Compartir
Publicidad
Publicidad

¿Contamina menos un vehículo eléctrico?

¿Contamina menos un vehículo eléctrico?
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ya hemos visto que un vehículo eléctrico es más eficiente y consume menos energía que uno con motor de combustión interna, ahora bien, ¿se puede decir también que contamina menos?, ¿realmente es un vehículo cero emisiones? Algunos conductores piensan que no porque la electricidad necesaria para que funcionen se obtiene en centrales térmicas, o a partir de otras fuentes, que sí contaminan y emiten CO₂. Veremos en este artículo si están en lo cierto.

De lo que no hay duda, es de que las emisiones locales de un vehículo eléctrico de baterías son cero. Ni siquiera tiene tubo de escape, y cuando funciona, por muchos kilómetros que haga, no va a echar humo de ningún tipo. Esta es una gran ventaja para las ciudades con problemas de contaminación atmosférica. Sin embargo la electricidad empleada se ha tenido que generar de alguna forma.

A priori, cabría pensar que si un vehículo consume menos, también va a contaminar menos. Pero, en el caso de los vehículos eléctricos no se puede concluir esto de manera inmediata, ya que, efectivamente, hay que tener en cuenta de que forma se ha generado la energía eléctrica con la que se recargan las baterías. No es lo mismo quemar carbón en una central térmica, que obtener la electricidad de un aerogenerador.

Emisiones según la fuente de energía

Aerogeneradores-flickr-mataparda-650px

En términos generales, en el caso más desfavorable, si la energía electrica para recargar el vehículo eléctrico se ha generado en una central térmica de carbón, la reducción de emisiones (de media) respecto de un vehículo con motor térmico es de aproximadamente un 34%. Esto es debido a que el rendimiento de una central térmica es superior al de un motor térmico y además se puede recurrir a filtros y estrategias para reducir las emisiones.

Si la electricidad se ha obtenido en un central térmica de ciclo combinado de gas natural (aún más eficiente) la reducción de emisiones se acerca al 60% y si se obtiene de fuentes de energía renovables (eólica, solar, etc) estaría en torno a un 80% (o incluso algo superior). Es necesario decir que, aunque la energía eléctrica se generara solo con renovables, hay que considerar cierta cantidad de emisiones debidas a la obtención de las materias primas y la fabricación de los paneles solares (por poner un ejemplo).

En la práctica, la electricidad se genera en un mix energético (es decir, una mezcla o combinación de fuentes de generación). En España, en el año 2010, las energías renovables (hidráulica, eólica, solar, y otras renovables) generaron el 35% de la electricidad y la energía nuclear el 21%, mientras que el carbón solo generó el 8% y el fuel el 1% (datos del sistema peninsular).

Un ejemplo real

Renault-Fluence-ZE-5

Veamos un ejemplo práctico, Renault ya declara las emisiones de CO₂ de sus vehículos eléctricos. Considerando el mix eléctrico de la Unión Europea de los 27, un Fluence Z.E. tiene unas emisiones de 62 g/km, mientras que las de un Fluence 1.5 dci 85 son 136 g/km (emisiones totales del pozo a la rueda, ya que la cifra normal debida al consumo serían 119 g/km ). O sea, aproximadamente la mitad (algo menos incluso).

Hay que tener presente que considerar en los vehículos eléctricos las emisiones debidas a la obtención de la energía eléctrica no es muy justo, si luego en los vehículos de motor de combustión no se consideran las emisiones debidas a la extracción, transporte y refinado del petróleo para obtener la gasolina y gasóleo (ya que en los datos del fabricante solo se tienen en cuenta las que origina la combustión de tantos litros de tal carburante), por eso conviene fijarse en que la cifra de CO₂ del coche con motor de combustión interna sea "del pozo a la rueda".

Para la gasolina se consideran unas emisiones de CO₂ debidas a la combustión de aproximadamente 2.370 g/l y para el gasóleo 2.650 g/l. Para tener en cuenta además las emisiones debidas a la extracción, transporte y refinado del petróleo (y de nuevo transporte de la gasolina o gasóleo finales) habría que añadir unos 300 g/l más.

Las emisiones de CO₂ del mix eléctrico español en el año 2010 fueron de 181 g/kWh. Se suele considerar un consumo medio de 15 kWh/100 km en los coches eléctricos, así que las emisiones de CO₂ medias (en España) serían de 27,15 g/km.

Sea como fuere, incluso con el sistema de generación “más sucio” (el carbón), un vehículo eléctrico contamina menos, y emite menos CO₂ que un vehículo convencional de motor de combustión interna.

NOTA (para los muy técnicos): En el artículo he utilizado indistintamente “electricidad” y “energía eléctrica”, pero lo más correcto es utilizar energía eléctrica (aunque coloquialmente empleemos electricidad).

Enlace | (pdf) Guía del vehículo eléctrico (2009)
Enlace | Avance del informe del sistema eléctrico español en 2010 de REE
Más información | Renault
Foto | By Jose Mesa (Mataparda) en Flickr
En Motorpasión | Fluence Z.E.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos