Compartir
Publicidad

La DGT insiste: restar más puntos por usar el móvil y unificar a 90 km/h el límite en carreteras convencionales

La DGT insiste: restar más puntos por usar el móvil y unificar a 90 km/h el límite en carreteras convencionales
18 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ayer jueves 17 de septiembre se celebraba la última Comisión sobre Seguridad Vial y Movilidad Sostenible en el Congreso de los Diputados y Pere Navarro, director general de Tráfico, aprovechó para trasladar a la Cámara Baja varias propuestas en pos de rebajar la accidentalidad en carretera de nuestro país. Más puntos para el uso del móvil en el coche y por no llevar el cinturón o el casco, así como más radares y equiparar el límite a 90 km/h en todas las carreteras convencionales son sus principales solicitudes.

Desde que llegara al cargo a principios de verano, Pere Navarro ha dejado clara su intención de batallar en dos frentes: el de las distracciones y el de la velocidad. Por tanto, lo expuesto ante el Congreso en la jornada de ayer no nos pilla desprevenidos.

La necesidad de reducir la siniestralidad en carretera se presenta como una necesidad imperiosa, no en vano este verano se saldaba con 259 muertes en carretera, 34 más que el año pasado, siendo cifras que no se daban desde hacía seis años. No obstante, el discurso de Navarro se mantiene en la prohibición y las sanciones por delante de, por ejemplo, la mejora de insfraestructuras.

Más puntos por usar el móvil o no llevar el cinturón

La DGT está estudiando no sancionar el uso del móvil en detenciones: semáforos, atascos...

La DGT señala las distracciones como la principal causa de accidentes mortales, estando por encima de otras como la velocidad, el alcohol o las drogas. Por ello, el director de Tráfico insta a que se aumenten las sanciones por el uso del smartphone en el coche en lo que a resta de puntos se refiere.

Actualmente, el uso indebido del teléfono móvil está penado con 200 euros de multa y la retirada de 3 puntos del carné. Pero debido a que esta infracción es cada vez más habitual entre los conductores, Pere Navarro considera que debe conllevar una resta de puntos aún mayor. Así, propone que se eleve a la sustracción de 4 a 6 puntos.

Restar más puntos por no llevar el casco

Recordemos que la DGT estaba estudiando eximir la resta de puntos en el caso de las detenciones (atacos, semáfaros) aunque en ningún caso dejaría de acarrear una sanción administrativa o multa.

Respecto al carné por puntos, Navarro también propone ante la Cámara Baja que se eleven las sanciones por no llevar puesto el cinturón de seguridad o el casco en caso de las motos. A día de hoy estas infracciones están tipificadas con la resta de 3 puntos y la DGT sugiere elevarlo 4. Y es que parece que a estas alturas aún nos cuesta abrocharlo: de los 259 fallecidos este verano, 29 no lo llevaban puesto.

Todas las carreteras convencionales, a 90 km/h

El otro gran objetivo de la DGT se centra en las carreteras convencionales, donde se produjeron el 76% de los accidentes mortales los pasados meses de julio y agosto. No obstante, Navarro rebaja el tono y propone unificar el límite a 90 km/h en este tipo de vías frente a los 80 km/h que venía promulgando hasta la fecha.

Limite Velocidad Espana 2018

A día de hoy, el límite en estas carreteras es de 90 km/h o de 100 km/h, en caso de que dispongan de un arcén de 1,5 metros o mayor. Navarro ya había comentado que no tiene sentido circular a 100 km/h por las convencionales, aunque parece que ha dejado de insistir en que hay que mirarse en el espejo de Francia, donde este verano se rebajaba el límite en vías de doble sentido a 80 km/h. Con la nueva limitación, por cierto, las multas se duplicaron en un mes.

No obstante, Navarro considera que sí debemos seguir los pasos de Francia en lo que respecta a los radares. El director de Tráfico considera que los 1.000 dispositivos fijos que controlan nuestra carreteras no son suficientes y que estamos a años luz de Reino Unido (con 7.200 radares) o la propia Francia (4.000). "Lo siento, pero es el único medio que tenemos", exponía tal y como recoge el diario Público.

Mejor formación, por fin

Autoescuela

Entre las novedades, no escuchadas hasta la fecha, está la de mejorar en formación y educación vial de cara a los nuevos conductores. Por ello, el principal mandatario de la DGT también ha solicitado que sea obligatoria la asistencia a clase en algunas materias del examen teórico y que los profesores de autoescuela se formen de forma reglada en la formación profesional.

Si bien estas propuestas recibirán luz verde o no, Navarro deja en manos del Congreso la toma de decisiones, el director de Tráfico también ha aprovechado la reunión de ayer para confirmar que, a partir de octubre, 250 nuevos agentes se sumarán a la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil mientras que, a lo largo de 2019, se unirán otros 400 a las filas de la Benemérita.

"La culpa es de las motos y los turistas"

La DGT culpa a las motos de la siniestralidad

Por supuesto, no podía perder la oportunidad de dejar alguna declaración polémica por el camino. Pere Navarro ha recordado ante la Comisión que, aunque España está por debajo de la media de siniestralidad europea, con 39 fallecidos por millón de habitantes frente a los 49 de Europa, estaríamos en mejor posición si no fuese por los turistas y las motos.

El director de la DGT expone que los 85 millones de turistas que visitan España, de cuales muchos alquilan un coche o viajan con el suyo propio, así como los 5,2 millones de motos que circulan por nuestras carreteras ayudan mucho a ensombrecer nuestras estadísticas.

Unas aseveraciones que contrastan con sus recientes declaraciones en una entrevista concedida a la Cadena Ser. En ésta se le preguntaba por una de las habituales peticiones de los motoristas, la colocación de doble bionda en los guardarraíles y la protección de los mismos. "No somos un país rico, tenemos una deuda del 100% del PIB, es impensable que se cubran los miles y miles de kilómetros de guardarraíles. Es como lo de arreglar todas las carreteras. Todo no lo podemos hacer", defendía.

Pero es que afrontar ese gasto serviría para reducir drásticamente la mortalidad en los motoristas, como también lo haría mejorar las infraestructuras en el caso de los automovilistas. Esta última salida de tono le va a costar no pocas críticas y con razón. Por lo demás, sólo resta a esperar a la decisión del Congreso.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio