Publicidad

Un halo de esperanza: Grupo PSA vuelve a fabricar coches en Wuhan, epicentro del coronavirus, tras dos meses de inactividad

Un halo de esperanza: Grupo PSA vuelve a fabricar coches en Wuhan, epicentro del coronavirus, tras dos meses de inactividad
1 comentario

Publicidad

Publicidad

Tras dos meses de confinamiento e inactividad, PSA ha reabierto su planta de producción de coches en Wuhan (China), epicentro del coronavirus, según ha informado Reuters.

De este modo, la empresa conjunta que el fabricante galo tiene con el gigante chino Dongfeng Motor Group, Dongfeng Peugeot Citroën Automobile (DPCA), comienza a ver desde enero los primeros brotes de actividad en una de sus dos plantas que producen vehículos Peugeot y Citroën para el mercado asiático.

La compañía también ensambla coches en Chengdu y fabrica motores y transmisiones en una planta en Xiangyang, algunas de las cuales exporta a Europa, y cuenta con centros de I+D en en Wuhan y Shanghai. Entre las tres factorías, DPCA emplea a unos 2.000 trabajadores.

China comienza a ver la luz mientras Europa se encuentra a mitad del túnel

Polestar 2 Fabricacion China 03

Una decisión que arroja un halo de esperanza en la industria del automóvil china en la lucha contra el COVID-19, una batalla que el país asiático considera ya ganada aunque conservará la cautela.

De hecho, este pasado miércoles las autoridades levantaron las restricciones de desplazamientos en todas las ciudades de la provincia de Hubei, a excepción de la zona cero de coronavirus, Wuhan, que hará lo propio el 8 de abril tras 76 días.

La reapertura de la factoría de PSA en Wuhan marca un punto de inflexión en una recuperación del sector que ya se comenzó a palpar el pasado mes de febrero, cuando diversas marcas de coches comenzaron a reanudar paulatinamente su fabricación en las plantas ubicadas en diversas ciudades del país asiático.

Tesla Model 3 China

Ya operan con normalidad: BMW, Daimler, FCA, Ford, Honda, Nissan, SAIC, Tesla, Toyota Volkswagen y Volvo. Asimismo, Polestar, filial de Geely (matriz de Volvo), anunció recientemente el inicio de la producción del Polestar 2, su coche eléctrico compacto, en la planta de Luqiao (China).

Una vuelta al trabajo que se traduce en una reactivación de la economía del sector en más de un 85% en comparación con las cifras habituales, insuflando aire fresco al mayor mercado de automóviles del mundo después de un mes de febrero en el que se hundió por debajo del 50%, según Bloomberg.

Una coyuntura que contrasta con la situación actual que atraviesa Europa, donde el sector de la automoción se ha detenido por completo. BMW, Daimler, el Grupo Volkswagen o el propio PSA, por citar algunos ejemplos, han frenado en seco la producción de vehículos este mes de marzo.

"Desde el 16 de marzo hemos visto cómo los mercados automovilísticos caían un 90% en Europa, justo cuando estábamos lanzados en un primer trimestre realmente muy potente. El choque ha sido, por lo tanto, extremadamente violento y brutal para todos nosotros, pero esto no afectará a nuestra determinación de aplicar todas las medidas sanitaria", detalló el presidente del Grupo PSA, Carlos Tavares, en una carta enviada a sus trabajadores.

Un varapalo que habrá que ver en qué consecuencias se traduce para el sector a nivel global en el Viejo Continente, mientras en España ya tenemos los primeros pronósticos: las ventas de coches caerán un 30% este año por el coronavirus. Todo ello mientra gigantes como SEAT o PSA, con más de 14.000 y 13.000 empleados han anunciado ERTE multitudinarios.

En Motorpasión | El lado oscuro del matrimonio PSA y FIAT: hasta ocho marcas podrían estar en la cuerda floja

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios