No cruzarás la delgada línea que separa la hierba y el muro

22 comentarios

Un circuito con pavimento mojado, un BMW Z4 haciendo unas tandas, la tracción trasera que juega una mala pasada y directo a la hierba, con un billete sólo de ida a las vallas de protección.

Como por arte de magia, intervención divina, suerte o probabilidad (que cada uno elija la suya), queda aparcado grácilmente sin tocar el maldito metal. Y menos mal, porque ya sabemos lo desagradable que es el sonido de un BMW rozándose contra una valla de protección.

Vía | autoblog.nl

Temas
Comentarios cerrados
Inicio