Cuando Jesús Gil quiso hacer el primer equipo español de la Fórmula 1 con motores de Honda y Ayrton Senna de piloto
Fórmula1

Cuando Jesús Gil quiso hacer el primer equipo español de la Fórmula 1 con motores de Honda y Ayrton Senna de piloto

Jesús Gil y Gil fue una de las personalidades más conocidas en España durante la década de los '90. En 1987 se convirtió en presidente y dueño del Atlético de Madrid, uno de los clubes de fútbol más exitosos del país, y en 1991 fue elegido alcalde de Marbella, cargos que ostentó hasta 2003 y 2002 respectivamente.

Con un estilo como mínimo peculiar, Gil cabalgó a mitad de camino entre la farándula, el deporte y la política, y su vida fue recuperada hace poco en el documental de HBO 'El Pionero'. Sin embargo, lo que ni siquiera allí recogen es algo que no demasiada gente sabe: Jesús Gil estuvo realmente cerca de crear el primer equipo español de la historia de la Fórmula 1.

Jesús Gil quiso comprarle Brabham a Bernie Ecclestone

Jesus Gil Atletico De Madrid

Todo comenzó en 1987. Las ambiciones deportivas de Gil no terminaron con su polémica compra del Atlético de Madrid, y decidió que el siguiente paso era tener un equipo de Fórmula 1. Sería la primera estructura española del gran circo, 20 años antes de que Hispania Racing Team finalmente tuviese ese honor.

Sin embargo, las artimañas oscuras que le sirvieron para hacerse con el control del Atlético de Madrid (compró el 95% de las acciones mientras lo convertía en SA) no iban a servir en la Fórmula 1. Necesitaba otras. Gil viajó al Gran Premio de Alemania de 1987, y allí tantear el terreno sobre qué escuderías podían estar en venta.

Atletico De Madrid Superleagueformula

Si Gil ya era un personaje, en Hockeheim fue a topar con el personaje entre los personajes: Bernie Ecclestone. El posterior magnate de la Fórmula 1 era por entonces el dueño del equipo Brabham, que antaño había sido una estructura campeona pero ahora estaba en decadencia, con una fallida unión con BMW.

La Fórmula 1 de la época estaba dominada con mano de hierro por los Williams Honda que pilotaban Nigel Mansell y Nelson Piquet, Alain Prost luchaba en McLaren y un joven Ayrton Senna empezaba a ser cada vez más una amenaza seria para los grandes con su Lotus. El único rastro español era el de Adrián Campos, que corría con su humilde Minardi.

Nelson Piquet Alemania F1 1987

Gil regresó de Alemania con las cifras bastante claras: necesitaba entre 18 y 25 millones de euros si quería comprar el equipo Brabham y poner en pie su propia estructura en la Fórmula 1. En torno a 3.000 millones de pesetas de la época que Gil no tenía, pero sabía a quién se las podía pedir: el Gobierno de España.

Ni corto ni perezoso, el 28 de julio de 1987 Gil hizo una rueda de prensa en la que dejó frases como "estoy dispuesto a realizar la compra si tiene la acogida suficiente por parte del Gobierno español".  En resumidas cuentas, Gil quería que los españoles le pagasen su equipo de Fórmula 1. Sobra decir que el Gobierno de Felipe González denegó cualquier opción.

Bernie Ecclestone F1

Y es que España estaba en la antesala de un año crucial para su historia reciente: 1992. Los Juegos Olímpicos de Barcelona y la Expo de Sevilla iban a relanzar la imagen del país, y Gil quiso jugar esa baza para que el Gobierno le regalase su propia escudería. De hecho, el COI y la F1 había llegado a un acuerdo para hacer un GP Olímpico en Montmeló en 1992.

Aquel Gran Premio nunca se celebró o, mejor dicho, sí que se celebró, pero bajo la denominación tradicional de Gran Premio de España. Cuando se llegó al acuerdo anterior, la carrera española estaba en Jerez, y el GP Olímpico iba a ser algo excepcional en Barcelona en 1992, pero la F1 rompió con Jerez y Barcelona pasó a ser sede fija del GP de España en 1991.

Jesús Gil se convirtió en el hazmerreir de la Fórmula 1

Jesus Gil Prost F1

Hasta aquí todo puede parecer normal, o al menos todo lo normales que eran las cosas con Jesús Gil como protagonista. Pero el delirio vino unos días después. El empresario español concedió una entrevista a L'Equipe, el prestigioso medio francés, en el que abordó con más detalles cuales eran sus intenciones en la Fórmula 1.

Dejó algunos titulares surrealistas. "Comprar Brabham no es un problema. Tanto Ecclestone como yo llegaremos a un acuerdo. La clave es poder fichar a Ayrton Senna para la próxima temporada y traernos el motor de Honda. Y creo que puedo afirmar que no estoy muy lejos de llegar a un acuerdo para que eso pase".

Ayrton Senna Lotus F1 1987

Después de esa frase, la Fórmula 1 no pudo más que tomarse a pitorreo a Gil, que demostró lo mucho que desconocía sobre el mundo en el que estaba intentando entrar. "No puede ser es que el primero que llegue cargado de millones pretenda apropiarse de este equipo, aquel piloto o ese motor", decía Alain Prost sobre Gil.

'El Profesor' añadió que "la idea que me hago de este personaje a través de sus declaraciones megalómanas y mitómanas es que, por suerte, no es nada de lo que cree ser". También Ecclestone se alejó por completo de Gil: "No entiendo a este sujeto, todo lo que dice sobre la venta de Brabham es completamente falso".

Jesus Gil Brabham F1

Si en algo llevaba razón Jesús Gil es en que, efectivamente, Ayrton Senna y Honda acabarían juntos la siguiente temporada. Pero no en el supuesto Jesús Gil F1 Team, sino en McLaren, donde formaron uno de los equipos más temibles de la historia y ganaron tres mundiales, el primero de ellos ya en 1988.

Los sueños de Jesús Gil de tener su propio equipo de Fórmula 1 se truncaron por el camino tras la negativa del Gobierno español y el rechazo de la Fórmula 1 después de sus fantasiosas declaraciones. También había dicho que iba a invertir más de 20.000 millones de pesetas en su proyecto. Finalmente, tuvo que lanzarse a la política.

Bravo F1 también tuvo su oportunidad unos años después

Bravo F1

Unos años después, precisamente en 1992, Adrián Campos puso en marcha otro proyecto de equipo español de Fórmula 1 con el objetivo de que entrase en la categoría reina en 1993, pero hubo problemas con la fabricación del coche, no superaron los test y el proyecto de Bravo F1 se quedó por el camino.

Hubo que esperar hasta 2010 cuando de nuevo Campos, el verdadero pionero del automovilismo español, lograse sacar adelante Campos Meta, que después, ya sin su presencia derivó en Hispania y en HRT para ser el primer equipo español de la historia de la Fórmula 1. Aunque solo duró tres años.

Temas