Compartir
Publicidad

Honda Civic Tourer, toma de contacto

Honda Civic Tourer, toma de contacto
12 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Honda ha presentado en Roma el Honda Civic Tourer con una idea en el horizonte: su familiar compacto, que se ha concebido en Europa para Europa se venderá, sobre todo, en el mercado de particulares. Los chicos de la marca quieren minimizar flotas que no sean renting y apostar por la calidad más que por la cantidad.

Irrumpen en el creciente subsegmento de los familiares compactos apoyándose en uno de los pilares de la casa: el Honda Civic. Y si con la octava generación del ya cuarentón introdujeron una ruptura, con este Honda Civic Tourer juegan a la misma carta: es un familiar decididamente rupturista.

La comercialización del Honda Civic Tourer se enmarca en un escenario lleno de novedades hasta 2015. Del Civic y el CR-V presentados en 2012 pasamos a la incorporación del motor i-DTEC 1.6 en ambos modelos durante ese año, a la presentación del Civic Tourer de cara a 2014 y, ya en 2015, en un año que se prevé movido en Honda, asistiremos a la llegada del Honda Civic Type R, el Honda NSX, un SUV que será como el Honda Vezel pero no se llamará Vezel (en Europa), el Honda FCEV y el regreso a la Fórmula 1 de la mano de McLaren. Muchachos, el espíritu de Honda está de vuelta.

Honda Civic Tourer - toma de contacto - prueba

En ese contexto, para el año 2015 se prevén unas ventas de 850.000 vehículos, un 56 % en el mercado dirigido a particulares, que serán 1,2 millones en 2020, con un 60 % destinados al canal particular. En Honda, la progresión está más decantada hacia ese comprador, con un 80 % de las ventas previstas de cara a 2014.

La razón es simple: resulta más rentable para los concesionarios trabajar de esta manera, y no están las cosas para ir tirando el dinero. A diferencia de lo que explica, por ejemplo, SEAT con su León ST, que conocimos recientemente, el Honda Civic Tourer no será eminentemente un coche de empresa.

También en ese contexto, el Honda Civic Tourer forma parte del grupo mayoritario de ventas de Honda en España. Entre el Honda Civic, el Honda CR-V y el motor i-DTEC 1.6, se gestionarán el 70 % de las operaciones. No nos extrañe, por tanto, que en la presentación realizada en Roma sólo hubiera versiones de gasóleo. La de gasolina i-VTEC 1.8, por el momento, queda en un segundo término.

Honda Civic Tourer: decididamente familiar

Honda Civic Tourer - contacto

El Honda Civic Tourer no puede esconder su relación con el Civic, que le cede la parte delantera (hasta el pilar B) ni tampoco con el CR-V, con quien comparte parecido razonable en la zona trasera. Las mismas formas rotundas, con pasos de rueda marcados, la zaga vertical, presidida por unos grupos ópticos muy envolventes y algo angulosos... y la falta de fotogenia.

Al natural las formas no se ven tan duras como en fotografía, aunque el Civic Tourer no puede esconder que es un familiar. Compacto, pero familiar al fin y al cabo. Como buen Honda, en los detalles es donde se esmera. Es decir, que los pequeños gestos que tiene son plenamente funcionales. Si el alerón no gusta, se siente, porque sirve a su propósito aerodinámico. Y lo mismo, por lo que respecta a los spoilers verticales traseros o a algunos salientes de las ópticas.

Honda Civic Tourer - toma de contacto - prueba

Mirándolo por el lateral, se echa en falta una línea de techo con un poquito más de caída, o una trasera algo más limada en sus aristas que redujera ese efecto portón que tiene en la actualidad. Para gustos, colores, pero quizá haya algunos puntos de mejora en el aspecto exterior de este familiar.

Puede que el factor más complicado esté en combinar el frontal bajo y apuntado del Honda Civic con una trasera muy vertical y con una línea de hombros angulosa que remata en unos faros que no hacen sino acentuar esa verticalidad. De todas formas, hay que reconocer una cosa: Honda lleva años apostando por crear diseño innovador, y eso es de agradecer. Otros fabricantes, ya lo sabemos, juegan siempre con la baraja marcada, que es más cómodo.

Vamos a cargar maletas, tralará

Honda Civic Tourer - maletero

Antes de pasar al interior y acomodarnos, como solemos hacer en estas tomas de contacto, vale la pena detenerse un momento junto al maletero del Honda Civic Tourer. Uno ya empieza a aceptar --a regañadientes-- que los fabricantes no le obsequien con una rueda de repuesto por si los pinchazos. Son los tiempos que nos ha tocado vivir, así que toca adaptarse o pelearse con el mundo entero.

Dicho lo cual, se agradece que por lo menos haya alguien que utilice el espacio sobrante con inteligencia. Y este es el caso del diseño del maletero del Honda Civic Tourer. La trampilla que forma parte del suelo del maletero da paso a un espacio realmente inmenso que se puede utilizar con tantos fines como nos permita la imaginación. Nosotros, de momento, enseñamos un par de maletas, pero en la foto que sigue podemos ver lo que llega a caber ahí dentro (comprobado por mí):

Honda Civic Tourer - maletero

Dos maletas de tamaño cabina, dos maletas grandes y dos maletas enormes. Para conseguir meterlas en el maletero, no es necesario jugar al Tetris. Basta con poner las dos maletas de tamaño cabina en el sótano, y luego las otras cuatro como vemos a continuación (también es foto de catálogo, pero vamos, que doy fe porque lo vi con estos ojos que miran la pantalla ahora mismo):

Honda Civic Tourer - maletero

Por lo demás, tiene gracia el espacio que han habilitado los chicos de Honda entre el sótano y el paragolpes trasero, que sirve para transportar pequeños objetos o para guardar la lona cubreequipaje enrollable. Lo dicho: como buen Honda, en los detalles es donde se esmera.

Y hablando de detalles... ¿Es un detalle tener dos asideros en el portón? ¿Es un detalle que los ganchos del maletero tengan una resistencia de 400 kilitos de nada? ¿Es un detalle el suelo plano o una altura del plano de carga razonable? ¿Es un detalle que las alfombrillas sean de fácil limpieza gracias a que se han cercenado los bucles de los diminutos pelillos que componen su tejido?

Más allá de los detalles, está el detallazo de la red de carga anclable en los pilares B y C, que tiene pinta de ser el próximo estándar del subsegmento y que tiene su utilidad como separador entre carga y ocupantes, 100 % seguro y legal. Adiós al síndrome del coche cargado a la sueca (entiéndase: a la manera que se estila en ciertas tiendas de muebles oriundas de Suecia).

Interior, acomodación y reglajes

Honda Civic Tourer - interior
El espacio interior envuelve al conductor sin agobiarle

Lo destaqué en las primeras impresiones que me causó el Civic Tourer y lo comento ahora también. El espacio interior llama la atención por lo volcado que está en la figura del conductor. Aunque la información principal es visible por casi todos los ocupantes, la sensación que tiene uno al sentarse a los mandos es que protagoniza la conducción. Es un espacio redondo y de buena calidad que envuelve al conductor con mimo, pero sin estorbarle en nada.

La posición de conducción es elevada, no sobre el resto del tráfico sino dentro del habitáculo. Incluso bajando la butaca al mínimo, el efecto silla es perceptible. Aunque es fácil hacerse a estas formas, habrá quien eche en falta poder llevar la cadera algo más baja respecto a las rodillas. La visibilidad es muy buena por delante y por los laterales, algo más justa por la luneta, pero basta para circular. Para maniobras marcha atrás, la cámara es irrenunciable, pero como viene de serie...

Honda Civic Tourer
En la consola central se observan pocos elementos y bien dispuestos, como en el resto de la gama

Al pasar a las plazas traseras, se observa un buen espacio, tanto a la altura de los hombros como en la distancia de las rodillas a la fila delantera de asientos, teniendo en cuenta que estamos en un compacto. El Civic Tourer ha crecido 235 mm respecto al Civic, pero todos a cuenta del voladizo trasero, de manera que aquí no hay más cambios que en la altura al techo.

Honda Civic Tourer

En cuanto a espacios portaobjetos, el Civic Tourer viene con lo justo para un familiar de este segmento. No destaca especialmente en número de huecos por encima de sus competidores, pero los que tienen son grandes y útiles, y vienen muy bien acabados, además de cerrados todos ellos salvo los de las puertas.

Al volante del Honda Civic Tourer

Honda Civic Tourer - prueba dinámica

De entrada, el nuevo motor i-DTEC 1.6 ya es un viejo conocido nuestro. Lo contamos todo de él cuando lo probamos en el Civic y en el CR-V. Puesto en la piel del Honda Civic Tourer, no nos llevamos ninguna sorpresa: el i-DTEC 1.6 es lo suficientemente elástico como para jugar con él a aceleraciones y al rato siguiente dejar que la ligereza de sus elementos interiores nos permita llevarlo a puntita de gas.

Contribuye a su buen comportamiento una caja de cambios bien afinada que, además, transmite un tacto muy deportivo, con recorridos de la palanca cortos y precisos. En las detenciones, el Idle Stop funciona de forma correcta, sin mayores inconvenientes a la hora de reanudar la marcha, y el asistente de arranque en pendiente está bien calibrado en cuanto al par que transmite el embrague a la hora de salir.

Honda Civic Tourer

En movimiento, tenemos la oportunidad de probar el sistema de suspensión adaptativa para el tren trasero que es novedad en este compacto familiar y, dicen, pionero en los coches de producción. Aquí se nota que estamos tratando con coches preserie, y si bien la unidad que nos ha tocado en suerte muestra un comportamiento diferente entre los diversos modos, otros compañeros no han tenido la misma fortuna.

En nuestro caso, el modo Dynamic deja una suspensión bastante dura, lo cual, en las parcheadas autopistas de Roma, equivale a ir pegando botes por el camino. Mucho mejor seleccionar el modo Comfort, que ralentiza los rebotes, y eso es verdaderamente perceptible en nuestra unidad. Sin llegar a oscilar como una barca, el sistema matiza los baches de una forma muy correcta.

Honda Civic Tourer, toma de contacto

Durante la segunda jornada tendré ocasión de coger otra unidad con el mismo motor (aquí cambia el color exterior y el nivel de acabados) y los modos no funcionan igual de bien. En Comfort, el sistema no reacciona tan bien como el de la unidad probada el primer día, y los rebotes quedan a merced de los neumáticos que calzamos, unos Michelin Primacy HP de dimensiones 225/45 R 17 (ver foto).

La dinámica del Civic Tourer ha sido ajustada teniendo en cuenta las hechuras del compacto familiar, y en general es correcta, pero en algunos virajes algo rápidos la tendencia es a inclinarse más de la cuenta. Por suerte, el sistema de suspensión compensa esta característica del familiar, pero conviene tenerlo en cuenta. También es verdad que uno no lleva normalmente a la familia de tramo.

O no debería...

Honda Civic Tourer

Hablamos ahora de manejabilidad. ¿Y qué mejor manera de hacerlo que entrar en Roma un jueves por la tarde, a eso de las cinco? Bien, que no cunda el pánico. El tráfico no es que sea caótico, es que es italiano. Y uno, que a mimético no le gana nadie, tarda tres nanosegundos en adquirir las formas precisas. En esas circunstancias, la maniobrabilidad del Civic Tourer va a ser un aliado... o un enemigo, dependiendo de cómo se comporte.

Como veíamos por ahí arriba, llevo un compacto de más de 4,53 metros de largo por 1,77 metros de ancho, y me hallo inmerso en un ecosistema complejo que tiene carriles imaginarios, Smarts y motos (que se meten en lo que da de sí el canto de un euro) y todo tipo de SUV y berlinas cuyos conductores no dejan pasar ni una. Sí, la visibilidad que da el Civic Tourer es correcta. Por suerte.

Honda Civic Tourer - dirección

En cuanto a la forma de escabullirse de los problemas, es el momento ahora de hablar del sistema de dirección que lleva este compacto familiar. De tope a tope de la dirección, hay 2,49 vueltas de volante, y por su parte el diámetro de giro es de 11,82 metros. Sin embargo, la forma de aplicar la progresividad al grado de giro (más giro con menos volante cuanto mayor es la velocidad) se revela como un aliado en mitad del tráfico.

Esta misma progresividad es, en parte, responsable de que en autopista el Honda Civic Tourer sea altamente estable. Otro punto a favor de este aplomo lo puede poner la masa de las maletas que llevemos en la parte baja del maletero. No es nuestro caso, pero tanto da, porque el sistema de suspensión se autorregula también en función de la carga. En fin, mientras iba pensando en todo esto hemos llegado al aeropuerto. Es hora de volver a casa.

Los gastos del viaje para esta presentación han sido asumidos por la marca. Para más información consulta nuestra guía de relaciones con empresas.

En Motorpasión | Honda Civic Tourer

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio