Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

Al volante de un Toyota C-HR Electric Hybrid GR-SPORT, cómodo y equilibrado

Al volante de un Toyota C-HR Electric Hybrid GR-SPORT, cómodo y equilibrado
4 comentarios

Una vez lanzado el Toyota Corolla Electric Hybrid GR-SPORT, era cuestión de tiempo que también llegara un Toyota C-HR Electric Hybrid GR-SPORT. Se trata de dos de los coches más vendidos de la firma japonesa y ampliar la gama con una versión deportiva no parece mala idea.

Además, Toyota está volviendo a recuperar ese talante deportivo que tanto añoraban los fans de la marca. Por tanto, era lógico que los dos modelos más populares contarán con esta versión.

El juego de las diferencias

De todas formas, hay que diferenciar entre los GR-SPORT y los GR “a secas”. Los primeros son un acabado, una terminación más deportiva que afecta a pequeños detalles estéticos, ya sea en los paragolpes o en el habitáculo, así como a la puesta a punto, que se enfoca a una mayor dinámica que en el resto de versiones.

Por su parte, los GR son auténticos deportivos, con motores más potentes, una revisión muy profunda del bastidor, una imagen totalmente diferente… El Toyota GR Yaris y el Toyota GR Supra son los mejores ejemplos de lo que estamos diciendo.

Es una de las mejores opciones de la gama por el equilibrio entre dinámica, confort y consumos

Así pues, el Toyota C-HR Electric Hybrid GR-SPORT no es una versión radical y superdeportiva del exitoso crossover japonés. Es una versión más dinámica y con una imagen específica, pero está lejos de ser un deportivo. Tiene una conducción, como ahora contaremos, que permite ciertas travesuras, pero sigue siendo un coche cómodo, fácil de conducir y con unos consumos muy reducidos.

De hecho, tras probarlo durante unos días, nos ha parecido una de las mejores opciones de la gama por el equilibrio entre dinámica, confort y consumos. Todo ello aderezado con algunos detalles que lo hacen más atractivo.

Imagen más agresiva sin caer en los excesos

Toyota C Hr Gr Sport 5

Antes de nada, debemos destacar que el Toyota C-HR Electric Hybrid GR-SPORT es la imagen que desprende. Es lo primero que nos encontramos cuando tenemos el coche delante y, aunque en un primer momento no sabes por qué, se nota diferente. Es la sensación que tuvimos cuando recogimos el coche del garaje de Toyota, había algo que llamaba la atención, pero no sabíamos qué era. Los cambios que recibe no son excesivos, al contrario. Por suerte, son recatados y nada exagerados, logrando su función sin caer en el exceso, y eso es un gran acierto.

El volante, con tapizado específico de cuero perforado, ofrece muy buen tacto y resulta especialmente agradable de manipular

Para encontrar esos detalles específicos, tenemos que fijarnos, por ejemplo, en el paragolpes delantero. Este, añade un pequeño labio inferior (¡atención, spoiler!: eso provoca que sea cinco milímetros más largo que un Toyota C-HR Electric Hybrid “normal”). Los faros también son otro detalle que debemos mirar para notar las diferencias. En este caso, están oscurecidos y, junto al nuevo marco de color negro piano para los antiniebla, refuerza la personal mirada del SUV oriental.

Visto de lateral también encontraremos diferencias, como las llantas de 19 pulgadas y con un diseño específico. El paragolpes trasero tiene un embellecedor que no destaca en exceso, un nuevo marco negro piano para los pilotos y, por supuesto, el logotipo de GAZOO Racing. Son pequeñas pinceladas que le dan un aire que quizá no se note mucho en las fotos, pero en vivo logran que el coche gane en presencia.

Además, el color de la carrocería es exclusivo de los GR-SPORT, el Gris Ascari, y contrasta de maravilla con el techo, las llantas y todos los detalles en negro. El trabajo estético está bastante logrado, aunque en el habitáculo se diluye un poco. Aquí, además de la tapicería mixta con el logo de GR en el respaldo y motivos rojo y blancos, no hay muchos cambios.

El volante cuenta con tapizado que añade cuero perforado en las zonas laterales de agarre (mucho más agradable que en las versiones normales) y los umbrales de las puertas también lucen el emblema de GAZOO Racing.

Solo disponible con el motor 2.0 Dynamic Force de 184 CV

Toyota C Hr Gr Sport 1

Bajo el capó está el grupo híbrido de 184 CV, es decir, el motor 2.0 Dynamic Force, que combina un propulsor de combustión interna con 152 CV y un motor eléctrico de 109 CV asistidos por el cambio e-CVT. Es el mismo grupo motor del Toyota C-HR 180H Electric Hybrid 2021 o del Toyota Corolla 180H Electric Hybrid.

Las diferencias en comportamiento con los mencionados modelos son nulas. Las impresiones se pueden extrapolar en cuanto a respuesta al acelerador, empuje, sensaciones generales… y es la única opción motora para el GR-SPORT.

Donde sí hemos encontrado variaciones es en el tacto de las suspensiones y en el comportamiento del coche. Algunos pensarán que, siendo una versión más deportiva, es lógico encontrar diferencias en este apartado, pero en realidad no es tan común.

Por lo general, muchos fabricantes añaden una terminación deportiva que, básicamente, se centra en el diseño. En cambio, el Toyota C-HR Electric Hybrid GR-SPORT cuenta con una puesta a punto especial de las suspensiones que aporta una percepción diferente. Lo más llamativo es que, lejos de ser duro y molesto, nos pareció realmente cómodo y equilibrado.

Toyota C Hr Gr Sport 4

Los primeros kilómetros con un rodar suave

Cuando recorrimos los primeros kilómetros con él, pudimos apreciar que tenía un rodar bastante suave y refinado para ser una versión deportiva. Se notaba distinto a otras ocasiones. No obstante, no esperábamos que fuera tan confortable y filtrara tan bien las irregularidades del terreno. Llegamos a pensar que montaba una suspensión adaptativa, pero no, la suspensión AVS solo está disponible para el Corolla Electric Hybrid GR-SPORT y el SUV que teníamos en ese momento entre las manos contaba con suspensión fija, con un tarado (o dureza del muelle) que, todo hay que decirlo, nos estaba gustando mucho.

No esperábamos que fuera tan confortable y filtrara tan bien las irregularidades del terreno

Es una versión deportiva y, teniendo una suspensión específica, había que ponerla a prueba. Eso quiere decir que no tardamos mucho en acudir a “nuestras” carreteras para poder ver si, además de cómodo, también era dinámico en curva. Y sí, lo es; bastante dinámico para lo cómodo de su tarado. El coche afronta las curvas con muchas garantías, la sensación de control es total y se puede ir bastante rápido. Ojo, si el ritmo sube en exceso, el coche pone objeciones. No es un deportivo, es un vehículo muy dinámico y rápido; pero, si se fuerzan las cosas, la carrocería inclina restando confianza y el subviraje aparece.

También nos fuimos a caminos de tierra y… ¡sorpresa!

Toyota C Hr Gr Sport 2

El coche nos estaba resultando muy satisfactorio, el más recomendable de toda la gama. Los consumos eran igual de buenos que en cualquier otro Toyota C-HR Electric Hybrid, al tiempo que la facilidad de conducción y la usabilidad se mantenían intactas. Había que ir un poco más allá, así que nos pusimos a buscar caminos de tierra. Obviamente, no sería nada extremo, los neumáticos y las llantas son 100 % asfálticos y no es cuestión de romper nada: el coche hay que devolverlo intacto. Pero ya adelantamos que nos llevamos una gran sorpresa.

Conocemos algunos caminos donde no molestar a nadie y poder hacer alguna que otra "perrería" y la, verdad, ¡como alma que lleva el diablo! Esa suavidad de las suspensiones de la que hablábamos antes fue una aliada en el camino de tierra y nos permitió ir bastante más rápido de lo que esperábamos. Es cierto que era una pista bastante lisa y sin demasiados agujeros. Aun así, siendo un coche tan enfocado al asfalto, nada hacía presagiar ese buen comportamiento en tierra. Muy divertido.

En definitiva, han sido unos días más que agradables a bordo de este Toyota C-HR Electric Hybrid GR-SPORT, que nos ha dejado muy buenas sensaciones en varios detalles. Los precios del Toyota C-HR Electric Hybrid GR-SPORT, según la web oficial de la marca, arrancan en 30.600 euros de la versión monocolor Negro Azabache (el resto de versiones son bitono).

Publicidad

También te puede gustar

Inicio