Publicidad

Cuidado, Chiron: por fin escuchamos al SSC Tuatara de más de 1.700 CV, y mete miedo a los coches más rápidos del mundo

Cuidado, Chiron: por fin escuchamos al SSC Tuatara de más de 1.700 CV, y mete miedo a los coches más rápidos del mundo
7 comentarios

Enigmático, brutal y casi una quimera que parecía que no iba a llegar nunca. Al SSC Tuatara le ha costado aterrizar desde que su nombre final fue planteado en 2011 (el primer concepto data de 2009), pero por fin parece haberse convertido en una realidad con la presentación de la primera unidad fabricada.

El último supercoche de Shelby SuperCars por fin se ha materializado y ahora por primera vez podemos verlo rodar en carretera abierta y escuchar su portentoso motor en el primer vídeo liberado por la marca.

La gran bestia americana se llama Tuatara

A su motor ya lo habíamos escuchado rugir en banco de potencia, pero hasta ahora era todo un enigma cómo conectaban el mastodóntico propulsor con el superdeportivo americano, y la verdad es que maridan bastante bien para convertirse posiblemente en uno de los últimos superdeportivos 100% de combustión. Su sonido es sencillamente exagerado.

No es para menos porque el bloque del que estamos hablando destila espíritu americano. Se trata de un bloque desarrollado por Nelson Racing Engines, un V8 de 5.9 litros al que se le ha adosado un buen par de turbos hasta conseguir una potencia máxima de 1.775 CV con gasolina E95. Usando gasolina convencional de 91 octanos la potencia baja a 1.370 CV.

También podemos percibir unos precisos y rápidos cambios de marcha en el vídeo, gracias a la utilización de una transmisión secuencial CIMA de siete relaciones y tres modos de funcionamiento que, en el más radical de ellos, realiza transiciones de tan solo 100 milisegundos entre relaciones.

Aparte de su impresionante mecánica, el Tuatara luce sencillamente espectacular gracias al diseño de Jason Castriota, quien ha conseguido crear un coche que sinceramente mejora los primeros esbozos planteados por SSC.

Ssc Tuatuara 03

El coche se ensambla sobre un chasis monocasco de fibra de carbono sobre el que se monta una esbelta carrocería fabricada con el mismo material. Unas líneas fluidas y sin estridencias que consiguen un coeficiente aerodinámico de 0,279. Y es que este dato será vital para conseguir su propósito, pues pretende meterse en una guerra contra pesos pesados como el Bugatti Chiron o el Koenigsegg Jesko: la guerra por la velocidad.

Shelby SuperCars ha asegurado que su Tuatara será capaz de superar las 300 mph, que traducido a nuestras medidas son más de 483 km/h de velocidad máxima. Veremos de qué es capaz esta bestia, pero así de primeras ya mete bastante miedo.

Se producirán sólo 100 unidades del SSC Tuatara para todo el mundo a un precio relativamente asequible para lo que promete: algo más de un millón de euros.

En Motorpasión | Probamos el Porsche 911 Carrera 4S Cabriolet: el descapotable de 450 CV que hará que te olvides del coupé

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios