Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

El nuevo Toyota GR Supra ha renacido para volver a rugir por las calles

El nuevo Toyota GR Supra ha renacido para volver a rugir por las calles
Sin comentarios

Nació como una versión más potente y lujosa del Toyota Celica, pero como ocurre en ocasiones, ha terminado siendo un modelo que ha superado, y por mucho, a su modelo inicial. El Toyota GR Supra es un mito que ha renacido en una época diferente a la que le vio decir adiós. Ya no vale con ser un modelo deportivo, que sea fiel a la saga y que además, ofrezca un marcado diseño japonés como sus antecesores. Ahora hay que tener mucha tecnología, un equipamiento que, en los años 90, era poco más que ciencia ficción, y, también, debe ser rápido pero gastar poco combustible.

El GR Supra ha llegado en un momento poco propicio para un modelo de sus características. Las normativas de emisiones son más restrictivas que nunca, el combustible es más caro y los usuarios han cambiado su mentalidad. Por otro lado, el nuevo Toyota GR Supra tiene más rivales que nunca y eso obliga a no dejar nada al azar. No obstante, aunque no es un momento fácil, todavía hay un lugar en el mercado para estos coches, automóviles pasionales, que no esconden lo que son ni cuál es su objetivo. Se puede apreciar desde el primer momento que no es un coche normal, que se está ante algo especial.

Toyota Gr Supra 7

De hecho, el Toyota GR Supra es uno de esos coches que ganan mucho en vivo. Su silueta está diseñada pensando en la aerodinámica y pensada para las versiones de competición (algunas entradas, que no son funcionales en la versión de producción, si lo son en competición), pero también está diseñado para encandilar, para gustar, para que le miren. En vivo sus curvas se ven muy acusadas, con unas caderas muy marcadas y un frontal afilado y bajo.

No es un deportivo puro y además, es sorprendentemente cómodo

Toyota Gr Supra 1

Había ganas de ponerse a los mandos del GR Supra, no vamos a engañar a nadie. Es un modelo mítico que cuando salió al mercado, nosotros apenas éramos unos chavales y poder conducir una de sus generaciones resulta algo especial, muy especial. No todo el mundo tiene la suerte de ser testigo, en primera persona, del renacimiento de un mito. Y precisamente eso, el ser el renacimiento de un mito, ha sido uno de los principales problemas para Toyota cuando se comenzó con el proyecto, y para nosotros, cuando nos pusimos a los mandos.

Los mitos tienen el inconveniente de su pasado. Cada generación debe ser, como poco, igual que de buena que la anterior y cualquier desviación puede suponer un fracaso. Y tras un buen puñado de kilómetros y muchas curvas, podemos decir que la firma japonesa ha salido bien parada. Lo decimos tras hacer un análisis de la situación, intentando por todos los medios, que su condición de ‘coche de culto’ no afectara a nuestra prueba. Porque sí, el hecho de conducir un coche con la historia y el halo del Toyota GR Supra puede afectar a las opiniones y a las sensaciones.

Toyota Gr Supra 2

Construido teniendo en cuenta el legado de las anteriores generaciones del Supra y del 2000GT de 1967

También afecta –y mucho– el hecho de que la gente lo reconoce en cuanto lo ve. Nunca, con ningún otro coche, hemos sido el centro de atención con tanta claridad como con el GR Supra. La gente nos hacía fotos, nos pedía que aceleráramos en los semáforos, nos hacían gestos con la mano cuando se cruzaban con nosotros y hasta nos gritaban cosas como ‘¡vaya Suprazo!’.

Hubo un momento, trazando una curva a derechas tras una serie de enlazadas, nos encontramos a un motero esperando nuestra llegada con el móvil en la mano para grabar nuestra pasada. La verdad es que fue una jornada divertida, llena de anécdotas y de buenas sensaciones.

Toyota Gr Supra 14

Una de las más llamativas que debemos destacar, es lo sorprendentemente cómodo que resulta el nuevo Toyota GR Supra. Circula por poblado con una suavidad que no nos esperábamos, sin tirones, sin que el sonido del escape fuera molesto y con un bacheo realmente cómodo para el coche que es, sobre todo con el modo normal activado. Podría pasar por una berlina con una puesta a punto deportiva. Por autopista la sensación es casi calcada, podrías ir de Madrid a Sevilla y volver, en el mismo día, sin mayores problemas.

A 120 km/h de marcador, el motor apenas supera las 2.000 rpm con el cambio automático en la última marcha, la octava. Puede ir a velocidades elevadas sin que se escuche el motor en el habitáculo y sin que el pasaje sufra las inclemencias del asfalto, ya que la suspensión se traga los rotos del piso. Evidentemente, si te encuentras con un socavón, el golpe es feo como en cualquier otro coche o puede que más por la rigidez general de la estructura.

El nuevo Toyota GR Supra es claramente un Gran Turismo con el que quemas gasolina y neumáticos en carretera de montaña, pero con el que también se puede viajar sin que sea un sufrimiento. Tan solo hay que tener muy claro qué hará falta durante el viaje, pues el maletero no es especialmente grande cubicando 290 litros. Suficiente eso sí para un par de maletas ‘de mano’.

Increíblemente fácil de conducir

Toyota Gr Supra 10

Obviamente, las curvas abundaron mucho durante nuestra ruta. Fue un 70% carretera de montaña, un 10% carretera convencional, un 10% ciudad y un 10% autopista (aproximadamente). No podíamos dejar pasar la oportunidad de exprimir, hasta donde nos atreviéramos, la nueva generación del Toyota GR Supra. Y lo más llamativo fue lo fácil de conducir que resulta. Cuando te pones a los mandos de un deportivo como éste, siempre se lleva un poco de cautela porque las cosas suceden muy deprisa y el susto, en ocasiones, se encuentra a la vuelta de la esquina. No obstante, con el nuevo GR Supra la sensación de control es total, sin que por ello tengas que circular despacio.

Más bien lo contrario, alcanza velocidades de cárcel con una sencillez que te saca una sonrisa de la cara. Toma curvas como si fuera sobre raíles, pudiendo frenar ‘hasta la cocina’ y acelerar después de soltar el freno usando un 30% del recorrido del pedal. Pero una de las mejores cosas llega cuando ves la salida de la curva con claridad; sólo hay que poner el volante recto y hundir el pedal derecho para que el GR Supra salga hacia delante como un dragster. Es todo lo contrario al Toyota GT86, aquí hay potencia bruta, sin sutilezas y además, con los rodillos de 275 milímetros de sección en las ruedas traseras, calzados con Michelin Pilot Supersport, la tracción está asegurada a pesar de los 340 CV y los 500 Nm de par que llegan desde el seis cilindros turbo delantero.

Toyota Gr Supra 9

Tomar curvas a velocidad de vértigo y acelerar a fondo después, se vuelve algo totalmente adictivo, pero acabas yendo muy, muy deprisa, quizá demasiado para las carreteras donde estuvimos rodando. Es tan fácil ir rápido con este coche que te olvidas de todo lo demás. Los asistentes electrónicos tampoco son intrusivos y se pueden hacer diabluras con ellos activados.

Por quejarnos de algo, de lo poco que uno puede quejarse, es que en modo Sport el cambio, al reducir, resulta un poco brusco en algunas ocasiones y no siempre baja relaciones según se ordena con la leva izquierda, a veces hay que insistir para que te haga caso. El sonido también podría ser algo más personal y un poco más alto cuando se conduce ‘al ataque’. El pedal del freno tampoco ofrecía un buen tacto, pero nuestra unidad venía de ser ‘coche de seguridad’ de las Racing Weekend y de pasar por las manos de otros medios especializados.

El nuevo Toyota GR Supra es una representación moderna del legado automovilístico de Toyota

Destacar enormemente los asientos, sobre todo el del conductor con la anchura de los pétalos laterales regulable. Puedes ajustar la posición de los pétalos de tal forma, que se adapta como un guante y no deja que te muevas ni un milímetro. Da igual el ritmo que se lleve, por donde se circule o si el coche te da un latigazo por hacer lo que no debes (como nos pasó a nosotros), seguirás agarrado cual lapa al asiento.

GR Supra GT Cup, un campeonato monomarca digital

El precio del nuevo Toyota GR Supra arranca en 69.900 euros, no es un coche que todo el mundo se pueda llevar a casa, por desgracia (ya tendríamos el nuestro encargado). Pero si tienes la PlayStation 4 con el Gran Turismo, podéis competir en la GR Supra GT Cup, el primer campeonato monomarca internacional, que se ha creado en el famoso videojuego. Un campeonato online que se celebra con la colaboración de la FIA.

Imágenes | Elaboración propia

Publicidad

También te puede gustar

Comentarios cerrados
Inicio

Explora en nuestros medios