Publicidad

Voy a tener un niño. ¿Ahora qué coche me compro?
Monovolumen

Voy a tener un niño. ¿Ahora qué coche me compro?

Publicidad

Publicidad

Antiguamente era fácil, si eras soltero y con una economía desahogada podías ser el envidiado propietario de un SEAT 600, si ya eras un hombre casado y con familia… también podías acceder a un SEAT 600. Pocas complicaciones a la hora de elegir coche. Bueno, vale, no era tan drástico, pero sí es cierto que la oferta de modelos era muy reducida y, ni todo el mundo tenía coche, ni todo el mundo tenía el coche que quería o necesitaba.

Ahora es otro cantar, prácticamente todo el mundo tiene coche y la oferta es impresionante. Con el paso de los años han ido naciendo diferentes segmentos y, sea cual sea tu necesidad, hay un coche adecuado para ti, ya sea nuevo o de segunda mano. Y hasta hoy tenías muy claro cuál era tu tipo de coche ideal, pero acabas de formar una familia o estás a punto y parece que la única salida es un monovolumen. ¿Seguro?

Ser padre y necesitar un coche grande parecen dos premisas que siempre van unidas. La llegada de los monovolúmenes al segmento de los compactos fue la solución para los nuevos padres, se les abrió el cielo al encontrar un coche de precio y tamaño lógico con una capacidad de carga suficiente para llevar el equipaje en vacaciones, el carrito del niño, la cuna de viaje, el parquecito, la mochila de la ropa del bebé, el bolsón con los diferentes gadgets que todo recién nacido tiene, los pañales y la comida del nenito o nenita.

Gama Kia

No voy a entrar a discutir aquí si verdaderamente es necesario un despliegue de medios mayor que el de un escuadrón de las fuerzas especiales para un ser vivo que no llega al medio metro de estatura y que no realiza precisamente actividades muy variadas. Si tuviésemos que ir como antaño en un SEAT 600 seguro que el equipaje iría en consonancia con el tamaño del famoso pelotilla.

No es el caso, ahora somos más chulos y en cuanto tenemos un hijo cambiamos de coche. Lo curioso es que ahora la moda ha cambiado y el monovolumen compacto no es la elección mayoritaria, sino los SUV compactos. ¿Y por qué es curioso? Pues porque precisamente este tipo de coches no son un buen ejemplo de aprovechamiento del espacio y capacidad de carga, al menos la mayoría.

Pero vamos al tema que me desvío. Somos una pareja feliz y estamos esperando un bebé, hasta ahora nos iba genial con nuestro pequeño urbano, compacto, coupé, descapotable o deportivo, pero la cosa cambia y hay que plantearse un vehículo apropiado para la nueva situación. ¿Qué podemos elegir?

Apuesta todo al espacio, un monovolumen

1

Sí, pero un monovolumen compacto, tampoco te vayas a volver loco y te pases al segmento superior. Esos los dejamos para familias grandes que necesitan coches para usar con frecuencia seis o siete plazas o cinco y mucho, mucho maletero. Con un monovolumen compacto tienes capacidad de carga para aburrir, mucha modularidad y, en la mayoría de los casos, te valdrá si la familia crece.

Los mejores son los que tienen las tres plazas traseras con asientos individuales, por si se da el caso de tener que llevar tres sillas de niño (si no es así, no caben tres). Y también resulta muy práctico que el respaldo del asiento del acompañante se convierta en mesa. Si te preguntas para qué si no vas a transportar una tabla de windsurf es que todavía no has viajado con niños: es un cambiador perfecto y muy cómodo para cuando el nene ha hecho lo suyo en el pañal.

Ejemplos: Ford C-MAX, BMW Serie 2 Gran Tourer, Volkswagen Touran. Más información sobre monovolúmenes.

Te puede la moda, mejor un SUV

Ojo con los SUV que normalmente sólo son grandes por fuera. Lo bueno es que tienen portón trasero y eso los hace más polivalentes que una berlina, si instalas una red separadora de carga (muchos modelos la tienen como opción) puedes cargar el maletero hasta el techo. No te dejes llevar por los litros de capacidad que anuncia el fabricante porque muchas veces el maletero da su capacidad en altura en vez de en superficie y eso dificulta mucho la carga.

2

Los SUV compactos son más caros que los compactos a secas, también gastan más y su mantenimiento es más costoso (echa un vistazo al precio de los neumáticos). Pero hay opciones interesantes dentro de este segmento si lo que buscas es espacio, como el Honda HR-V, a pesar de ser uno de los más pequeños y encontrarse a caballo entre el segmento B-SUV y C-SUV.

Ejemplos: Honda HR-V, Nissan Qashqai, BMW X1. Más información sobre SUV's.

Eres más convencional, mejor una berlina

Dentro del segmento C hay algunas berlinas, pero se puede dar el caso de pasar al segmento superior, el D, sin significar un incremento en el presupuesto si comparamos con un SUV compacto o un monovolumen. La principal mejora de las berlinas se encuentra en las plazas traseras y el maletero en determinadas casos, porque aquí hay que tener muy en cuenta el equipaje que vamos a llevar.

Por litros las berlinas suelen tener buenos maleteros, pero hay que estudiar el tamaño de la boca de carga y la modularidad, si el asiento trasero el espacio que se gana es aprovechable o no. Piensa que en pocos años ese bebé tendrá una bicicleta, por ejemplo, y necesitarás ampliar la superficie de carga.

3

Luego están las berlinas familiares, que suponen una alternativa interesante porque tienen buenas plazas traseras y un maletero más polivalente. Antes eran feotas, pero desde hace unos años el diseño ha mejorado mucho y hasta son más juveniles que las berlinas de las que derivan.

Ejemplos: Hyundai i40, Ford Mondeo, Mercedes-Benz Clase C. Más información sobre berlinas.

¿Sabes que te puede valer un compacto?

Los compactos con carrocería familiar están en auge y con lo que ha crecido el segmento C son coches con una capacidad importante. Personalmente me parece una elección más que interesante porque tienen un precio contenido, dimensiones exteriores todavía razonables, muy buena capacidad de carga y no llegan a la modularidad de un monovolumen, pero suele ser suficiente.

Además el comportamiento dinámico es mejor que los SUV y monovolúmenes porque tienen el centro de gravedad más bajo y también suelen ser más ágiles. Y ya que estamos hablando del segmento C, ¿te has parado a pensar que un compacto mondo y lirondo te podría hacer el apaño perfectamente? Sí, no es tan cómodo como un coche más grande, pero depende de tus necesidades.

4

Los compactos actuales tienen maleteros que, ajustando un poco, te sirven para ir de vacaciones una familia de cuatro personas. Con bebés la cosa cambia por la parafernalia que se suele llevar, pero tienes dos opciones para tus viajes largos: reducir el equipaje para ser capaz de acoplarlo en el maletero o montar un portaequipajes de techo donde directamente puede entrar el carrito y la cuna de viaje junto con algo más.

Ejemplos: SEAT León, Toyota Auris, Renault Mégane. Más información sobre compactos.

¿Y por qué no un utilitario?

Ya, no es lo suyo, pero si eres de los que apenas usan el coche y sólo realizan uno o dos viajes al año, a lo mejor puedes mantener tu pequeño utilitario o monovolumen pequeño. Le instalas uno de esos cofres de techo que hemos comentado, reduces el equipaje y te planteas el viaje de forma relajada y sin prisa (como deberíamos hacer siempre).

5

Bueno, la última opción no es la más apropiada pero no por ello imposible, pero como puedes ver hay muy diferentes tipos de coche válidos para nuevos padres. ¿Cuál es el tuyo?

Ejemplos: Ford Fiesta, Citroën C3, Hyundai i20. Más información sobre utilitarios.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios