Compartir
Publicidad

Tipos de radares que denuncian infracciones en las carreteras de España: cuáles son y cómo funcionan

Tipos de radares que denuncian infracciones en las carreteras de España: cuáles son y cómo funcionan
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Con más de 2.000 radares publicados por la Dirección General de Tráfico, aparte de los de Catalunya y País Vasco, en las carreteras españolas, raro es el día que no nos encontremos con uno, pero ojo, porque no todos los radares son iguales.

Los dispositivos cinemómetros que controlan la velocidad en nuestra red de carreteras es tan heterogéneo como las funciones que son capaces de realizar y suman un total de nueve tipologías diferentes que hoy vamos a detallar una por una.

Radares fijos

Radares Velocidad Espana

Los radares fijos son los de toda la vida. Se trata de cinemómetros instalados de manera permanente en pórticos o instalados en cajas metálicas en el margen de las carreteras. Se pueden disponer los diferentes elementos del radar (cinemómetro, cámara y flash son los más importantes) por separado o bien albergar a todos ellos en el interior de una instalación fijada al terreno con aberturas para su funcionamiento.

Los radares fijos miden la velocidad en un punto concreto de la vía pueden controlar uno o varios carriles y funcionar en un sentido de la marca o en ambos. Siempre tienen que estar señalizados y, como es obvio, no pueden cambiar su posición ni controlar otras zonas aparte de aquellas para las que han sido instalados.

Radares de tramo

Tabla exceso de velocidad: multas y puntos

Al igual que el tipo anterior, los radares de tramo se instalan de manera permanente pero en dos puntos separados, uno en cada extremo del tramo sobre el que se quiera vigilar la velocidad.

Su gran diferencia y lo que los hace más temidos por los conductores es que no controlan la velocidad en un punto en concreto, sino que se calcula una media en función del tiempo que cada vehículo tarda en recorrer la distancia que separa los dos puntos. Al ser una instalación fija, los radares de tramo también deben estar siempre señalizados.

Radares móviles

Radar Movil 1

Destinados a vigilar puntos supuestamente de alta siniestralidad de manera itinerante, los radares móviles pueden ir instalados en trípodes que las autoridades puedan mover a mano o instalados de manera fija en vehículos destinados específicamente a vigilar la velocidad en las carreteras.

Los radares móviles pueden estar señalizados o no, porque este tipo de cinemómetros pueden multar tanto en posición estática como en movimiento, así que en ocasiones son prácticamente indetectables.

Radares Velolaser

Radares Cascada

Para conseguir un tipo de radar móvil más fácilmente transportable y polivalente, la Dirección General de Tráfico encargó recientemente 60 radares Velolaser por un montante total de 860.310 euros, a razón de 14.339 la unidad.

Estos pequeños radares son prácticamente indetectables, tienen unas dimensiones extremadamente contenidas, pueden ubicarse en trípodes, en vehículos o incluso adheridos a la señalización vertical y hasta pueden ser transportados en las motos de la Guardia Civil.

Los radares Velolaser son inalámbricos, disponen de batería con hasta 5 horas de autonomía, se controlan de manera remota vía WiFi o 3G/4G y miden velocidades entre 30 y 250 km/h. Además estos pequeños dispositivos pueden multar de noche.

Radares en cascada

Radares Cascada 1

Habiendo iniciado su funcionamiento en Navarra, los radares en cascada son una combinación que marida la ubicación de un radar fijo con el posicionamiento de uno o varios radares móviles situados más adelante en la misma vía y que pueden estar señalizados o no.

Este operativo se ha desarrollado para evitar el efecto de confianza que permite a los conductores conocer de antemano la ubicación de un radar, pudiendo levantar el pie y posteriormente tener vía libre para acelerar. Ahí es donde las autoridades quieren luchar contra esa falsa creencia de que al menos en los próximos kilómetros no habrá otro radar.

Radares en helicópteros

Pegasus Dgt Multa Trafico

Montados sobre helicópteros de la dirección general de tráfico, los Pegasus son avanzados dispositivos de vigilancia que van más allá de perseguir los excesos de velocidad. Aparte de conseguir controlar aquellos vehículos que circulan por encima del os límites legales, los Pegasus pueden utilizarse para sancionar a ciclistas circulando de manera incorrecta, denunciar maniobras peligrosas o no respetar la distancia mínima de seguridad.

Pero aún hay más porque el Servei Català de Trànsit (SCT) dispone de otro helicóptero que supera el medio millón de euros y que puede vigilar hasta 2 kilómetros cuadrados en los que puede supervisar la velocidad, comportamiento del conductor o si lleva puesto el cinturón, incluso puede controlar la velocidad por tramo mediante cámaras y cinemómetros, planimetría y geolocalización.

Drones con radar

Drones Dgt

Si la presencia del Pegasus ya intimida, la Guardia Civil ha puesto en funcionamiento una nueva flota de aparatos voladores que pueden dejar sin trabajo a los helicópteros de vigilancia. Los drones equipados con radar ya están en funcionamiento y son muy discretos.

Los drones de la DGT tienen un radio de acción de 80 km, pueden volar a 100 km/h y hasta 4.000 metros de altura, pesan 20 kg y son más baratos tanto de adquirir como de utilizar que cualquier helicóptero. Se pueden equipar con radares, cámaras o megáfonos.

Radares Mesta Fusion

Mesta Fusion

Aún no están en funcionamiento en España (sí en Francia y Dubái) pero los radares Mesta Fusion son unos dispositivos realmente temibles que antes o después llegarán a nuestras carreteras.

Estos dispositivos son bestias de la vigilancia capaces de controlar hasta 32 vehículos al mismo tiempo repartidos en un máximo de ocho carriles en ambas direcciones y que circulen hasta 300 km/h pero ojo porque además permite:

  • Control de velocidad instantánea a alta y baja velocidad
  • Seguimiento y medición anticipadas de la velocidad
  • Control de límites diferenciado por carriles y por categoría de vehículo
  • Medición de velocidad secundaria para análisis posterior
  • Monitorización de uso de carriles prohibidos y permitidos
  • Detección de cambios de carril ilegales
  • Control de adelantamientos indebidos, también para motos
  • Monitorización de circulación a rebufo (tailgating)
  • Vídeo en vivo y en archivo para posteriores pruebas acusatorias
  • Detección no intrusiva de franqueo de semáforos en rojo, con mediciones de velocidad en las fases roja y verde
  • Monitorización de giros a izquierda y derecha
  • Detección de detenciones en Stops
  • Estadísticas de tráfico.

Radares de cinturón

Radar Velocidad 2

En realidad estos dispositivos no son radares ya que su función no es vigilar la velocidad, pero también multan igual. En España existen 270 cámaras cuya finalidad única y exclusivamente es vigilar a los coches que pasan por una vía para detectar si los conductores y sus ocupantes están usando o no el cinturón de seguridad.

Mediante la obtención de hasta 50 fotografías por segundo, estas cámaras se encargan de iniciar el procedimiento de multa para aquellos conductores que no lleven puesto el cinturón.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio