Publicidad

El peligro de no sujetar bien la carga en el coche, en un vídeo claro y contundente

El peligro de no sujetar bien la carga en el coche, en un vídeo claro y contundente
Sin comentarios

Está comprobado que cualquier objeto suelto en el interior de un vehículo -y no digamos animales-puede convertirse en un proyectil: ante una fuerte desaceleración, cada objeto multiplica su peso, más aún si hablamos de autocaravanas, furgonetas camperizadas o de reparto.

El Real Automóvil Club de España (RACE) y otros clubes europeos como el alemán ADAC han querido alertar de la peligrosidad de transportar objetos en el vehículo de manera inadecuada, y lo han hecho a través de una prueba de choque que demuestra lo que una carga mal puesta es capaz de hacer a baja velocidad.

Un choque a 45  km/h equivale a ocho metros de altura

El test sometió al vehículo a un choque frontal contra un bloque de cemento a 45 km/h. El vehículo, con gran capacidad de carga, alcanzó entre su peso, el de los dos dummies, la carga y los dispositivos un total de 1.570 kg en esta simulación.

En el primero de los accidentes, con la carga bien sujeta, las consecuencias fueron heridas leves, ya que no existieron peligros añadidos a los del propio choque, según explica el RACE.

Sin embargo, en el accidente con la carga mal puesta, los dummies sufrieron daños graves en varias zonas, entre ellas el cráneo, con lesiones que comprometerían la vida del conductor.

Y es que un objeto que impacte contra un pasajero a 'solo' 45 km/h puede provocar lesiones muy graves, ya que equivale a la velocidad de una caída libre desde unos ocho metros de altura.

En este vídeo podemos ver cómo se comporta una carga mal sujeta desde el lado del conductor y de qué forma acaba aplastándolo tras un impacto frontal:

Según explica el club automovilístico, "en el choque pueden darse fuerzas momentáneas de 30-50 g, por lo que una carga de 145 kg ejerce una fuerza equivalente a más de siete toneladas sobre las correas de estiba o cinchas de amarre, si se dispone de ellas. Si no es así, la carga se puede mover libremente en caso de accidente".

En este, los clubes que han participado en el estudio han recreado el mismo accidente para que podamos verlo desde el lado del copiloto:

Por desgracia, transportar carga en el vehículo de forma incorrecta es más común de lo que debería, sobre todo con el auge de comercios tipo Ikea. Según una encuesta del RACE a 1.300 conductores, cuatro de cada 10 confiesan haber viajado con ellas en el interior del habitáculo, la mayoría con los asientos traseros abatidos (un 77 %).

En el peor caso de todos, un 11 % de los que viajan con la carga dentro del vehículo afirman hacerlo sin ningún tipo de sujeción, simplemente intentando que no se desplace mucho en el interior en vez de hacer uso de redes portaequipajes.

Una infracción grave

La Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial, en su Artículo 76 establece como infracción grave "conducir vehículos con la carga mal acondicionada o con peligro de caída".

Esto implica que dicha carga se arrastre, se caiga o se desplace en el interior del vehículo, comprometa su estabilidad, produzca ruido o polvo u oculte dispositivos de alumbrado o señalización.

La sanción puede alcanzar los 200 euros.

Cómo transportar carga de forma correcta en un vehículo

  • Utilizar una red portaobjetos en el maletero para los objetos de menor peso y tamaño. Los objetos más pesados deben ir debajo, o apilados en el espacio del reposapiés de la bancada de asientos de atrás.
  • Amarrar los bultos con correas por delante y por debajo a piezas fijas del vehículo y llevar tensores.
  • La carga no debe llegar en ningún caso hasta la parte delantera del habitáculo y los objetos sueltos deben ir en cajas.
  • No abatir completamente los asientos ya que pueden servir como separación protectora.
  • Colocar la cubierta del maletero para retener los objetos que puedan soltarse y garantizar además la visibilidad.

En Motorpasión | Elsie Wisdom, la piloto que dominó el circuito de Brooklands cuando las mujeres no debían competir

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio