Dejar a niños o mascotas dentro del coche en verano puede ser fatal, y esta tecnología ayuda a evitarlo

Dejar a niños o mascotas dentro del coche en verano puede ser fatal, y esta tecnología ayuda a evitarlo
2 comentarios

Por desgracia, nadie está libre de sufrir el denominado 'Síndrome del Bebé Olvidado' en el coche, lo que puede ser nefasto en cualquier ocasión pero más en verano con elevadas temperaturas. La tecnología puede ayudar a prevenir estos descuidos, tremendamente peligrosos, y que igualmente puede aplicarse a las mascotas.

Así entra en juego la Alerta de Ocupante Trasero de Ford, un sistema que equipan muchos de sus modelos que se venden en Europa y que alerta de la presencia de ocupantes en la bancada posterior al apagar el coche.

Aunque no es la única marca que dispone de un sistema de aviso para los asientos traseros: también por ejemplo Toyota, Honda, Nissan, Mazda, Hyundai o Kia, así como las firmas de General Motors entre otras, incluyen ya en sus coches idéntica tecnología.

Dejar a niños o mascotas dentro del coche en verano puede ser fatal, y esta tecnología ayuda a evitarlo

Además, cualquier automóvil puede equiparse con una tecnología similar gracias a gadgets que oscilan entre los 40 y los 100 euros como el Baby On Board de VOXX Electronics, el Remmy Car Baby Alert, el de CoPilot o el de Ride N Remind, entre otros muchos. También cumplen la misma función: recordar que un niño o niña está en las plazas traseras.

Y es que en un coche aparcado al sol el habitáculo aumenta rápidamente la temperatura, por lo que un pequeño puede sufrir un golpe de calor o hipertermia en pocos minutos. Esto puede ocurrir incluso cuando no hace calor, así que en verano puede ser aún más letal.

Así funciona el sistema de alerta de Ford

Dejar a niños o mascotas dentro del coche en verano puede ser fatal, y esta tecnología ayuda a evitarlo

La Alerta de Ocupante Trasero es básicamente una especie de alarma que actúa como recordatorio para que se comprueben los asientos traseros antes de salir del coche.

Este sistema opera siempre que, al inicio de un trayecto o viaje se hayan abierto las puertas traseras o el maletero, lo que indica a la postre que se ha colocado un niño o una mascota en la parte trasera.

Así al llegar al destino, y después de detener el vehículo y apagar el contacto, avisa al conductor con una alerta acústica, pero también visual en la pantalla del coche, alertando de que debe comprobar los asientos traseros. Este aviso dura 10 segundos o bien hasta que se apague manualmente.

Ford señala que este sistema es útil también por ejemplo si se han colocado objetos de valor en la zona trasera, a fin de evitar posibles robos. Aunque en los asientos posteriores nunca es recomendable hacerlo ya que los objetos sueltos pueden resultar muy peligrosos durante la conducción.

Esta tecnología la pueden equipar la mayoría coches de la marca desde pequeños, como los Ford Fiesta, Puma o EcoSport, pero también el Ford Focus, el Kuga, el Galaxy, el S-MAX o el Mondeo así como las furgonetas Transit y Tourneo Connect.

Los bebés y el "efecto invernadero del coche"

Para ilustrar lo peligroso que pueden resultar estos descuidos en el caso de bebés o mascotas, Ford realiza un experimento en laboratorio que simula este supuesto con esculturas de hielo y que muestra en este vídeo.

Estas pruebas las ha realizado en su 'Weather Factory', en sus instalaciones de Colonia (Alemania). Así, se expuso a un automóvil a una temperatura exterior de 35 º: en solo 19 minutos el habitáculo había subido a los 50º y las esculturas de hielo colocadas en el interior se derritieron en pocos minutos.

Unas cifras similares a las que, por ejemplo, señala el RACE: que argumenta que en 30 minutos el interior del coche puede pasar de 27º a 50º. Esto se debe a lo que se conoce como "efecto invernadero del coche": la radiación de onda corta entra por las ventanillas y rebota en los asientos o el salpicadero calentando rápidamente el vehículo.

Dejar a niños o mascotas dentro del coche en verano puede ser fatal, y esta tecnología ayuda a evitarlo

Los niños son especialmente vulnerables a sufrir golpes de calor: pues el cuerpo de un niño se sobrecalienta entre tres y cinco veces más rápido que el de un adulto y puede alcanzar en pocos minutos entre 40º y 41º. Y hay que tener en cuenta que al llegar a 42º, los órganos internos pueden comenzar a fallar.

En Europa, desde 2006 se han comunicado unos 100 casos de niños olvidados en el coche y cerca de una treintena de infantes ha llegado fallecer por quedarse al sol dentro del automóvil. De los mismos, un 65 % tenían menos de 2 años.

Por ello en algunos países los sistemas de alerta de niños en el coche son obligatorios, en el caso de Italia, por ejemplo, desde julio de 2019.

En Motorpasión | Cómo evitar los daños que ocasiona la sal, la arena y el calor si viajas con el coche a la playa | Cómo viajar con tu mascota en el coche de forma segura

Temas
Inicio