Compartir
Publicidad

El balance de siniestralidad del verano 2018 nos lleva a cifras de hace seis años: 259 muertos en dos meses

El balance de siniestralidad del verano 2018 nos lleva a cifras de hace seis años: 259 muertos en dos meses
35 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La DGT ha presentado el balance provisional (a 24 horas) de siniestralidad del verano 2018 y ha venido con un aumento de víctimas. Durante los meses de julio y agosto han fallecido en las carreteras españolas 259 personas, 34 víctimas mortales más que en el mismo periodo del año pasado, lo que representa un aumento del 15 %. El director de la DGT, Pere Navarro, ha vuelto a la carga con la reducción de los límites de velocidad a 80 km/h en convencionales y aumentar el número de radares.

Ante este funesto balance, el RACE ha calificado las cifras de "intolerables" y ha presentado una batería de medidas entre las que destaca la inversión en carreteras.

Alcohol, drogas, velocidad inadecuada... los tres jinetes del apocalípsis

Highway 1761825 340

En julio de 2018 ha habido 127 fallecidos en accidentes de tráfico, lo que ha supuesto un aumento de 6 fallecidos respecto a julio del año anterior. En el mes de agosto de 2018 fallecieron 132 personas en accidente de tráfico, 28 más que en agosto del año pasado.

La curva de siniestralidad desde 2001 hasta la actualidad ha sido decreciente, con algunos picos reseñables en 2007 (542 fallecidos) o 2016, cuando se superó la cifra de 226 víctimas del verano anterior con 255 muertos en nuestras carreteras. Un gráfico elaborado por la DGT muestra la abismal diferencia entre las cifras de siniestralidad del verano de 2001 y las de este año: de 845 fallecidos hemos pasado a casi 300. Pero no hay nada que celebrar.

Desde comienzo de año hasta el 31 de agosto han fallecido en accidentes de tráfico 799 personas, 24 más que en el mismo periodo del año anterior, y durante los días días 1 y 2 de septiembre se han producido 12 accidentes mortales, en los que han fallecido 12 personas.

Por comunidades autónomas y respecto al verano de 2017, han experimentado un aumento de fallecidos Comunidad Valenciana (+13), Galicia (+11), Aragón y Castilla y León (+7), Canarias (+6), Cataluña, Comunidad Foral de Navarra y País Vasco (+3) y Región de Murcia (+1).

El 76 % de los fallecidos se han producido en carreteras convencionales y las principales causas han sido salida de vía (37 %), colisión frontal (29 %) y colisión frontolateral (15 %).

Más preocupante aún es el hecho de que 29 de los fallecidos en turismo no utilizaban el cinturón de seguridad en el momento del accidente, así como el conductor de un ciclomotor y otros dos usuarios de moto fallecidos que no llevaban el casco.

Road 166543 960 720 1

Por su parte, la DGT ha cazado a un número considerable de conductores de furgonetas conduciendo con presencia de alcohol o drogas en el organismo: en cinco días 98 conductores (de 136) dieron positivo a alcohol y 38 a diferentes tipos de drogas.

Y hay más. Durante el puente del 15 de agosto 1.133 conductores fueron detectados al volante habiendo consumido alguna sustancia psicoactiva en solo tres días.

Lo que propone la DGT: más radares

Pere Navarro

El director de la DGT, Pere Navarro, ha señalado que los datos "invitan a concentrar los esfuerzos en las carreteras convencionales, en el control de la velocidad y las distracciones y en la protección de los usuarios vulnerables". Una vez más, nada sobre el estado de las carreteras.

La solución para la DGT pasa por reducir el límite de velocidad en las vías convencionales a 80 km/h, cambiar el diseño de las vías y aumentar el número de radares, ya que según sus datos en Francia hay 4.000, en Reino Unido 7.200 y España se queda en 900 dispositivos.

Por su parte, el RACE ha emitido su opinión acerca de los números que reflejan el balance: "Cada vez hay un mayor volumen de tráfico, con coches más antiguos, peor mantenidos, con más averías, circulando por peores carreteras y con más accidentes. Con esta preocupante fotografía ¿nadie va a hacer nada?", han dicho desde el club de automovilistas.

Ante una "demonización" del coche, el RACE apunta a un decálogo de medidas prioritarias, entre las que destacan la recuperación de la inversión en infraestructuras, desviar el tráfico de las carreteras convencionales hacia las autopistas, la ampliación del Plan PIVE, la reducción del IVA en accesorios y mantenimiento en seguridad (que actualmente se gravan con el 21%) o la formación en Seguridad Vial.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio