol y Conducción' elaborado por la propia DGT, se expone claramente que las bebidas espirituosas y la conducción, en general, no son buenas compañeras:

El alcohol es un claro factor de riesgo en la conducción, relacionado con un elevado número de accidentes de tráfico en carretera y en ciudad.

Además, en este análisis se recuerda que es un mito eso de que "no hay peligro si estoy por debajo del límite legal", ya que antes de llegar a esos 0,50 g/l en sangre que estipula la normativa actual, las capacidades para conducir ya se ven alteradas. Según recoge Tráfico en el estudio, el alcohol afecta a todas las capacidades psicofísicas que exige una conducción segura y, aunque no se llegue a la tasa límite, aumenta el riesgo de accidente.

Por debajo de la tasa legal el conductor no suele ser consciente del riesgo al que se expone y no toma las precauciones adecuadas, por lo que puede aumentar su nivel de tolerancia al riesgo. Los efectos que el alcohol puede producir en el conductor son muy numerosos y muy variados en función del nivel de alcoholemia.

¿Cuáles son los efectos del alcohol en la conducción?

Los efectos del alcohol en la conducción

Tal y como expone la DGT en este análisis, hay varios aspectos que se ven alterados en los conductores si hay presencia de alcohol en el oragnismo. Bien es cierto que hace distinción entre tipos de bebidas, según su graduación, y otros aspectos realacionados con la persona que está al volante como sexo, edad, peso, si se ha ingerido o no alimento o la hora del día a la que se toma la bebida alcohólica. No obstante y en general afectan de la siguiente manera al automovilista:

Comportamiento

  • El conductor suele tener una falsa seguridad en sí mismo y sobrevalora su capacidad para la conducción, lo que le llevará a tolerar un mayor nivel de riesgo. El clásico, "tranquilo que yo controlo".

  • Disminuye su sentido de la responsabilidad y de la prudencia.

  • En algunos casos, puede aumentar las conductas impulsivas, agresivas y descorteses. Además, se tiende a cometer más infracciones.

Alteración en la percepción

  • Al estar bajo los efectos del alcohol, se reduce el número de movimientos oculares y estos son más lentos, por lo se recoge menos información del entorno y esta es de peor calidad.

  • Se perciben peor las luces y las señales, especialmente cuando estas son de color rojo.

  • Se deteriora la convergencia ocular, necesaria para calcular correctamente las distancias.

  • Es más difícil calcular adecuadamente la velocidad propia y la de los otros usuarios de la vía.

  • Aparecen problemas de acomodación ocular a los cambios de luz, por lo que se pueden producir deslumbramientos con mayor facilidad.

  • El campo visual se reduce, por lo que el efecto de visión en túnel puede producirse con más intensidad.

  • La fatiga ocular puede aparecer con facilidad y se producen problemas para mantener la concentración visual.

Los efectos del alcohol en la conducción

Atención

  • La capacidad para atender a dos fuentes de información a la vez queda gravemente alterada, lo que resulta peligroso especialmente en situaciones complejas (por ejemplo, en las incorporaciones o en situaciones de tráfico denso).

  • La atención se focaliza en el centro del campo visual, por lo que es más difícil percibir los elementos que hay en los bordes de la vía.

  • Es bastante más complicado mantener un nivel de atención adecuado durante un tiempo prolongado.

Psicomotricidad

  • Se altera la coordinación entre los distintos movimientos y es más difícil coordinar la información sensorial y motora (ver y actuar en consecuencia).

  • Bajo control en los movimientos de precisión y disminución del rendimiento muscular.

  • Asimismo, el equilibrio se ve alternado. Lo de "camine usted en línea recta", no es casualidad.

Pere Navarro: "No vamos a rebajar la tasa ni limitarla a cero"

Pere Navarro

Pese a que la DGT advierte que, aún por debajo del límite legal, el alcohol reduce nuestras capacidades como conductores, Pere Navarro, director general de Tráfico, se mostraba así de categórico este verano en una entrevista concedida a la Cadena Ser, asegurando que la tasa de alcoholemia iba a quedarse como está.

Navarro defendía en este entrevista que los países europeos que disponen de tasa cero, como es el caso de Eslovaquia, Bulgaria, República Checa, Hungría o Rumanía, no han obtenido estos últimos años mejores resultados de siniestralidad. "Los grandes referentes europeos tienen la misma tasa que nosotros. No se trata de rebajar, sino de que se cumpla lo establecido", exponía el máximo mandatario de la DGT.

Siniestralidad UE 2016 Índice de siniestraliad en los países miembros de la UE. (Fuente: Comisión Europea).

El director de Tráfico se refiere a Suecia, Reino Unido u Holanda, que según los últimos datos de la Comisión Europa, que datan de 2016, son los países que menor índice de siniestralidad tienen por cada millón de habitantes. El cuarto es precisamente España, que ha registrado 37 fallecidos por millón de habitantes.

Sin embargo, en este informe también se detalla que nuestro país es uno de los estados europeos dónde más se ha incrementado el porcentaje de muertos en carretera, con una subida del 7% entre 2015 y 2016. Aún estamos lejos del objetivo de 2020, fijado por Europa, para reducir las cifras en un 50% respecto a 2010.

¿Y qué tasa de alcohol tienen esos estados que son referencia en Europa según Navarro? Pues en el caso de Suecia ésta es de 0,2 g/l, de las menores de la UE, mientras que Holanda tiene la misma que nuestro país (0,5 g/l) y Reino Unido la mantiene en 0,8 g/l, siendo mayor. La aseveración de Navarro es, por tanto, una verdad a medias. Por otro lado, es cierto que países con tolerancia cero de alcohol al volante, como es el caso de Bulgaria o Rumanía, son los dos que mayor ratio de fallecimientos registran: 99 y 97 por cada millón de habitantes respectivamente.

¿Y qué hay de los profesionales?

Daimler2

Si bien Pere Navarro no ha dado más argumentos, está más centrado en las distracciones, ya que son la causa principal de siniestralidad de los últimos años, el subdirector de Movilidad y Tecnología de la DGT vuelve a poner sobre la mesa la reducción de la tasa de alcohol. Sin embargo, en base a las declaraciones de Navarro, parece que los automóviles quedarán fuera de esta propuesta que, por ahora, no va más allá de sugerencia: "Nuestro deber es intentarlo", comentaba Ordás Alonso en Barcelona el pasado viernes.

También está por confirmar si seguirá adelante uno de los cambios normativos sugeridos por el anterior director de la DGT, el popular Gregorio Serrano, que contemplaba reducir aún más la tasa permitida en los conductores profesionales en el anteproyecto de la nueva ley de tráfico.

Actualmente, el límite está fijado en 0,3 g/l de alcohol en sangre, que a su vez es el mismo para conductores noveles (con menos de dos años de carnet). Hablando de éstos, Serrano no incluía en su propuesta que su tasa fuera rebajada, por lo que sólo afectaría a los profesionales. Navarro no ha dicho esta boca es mía en lo que respecta a la sugerencia de su predecesor.

Ups Girar Izquierda Mensajeria Paqueteria

El director de Tráfico se reunía la semana pasada con la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (SESPAS) y recogía varias solicitudes, siendo una de las cuales revisar los niveles de alcoholemia actuales. Este organismo defiende que están "tendiendo a la baja en otros países", aunque a día de hoy una gran parte, en el caso de Europa, se mantiene en 0,5 g/l: Francia, Dinamarca, Alemania, Bélgica, Portugal, Países Bajos, Italia... Y Navarro ya ha dejado claro que ese es el espejo donde quiere mirarse.

A la rebaja del límite legal, y también en el caso de los profesionales, se sumaba la sugerencia de incluir un alcoholimetro conectado al vehículo que, al detectar positivo en alcohol o drogas, impida que arranque el vehículo. Este sistema, bautizado como 'Alcolock', ya se ha implantado en otros países del Viejo Continente como es el caso de Francia.

Pere Navarro también era preguntado este verano por dicho dispositivo y si podría llegar a implantarse en España, pero el director de la DGT lo negaba aludiendo que había dejado de ser obligatorio en nuestro país vecino, por lo que "no les ha dado el resultado esperado". Veremos si finalmente, azuzado por la propuesta de su colega Ordás Alonso, el alcohol y la conducción, en modo global, vuelve a estar sobre la mesa de Navarro.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio