Compartir
Publicidad

BMW Serie 1 M Coupé, prueba (exterior e interior)

BMW Serie 1 M Coupé, prueba (exterior e interior)
Guardar
79 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Mi primera aportación a Motorpasión, hace ya tres años, fue la prueba de un BMW M. Concretamente se trataba del BMW Z4 M Coupé (parte 1, parte 2, parte 3 y parte 4). Aquel espectacular coche, ha sido de todos los M que he probado, al que más me ha recordado el BMW Serie 1 M Coupé cuya prueba comenzamos hoy.

Entre ambos, he probado para Motorpasión el BMW M3 en carretera (parte 1, parte 2, parte 3 y parte 4) y circuito (parte 1 y parte 2), el BMW M6 Cabrio (parte 1, parte 2, parte 3 y parte 4) y el irracional BMW X6 M (parte 1, parte 2, parte 3 y parte 4). Pero el protagonista de hoy, poco tiene que ver con estos últimos…

Basado en el primer y exitoso BMW Serie 1 en su variante Coupé (con maletero), el BMW Serie 1 M Coupé llega como punto y final de esta exitosa carrocería. Pero precisamente la carrocería poco tiene que ver con la del modelo del que deriva.

Exterior

La característica silueta del modelo original se mantiene, con su trasera achatada y el habitáculo situado bastante atrás. Pero por lo demás, es como si le hubiesen dado hormonas y se ha puesto “cachas”. Empezando por el frontal, el paragolpes delantero es de mayores dimensiones, algo lógico teniendo en cuenta que tiene que “abrazar” esas gigantescas aletas delanteras.

BMW Serie 1 M Coupé

Sencillamente, las aletas me parecen las partes más llamativas del coche. No he podido evitar acordarme de los primeros coches de rallyes “kit car”, como el Renault Clio “Maxi” que corría en el Campeonato del Mundo de Rallyes. Los aletines del BMW Serie 1 M Coupé están claramente basados en los coches de competición, y esa carrocería vitaminada destaca más que en el resto de modelos de la gama M.

Las entradas de aire de la parte delantera ganan espacio respecto al plástico del paragolpes. Lógico porque bajo el capó se esconde un impresionante motor de seis cilindros turbo, que por algún lado tiene que respirar para darle aire a esos 340 caballos que desarrolla. No podían faltar en el BMW Serie 1 M Coupé las señas de identidad típicas de los BMW más deportivos.

Por un lado, en las aletas delanteras se sitúan dos interpretaciones modernas de las branquias que marcaron al BMW M3 E46 y al BMW M5 anterior. Digo reinterpretaciones modernas, porque en este caso carecen de función alguna aparte de albergar los intermitentes laterales. La M con las tres barras de colores se plasma ahí, pero nada más. Como es lógico, los faldones laterales también son más deportivos, en su justa medida y sin excederse.

Con la caballería que desarrolla el BMW Serie 1 M Coupé, es complicado adelantarle. Y el que lo intente se verá intimidado por una trasera que es digna de estar en un museo de guerra. La parte posterior del coche es sin duda alguna la más llamativa, la más recargada y bajo mi gusto, la que más delata que no estamos ante un coche cualquiera.

BMW Serie 1 M Coupé

Las impresionantes aletas traseras desembocan en una musculosa trasera dónde el paragolpes también alberga unas aperturas con forma vertical que marcan su estilo. En la parte baja del paragolpes, una batería de cañones de infantería formada por cuatro salidas de escape de gran diámetro están listas para disparar su mejor munición, el sonido del motor de seis cilindros en línea.

Los escapes están rodeados de una zona de plástico negro brillante, que contrasta con el color naranja que lucía la unidad de pruebas. ¿Porqué ese naranja? Y ¿Porqué no el naranja del BMW M3 GTS? No tengo respuesta a estas preguntas, pero he de admitir que aunque al principio me horrorizaba el color del coche, al final acabé haciéndole ojitos. Dicen que el roce hace el cariño…

Si no te gusta este color, solo podrás elegir entre otros dos, y es que el exclusivo BMW Serie 1 M Coupé solo se fabrica en naranja, blanco o negro. El último hace que sus formas pasen más desapercibidas, mientras que el blanco hace que sus formas destaquen notablemente.

En la trasera, justo en el perfil de la tapa del maletero, el característico alerón de diminutas dimensiones es la guinda de un pastel con el apellido M, marcado por la letra situada en la trasera del coche y sin número alguno.

BMW Serie 1 M Coupé

Una mención especial merecen las llantas del coche. El BMW M3 CSL de la familia E46, marcó una época con sus llantas multirradio tipo BBS de 19 pulgadas. Afortunadamente alguien en BMW debió de acordarse de ellas a la hora de diseñar el BMW Serie 1 M Coupé, y la verdad es que le sientan de maravilla.

El interior del BMW Serie 1 M Coupé

Después de conocer en detalle el impresionante aspecto exterior del BMW Serie 1 M Coupé, toca pasar al interior. No esperes encontrarte en el habitáculo una réplica del impresionante aspecto exterior del coche, para nada. Al contrario, el interior del BMW Serie 1 M Coupé se parece tanto al modelo normal, que salvo por algunos detalles es complicado diferenciarlos.

El primer detalle que le delata, es la piel que rodea el cuadro de relojes. El ante gris le da un toque deportivo, y este material se utiliza igualmente para otras partes del salpicadero como la línea que recorre éste desde el volante y hasta el marco de la puerta del copiloto.

El ante gris también está en la “bolsa” que rodea la palanca de cambios, muy corta, pequeña y de tacto y aspecto deportivo.

Los tiradores de las puertas también van forrados en ante, y solo eché en falta que el volante también llevase esta piel para tener un tacto realmente deportivo, como en el BMW M3 CSL. El volante multifunción de serie viene en piel con un aro más gordo de lo habitual y las costuras interiores en el tricolor de BMW M.

BMW Serie 1 M Coupé

Las costuras de los asientos en naranja, son el último detalle que delata al BMW Serie 1 M Coupé, por lo demás es exactamente igual que el modelo del que deriva. Ah no, se me olvidaba una parte básica, el cuadro de relojes. Como es lógico, la disposición, escalado y diseño del cuadro cambia por completo.

A la izquierda, el velocímetro está graduado hasta los 300 km/h. Y es que aunque como todos los BMW está limitado electrónicamente a 250 km/h, no es demasiado complicado eliminar ese límite electrónico para poder disfrutar de más velocidad… por las zonas de las Autobahn sin límites de velocidad.

Continuará...

En Motorpasión | BMW Serie 1 M Coupé, prueba (exterior e interior; conducción y dinámica; equipamiento y seguridad; video, valoración y ficha técnica)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos