Publicidad

Un radar para cazarlos a todos: ve infracciones a 1,5 km de distancia y es aún más pequeño que los Velolaser

Un radar para cazarlos a todos: ve infracciones a 1,5 km de distancia y es aún más pequeño que los Velolaser
10 comentarios

Publicidad

Publicidad

La DGT cuenta actualmente con más de 2.000 radares repartidos por la geografía nacional, a fin de detectar los excesos de velocidad. La variedad de tipos es infinita: fijos, móviles, en cascada, el helicóptero Pegasus, drones... Un largo listado que quizá podría incluir en un futuro el TruCAM II, el cinemómetro más potente conocido hasta la fecha.

Presentado por Tradesegur la semana pasada semana en Madrid en el marco del Salón Internacional de la Movilidad Segura y Sostenible (Traffic), este dispositivo destaca por ser capaz de detectar de serie los excesos de velocidad a una distancia de 1.200 metros, ampliable hasta los 1.500 metros si se solicita.

De esta forma, supera el alcance del helicóptero Pegasus, estimado en 1.000 metros de distancia, y rebasa con creces, por ejemplo, los 50 metros que cubre el pequeño radar Velolaser en el que la DGT invirtió 860.310 euros a cambio de 60 unidades.

Si bien, el rango de distancia óptima a la que opera el TruCAM II va desde los 15 a los 150 metros, pudiendo tomar fotografías en alta definición de los vehículos que circulen por encima del límite de velocidad establecido, hasta los 320 km/h, con un margen de error de 2 km/h. El sistema de muestreo láser de este artilugio le permite tomar hasta tres mediciones de velocidad por segundo, concretamente, toma una instantánea cada 0,33 segundos.

Ligero y muy compacto

Radar 2 Imagen: archivo.

Otro aspecto clave es su versatilidad, pues sus reducidas dimensiones (21,0 cm de longitud, 9,8 cm de anchura y 31,7 cm de altura) le convierten en un radar aún más pequeño que los famosos Velolaser.

Su peso es de tan solo 1,6 kg gracias a parte de los componentes de aluminio que contiene, lo que facilita su traslado y colocación en diferentes puntos kilométricos.

Una vez ubicado, el TruCAM II puede vigilar las carreteras de forma ininterrumpida durante un intervalo de entre ocho y diez horas, el tiempo de autonomía que le concede su batería de iones de litio.

Al igual que el mencionado Velolaser, el radar más pequeño por el momento al servicio de Tráfico, es capaz de discriminar los vehículos según su tipología (turismos, comerciales, industriales, etc) y de operar durante la noche gracias a su 'modo nocturno'. Asimismo, permite tomar fotografías del interior de los coches a fin de detectar otras infracciones como el uso del cinturón.

El TruCAM II dispone además de una pequeña pantalla táctil de 9,4 cm que ofrece como alternativa visualizar las fotografías captada in situ, lo que no le priva de ser resistente al agua ni de poder operar a temperaturas comprendidas entre los - 10ºC y los 60ºC.

Sin duda, el TruCAM II presenta credenciales más que suficientes para convertirse en el próximo gran arma de la DGT, pero de momento es tan solo una mera propuesta vista en el Salón Internacional de la Movilidad Segura y Sostenible 2019. Habrá que seguirle la pista bien de cerca.

En Motorpasión | Caídas a 127 metros de altura y velocidades de 240km/h: éstas son las montañas rusas más espectaculares del mundo

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir