Compartir
Publicidad

Mi Gran Premio de Hungría 2012: Lewis Hamilton presenta su candidatura

Mi Gran Premio de Hungría 2012: Lewis Hamilton presenta su candidatura
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En cierto modo, la carrera del pasado domingo en el Hungaroring me pareció un perfecto reflejo de lo que está siendo esta trepidante temporada de Fórmula 1. Está habiendo tanta incertidumbre y tantas alternativas, que parece que esto tenga que acabar en dos días, pues podemos llegar a pensar que no queda nada más por ver. Pero nada más lejos de la realidad. Quedan todavía nueve batallas por librar. Una eternidad.

En esta ocasión, le tocó el turno a Lewis Hamilton de lucirse en una carrera de las más inteligentes que le recuerdo. El propio Lewis sabía que simplemente necesitaba un buen resultado para reengancharse a la lucha por el título. En un escenario con semejante igualdad como la de este año, la clave va a estar en no fallar prácticamente nunca (y Lewis ya lo había hecho), y aprovechar al máximo las oportunidades que todos tendrán.

Lewis Hamilton bordó su actuación durante todo el fin de semana. Las sensaciones de las nuevas evoluciones del McLaren que no acabaron de concretarse en Alemania, se pusieron de manifiesto en el peculiar trazado del Hungaroring desde el mismo viernes, y aunque pudiera parecer lo contrario en determinados momentos de la carrera, Hamilton tuvo todo bajo control en cada una de las vueltas, y no dio opción a ninguno de sus rivales.

Me pareció realmente extraordinaria la gestión de las gomas que recordó al mismísimo Fernando Alonso en su ejecución. Hubo momentos de la carrera, en especial en el último stint, en los que parecía que era cuestión de tiempo que Kimi Raikkonen, e incluso Romain Grosjean, se comieran al McLaren de Lewis, pues le recortaban un buen puñado de décimas vuelta tras vuelta.

Kimi Raikkonen

Pero lo que estaba haciendo Lewis Hamilton era sencillamente gestionar sus neumáticos medios, no dejándose llevar por la presión de ver como los Lotus y Vettel le recortaban tiempo con una velocidad endiablada, y escogiendo tratar bien sus gomas en las primeras vueltas de ese largo stint de 29 vueltas, en lugar de exprimirlas hasta tal punto que le podrían haber ocasionado más de un problema en el tramo final de la carrera. Así fue como en el tramo final, Lewis pudo mantener un ritmo suficiente para acabar escapándose de sus perseguidores gracias a su gestión de gomas.

No me atrevo a ser tan osado como para decir que Lewis Hamilton no contaba el pasado domingo con el coche más rápido en pista. Puede que sí, o puede que no. En cualquier caso, no me pareció tan descarado como el caso de Alonso en Alemania. Es cierto que los dos Lotus volvieron a demostrar que si todavía no han ganado una carrera este año no es porque les falte coche, e incluso Sebastian Vettel mostró un ritmo altísimo cuando rodó con aire limpio, pero creo que Lewis controló en todo momento el ritmo que debía llevar, y de haber necesitado atacar, es posible que hubiera marcado unos cronos aún más sorprendentes. Sea como sea, esta versión de Lewis Hamilton es la realmente peligrosa.

¿Qué decir de los Lotus? Este podría haber sido el día de su ansiada victoria, pero Lewis no les dio opción. Su estrategia de montar blandos en los dos primeros stints acrecentó la sensación de que en Hungría podrían haber dado la campanada, pero sigue faltando algo que los separa de la victoria. Puede que me equivoque, pero tengo la sensación que Grosjean podría haber plantado más guerra a Hamilton de la que plantó Raikkonen, pero al final el francés pagó muy caro el error de su equipo al condenarle a salir en sus último stint justo detrás de Fernando Alonso, que en esta carrera llevaba un ritmo claramente inferior. A la postre, esas vueltas tras Alonso le supusieron perder la plaza con Raikkonen en una maniobra al límite, y en ese punto se acabaron las opciones de Grosejan.

Sebastian Vettel también demostró que el Red Bull es uno de los coches a batir este año. Se mostró muy rápido en todo momento, y acabó enfadadísimo de ver como la velocidad de su coche no se correspondía con la posición final en carrera. Intentó hacer una última parada por si las gomas de los primeros se venían abajo como sucedió en Canadá, pero la estrategia no funcionó. No hay que lamentarlo, tampoco, pues no perdió ninguna posición intentándolo.

Fernando Alonso

Los que sí tienen mucho que lamentar son Webber y Button. Intentaron una estrategia a 3 paradas que acabó regalándole 2 posiciones nada más y nada menos que al líder del campeonato, Fernando Alonso. Está claro que no es nada fácil hacer funcionar estrategias agresivas en un circuito como el Hungaroring, donde adelantar es conocidamente complicado. Tanto Webber como Button tenían coche para acabar por delante de Alonso. Mala elección de estrategia.

Y hablando de Fernando Alonso, en esta ocasión no encontró ritmo para luchar por la victoria en ningún momento, y conocedor de ello, se dedicó a hacer su carrera sin perder la concentración por verse tan atrás. Con carreras como las del domingo se ganan mundiales. Alonso tiene la virtud de saber cuánto da su coche en cada momento, y se adapta a ello sin despeinarse. Me gustó especialmente que en Ferrari se ciñeran a rajatabla a su estrategia de 2 paradas, pese a que en muchos momentos fuera desincronizada con la de sus rivales. Sabía que el domingo sus rivales no eran los de siempre. Su rival era su propio coche, y tenía que gestionarlo de la mejor manera posible, como hizo a la perfección. Un quinto puesto final, con un Red Bull y un McLaren detrás, y ampliando su liderato en el Mundial, sabe a situación crítica salvada con nota.

Me gustaría acabar destacando la sensacional actuación de Bruno Senna durante todo el fin de semana. Acabó colándose entre los 8 coches “buenos”, y ya le va tocando demostrar su talento si realmente quiere seguir en la Fórmula 1 la próxima temporada. Tampoco querría olvidarme de las malas sensaciones que dejaron los Mercedes, pese al punto logrado por Nico Rosberg, y los Sauber. Demasiados altibajos esta temporada.

Ahora nos queda un largo mes de vacaciones por delante, antes de llegar a Spa y Monza (casi nada). Con hasta 4 equipos que pueden luchar carrera tras carrera por ganar, os aconsejo descansar y recargar pilas, porque el tramo final de campeonato promete emociones fuertes. Nos leemos por aquí después de Bélgica, o durante la espera en mi twitter (@smarcusf1). Buenas vacaciones!

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos