China quiere llegar al millón de vehículos de hidrógeno en 2030, y su gran apuesta son los camiones y autobuses

China quiere llegar al millón de vehículos de hidrógeno en 2030, y su gran apuesta son los camiones y autobuses
6 comentarios

El gobierno chino acaba de presentar un plan de vehículos alternativos para los próximos 15 años con especial protagonismo para las mecánicas de hidrógeno para vehículos de transporte por carretera. Así, esperan llegar en una década al millón de vehículos de pila de combustible circulando por la República Popular. China lleva tiempo poniendo el hidrógeno sobre la mesa, y con esta estrategia pretende dar un paso más allá.

China ha definido las líneas maestras de este plan con el hidrógeno como piedra angular y enfocado principalmente a camiones y autobuses, del que se hace eco Bloomerg. Un objetivo cuanto menos ambicioso, pues en 2019, según esta publicación, las ventas de vehículos con mecánica de pila de combustible se fijaron en 2.700 unidades únicamente.

Y aunque la estrategia es a 15 años, el país asiático prevé reducir drásticamente las emisiones de su parque móvil en la próxima década: el pasado mes de septiembre, el presidente de la República Popylar Xi Jinping puso el horizonte en 2030 como límite para lograrlo, jugando el hidrógeno un papel fundamental.

Así, China da un nuevo impulso a este tipo de mecánicas, siendo una apuesta mayoritaria por tradición en los países asiáticos. Y en este plan tendrán un importante papel marcas como Toyota o Hyundai, que llevan años con modelos de hidrógeno en cartera, pero que también están desarrollando vehículos de pila de combustible industriales: sirvan de ejemplo los camiones pesados que Toyota desarrolla junto a Hino o el camión XCIENT Fuel Cell de Hyundai, que también está llegando a Europa.

Hidrógeno para el transporte por carretera, y una creciente infraestructura

Toyota Camion Hidrogeno 01

El plan elaborado por China, se centrará por un lado en la producción de mecánicas de pila de combustible y, por otro en el desarrollo de camiones y autobuses propulsados por hidrógeno. Todo para llegar a ese millón de vehículos de pila de combustible en sólo diez años.

Aunque para ello la República Popular deberá seguir invirtiendo en la producción de energías renovables, ya que la mayor parte proviene actualmente de combustibles fósiles. Asimismo, se enfrenta a los problemas inherentes a este aún incipiente combustible de cero emisiones: el coste de producción de hidrógeno, así como los derivados de almacenarlo y transportarlo.

China ya está en ello. Por ejemplo, una de sus empresas de servicio público ha invertido 3.000 millones de dólares en una planta eólica y solar en Mongolia Interior. Se espera que empiece a operar en 2021 y estima producir 500.000 toneladas de hidrógeno al año proveniente de energía limpia.

Además, Baofeng Energy comenzó a este mismo año la adaptación de una de sus plantas de carbón a la producción de hidrógeno y también basada en energía solar. Su objetivo es llegar a los 60 millones de metros cúbicos de hidrógeno al año por electrólisis y más de 80 millones de metros cúbicos de oxígeno anuales de forma no contaminante.

Hidrogeno

Asimismo, la petrolera Sinopec, una de las principales de China y que quiere liderar el impulso de hidrógeno en el país, lleva tiempo destinando fondos a la producción y transporte de hidrógeno, además de estar construyendo estaciones de repostaje en el país. La primera fue inaugurada en 2019, en Foshan (Provincia de Guangdong). El objetivo de China es llegar a 2030 con 1.000 estaciones de servicio de hidrógeno.

¿Cumplirá su meta China? Según estima Wang Chaoyun, presidente de la startup Anhui Mingtian Hydrogen Energy Technology, centrada en el desarrollo de mecánicas de pila de combustible para vehículos, prevé que las ventas de vehículos de hidrógeno se multipliquen por diez en cinco años, llegando a las 50.000 unidades.

Toyota y Hyundai, principales aliados

Hyundai XCIENT Fuel Cell

El plan de impulso al hidrógeno pasa también por la apuesta de los fabricantes de vehículos.

Así, encontramos por ejemplo a Toyota, firma con la que se ha aliado el productor de motores de hidrógeno Beijing SinoHytec, para desarrollar sistemas de pila de combustible para camiones y vehículos comerciales. "China se está concentrando en los vehículos industriales de hidrógeno y eso se alinea con el pensamiento de Toyota", señala Chisato Yoshifuji, gerente de proyectos de Toyota.

Por su parte, este mes de noviembre, Hyundai ha firmado acuerdos con hasta cinco socios chinos también para desarrollar camiones y furgonetas de pila de combustible, con la meta de llegar a unos 4.000 vehículos para 2025.

"Hyundai cree que China tiene un enorme potencial para los vehículos comerciales propulsados ​​por hidrógeno", ha señalado In Cheol Lee, vicepresidente ejecutivo de Hyundai y director de la división de vehículos comerciales.

Y aunque el plan de impulso al hidrógeno chino pone el acento en el transporte por carretera, ya sea de mercancías o pasajeros, también entran en juego los coches de hidrógeno, aunque se espera que convivan con los eléctricos de batería.

De esta manera, por ejemplo SAIC Motor, fabricante estatal que es uno de los seis principales de la República Popular, confirmó el pasado mes de septiembre que tendrá en su oferta hasta 10 modelos de pila de combustible en 2025.

En Motorpasión | Coches de hidrógeno: así funciona esta tecnología de cero emisiones contaminantes

Temas
Comentarios cerrados
Inicio