Publicidad

Estas son las autopistas españolas que se quedarán sin peajes en 2021

Estas son las autopistas españolas que se quedarán sin peajes en 2021
17 comentarios

Ya han pasado dos años desde que el Gobierno anunciara su plan para liberalizar varias autopistas de peaje en España: una estrategia comenzada en 2018 y que finalizará el año que viene. Así, tres autopistas levantarán sus peajes a partir del 1 de septiembre de 2021: dos tramos de la AP-7 y la AP-2 en su totalidad.

El Ejecutivo no ha renovado, y no va renovar, los acuerdos de concesión con hasta seis autopistas de gestión privada: tres ya han pasado al auspicio del Estado y otras tres harán lo propio en menos de un año. En contraposición, tras la crisis derivada del pandemia y el parón derivado del estado de alarma, el Gobierno ha ampliado las concesiones de autovías y autopistas que hubieran vencido o venzan durante este 2020.

La futura gestión pública de estas vías es buena noticia para los usuarios, pero no tanto para los trabajadores de estas concesionarias: cuando parte de la AP-7 (Tarragona - Valencia - Alicante) y la AP-4 (Sevilla - Cádiz) quedaron en manos del Estado el 1 de enero de 2020, Aumar, filial de Abertis, despidió vía ERE a un total de 137 empleados.

Las tres autopistas que serán gratuitas en menos de un año

Peajes más caros

En concreto, las tres autopistas que eliminarán sus peajes el 31 de agosto de 2021 son dos nuevos tramos de la AP-7, entre Tarragona y La Jonquera (Gerona) y entre Montmeló y el Papiol, a lo que se suma la AP-2, que conecta Zaragoza y El Vendrell (Tarragona), en su totalidad. Ello supondrá 470 nuevo kilómetros libres de pago en las carreteras españolas.

Los mismos también los gestiona Abertis hasta dicha fecha, por lo que podría traer consigo más ajustes de plantilla, y como ocurriera a finales del año pasado los más afectados serán previsiblemente los trabajadores que atienen al cobro de los peajes, así como personal de oficina.

Los trámites para eliminar los peajes del tramo de la AP-7 entre Tarragona y Gerona, así como en todo la AP-2 comenzaron en noviembre, sacando a concurso el Ministerio de Fomento, con José Luis Ábalos al frente (ahora ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana), el estudio para hacerlo posible.

Co Esteban2013 Fuente: Wikioedia/Co.Esteban2013.

En marzo, ya revalidado el gobierno del PSOE, y en coalición con Unidas Podemos, se adjudicó dicho estudio por 538.467 euros. El mismo, permitirá determinar soluciones y actuaciones que se derivarán de su paso a concesión pública, valorando la necesidad de remodelar sus enlaces o incluso implantar nuevos, así como los plazos de ejecución de los mismos.

Para ello se analizará el flujo de tráfico en estas autopistas. El tramo de la AP-7 que conecta Tarragona con Girona hasta La Jonquera, municipio que linda con Francia, es una de la vías rápidas con más volumen de España: en enero de este año registraba 47.493 vehículos diarios, aumentando en un 5,57 % en comparación al mismo mes en 2019. Ya solo entre Barcelona y esta población gerundense se contabilizaron 38.921 vehículos al día.

Por su parte, la AP-2 registra un tráfico menor, en dicho mes circularon por ella 9.662 vehículos por jornada. No obstante la "liberación" de esta autopista supondrá acoger el tráfico de vehículos pesados de transporte, que ahora discurren por la N-II enre Fraga y Alfajarín (91 kilómetros) para evitar los peajes.

¿Qué autopistas antes de pago ya son gratis en España?

ap-7

Otras tres son las vías rápidas que han eliminado sus peajes en cuestión de casi dos años. La primera en abrir la veda fue la AP-1, o Autopista del Norte, que une Armiñón (Vitoria) con Burgos: su concesión finalizó el 30 de noviembre de 2018 pasando a ser gratuita el 1 de diciembre.

Más de un año después llegaron otras dos que, desde el 1 de enero de este 2020 son gratuitas: la AP-4 (Sevilla-Cádiz) y la AP-7, en su caso entre Alicante y Tarragona.

Ello ha supuesto 467 kilómetros libres de peaje, 373 kilómetros correspondientes al tramo de la AP-7 y 93,8 kilómetros a la AP-4. Pero también trae consigo un aumento de gasto en materia de mantenimiento que deberán asumir las arcas del Estado y que, según el ministerio de Transporte (antes Fomento) asciende a 153 millones de euros (129,17 millones y 24 millones, respectivamente).

Así, y teniendo en cuenta que las tres autopistas que pasarán a gestión pública el 1 de septiembre engloban similar extensión (cerca de 470 kilómetros), también supondrá una cifra similar en lo que toca a mantenimiento. A lo que hay que sumar el más de medio millón de euros que ha costado el estudio para su liberación y los costes de su posible adecuación a un mayor volumen de vehículos.

En Motorpasión | Los coches híbridos enchufables y sus consumos poco realistas: el disparo en el pie de la UE al publicar los datos de homologación

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios