Publicidad

El nuevo radar de la DGT multa a un kilómetro y medio de distancia, se llama Trucam II y es chiquito pero matón

El nuevo radar de la DGT multa a un kilómetro y medio de distancia, se llama Trucam II y es chiquito pero matón
17 comentarios

Publicidad

Publicidad

Los excesos de velocidad son una de las grandes lacras de la seguridad vial que la DGT lleva años tratando de eliminar, o cuando menos disminuir, a fin de reducir la siniestralidad en las carreteras. Para ello, Tráfico sigue aumentando no solo el número de radares, sino también la variedad de tipos de cinemómetros que vigilan las carreteras españolas.

Según ha desvelado la red Social Drive, el último que ha incorporado Tráfico a su fase de pruebas es el Trucam II, un nuevo y potente radar capaz de cazar los excesos de velocidad a una distancia de hasta entre 1.200 y 1.500 metros.

Este cinemómetro fue desvelado por primera vez en octubre del año pasado en el marco del Salón Internacional de la Movilidad Segura y Sostenible (Traffic), y ya por entonces vaticinó unas cualidades loables pues supera la distancia en línea recta a la que el Pegasus y el helicóptero del Servei Català de Trànsit (SCT) pueden detectar infracciones de velocidad (1.000 metros).

Si bien, el rango de distancia óptima a la que opera el TruCAM II va desde los 15 a los 150 metros, pudiendo tomar fotografías en alta definición de los vehículos que circulen por encima del límite de velocidad establecido, hasta los 320 km/h, con un margen de error de 2 km/h.

El sistema de muestreo láser de este artilugio le permite tomar hasta tres mediciones de velocidad por segundo, concretamente, toma una instantánea cada 0,33 segundos, y al disponer de conectividad Ethernet y WiFi puede mandar estas imágenes en tiempo real a los agentes de tráfico para que las descarguen en su tablet o en el ordenador.

En cualquier caso, el TruCAM II dispone además de una pequeña pantalla táctil LCD de 9,4 cm que ofrece como alternativa visualizar las fotografías captada in situ, lo que no le priva de ser resistente al agua ni de poder operar a temperaturas comprendidas entre los - 10ºC y los 60ºC.

El radar más pequeño hasta el momento

Otra gran ventaja es su reducido tamaño. Mide 21 cm de longitud, 9,8 cm de anchura y 31,7 cm de altura, es decir, es incluso más pequeño que los radares radares Veloláser, los más pequeños que utiliza a día de hoy la DGT, y pesa solo 1,6 kg gracias a parte de los componentes de aluminio que lo conforman.

La gran diferencia del TruCAM II respecto al Velolaser es que este último solo puede detectar excesos de velocidad a una distancia máxima de 50 metros.

El TruCAM II puede vigilar las carreteras de forma ininterrumpida durante un intervalo de entre ocho y diez horas, el tiempo de autonomía que le concede su batería de iones de litio, y es capaz de discriminar los vehículos según su tipología (turismos, comerciales, industriales, etc) y de operar durante la noche gracias a su 'modo nocturno'.

Además permite tomar fotografías del interior de los coches a fin de detectar otras infracciones como el uso del cinturón o, según apunta Social Drive, incluso conductas agresivas al volante, distracciones o la circulación por carriles prohibidos.

La DGT por el momento aún no se ha manifestado al respecto, pero sin duda habrá que estar atentos para conocer cuándo comenzará a operar de manera oficial el nuevo TruCAM II.

NOTA: la imagen superior utilizada para ilustrar el artículo corresponde a una imagen de archivo.

En Motorpasión | Sí, los radares también pueden multar en sentido contrario a la marcha (incluso a las motocicletas)

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios